7 formulas para enfrentar el deficit hidrico

Conozca a continuacion las recomendaciones para lograr desarrollar una agricultura productiva en zonas aridas y semiaridas.

La sequia ha sido uno de los factores que mas ha perjudicado el desarrollo de la agricultura en el pais durante los ultimos años. Asi, los productores han debido reducir las superficies cultivables de las especies mas demandantes del recurso, invertir en nuevas tecnologias e ingeniarselas para reciclar el agua al maximo. Incluso se estima que mientras la disponibilidad de agua para el consumo humano en el planeta —incluyendo al agro—, es de 9.500m3/año por habitante, en Chile es de apenas 5.475 m3/año por habitante, lo que refleja el critico escenario local, segun señalan los datos del Informe Pais de la Universidad de Chile.

En ese contexto, investigadores de Inia La Platinae Inia La Cruz, realizaron un estudio para determinar las estrategias que permitiran utilizar de mejor forma el agua para riego y establecer tecnicas que permitan enfrentar una situacion de restriccion hidrica. Todo esto se plasmo en el Manual de Riego para Especies Frutales escrito por Gabriel Selles, ingeniero agronomo Dr., coordinador nacional del Programa de Frutales del Inia La Platina; y Raul Ferreyra, investigador en Riego, Drenaje y Fisica de Suelo de Inia La Cruz.

“En el manual se entregan herramientas para determinar los requerimientos hidricos de las plantas, hacer programas de riego, y tener elementos de control del agua. Con estos antecedentes entregamos las bases para calcular el balance hidrico a nivel de los predios y definir cuanta agua se requiere para llevar adelante el sistema productivo implementado. Tambien analiza la respuesta de un importante numero de especies frutales respecto de los efectos del deficit hidrico”, comenta Selles.

A continuacion conozca las principales recomendaciones planteadas por este manual.

Las estrategias

1.- Ojo con la superficie: En aquellos lugares donde escasea el recurso hidrico es necesario ajustar la superficie cultivada a la dotacion de agua disponible, de tal forma de privilegiar las especies frutales o permanentes en desmedro de las anuales, que solo puede ser cultivadas en temporadas de buen suministro hidrico. Esta decision permitiria suplir los requerimientos de las especies permanentes, logrando producciones normales y fruta de calidad.

2.- Preferir variedades tempranas: Esta decision seria recomendable pues al escoger especies de cosecha temprana, en las etapas criticas que por lo general estan asociadas a la floracion y a las primeras etapas de desarrollo del fruto, estas no coincidiran con la epoca del año de mayor deficit hidrico.

“Los cerezos, por ejemplo, se recolectan temprano, entonces los riegos seran con menos agua desde la cosecha en adelante. Por tanto el agua que no se ocupe en los cerezos se le pasara a la uva de mesa. Esto va definiendo estrategias de como definir el agua”, dice Selles.

El experto explica que en funcion del tipo de especie vegetal, si se baja el agua existira una caida en la produccion, calibre y calidad de la fruta, entre otras consecuencias, lo que podria reducir su precio de comercializacion. “Por ello a ese cultivo se le tendria que dar prioridad y sacrificar a otro que sea menos sensible al estres hidrico. Ahi se van determinando los que tienen mayores requerimientos y los que son mas sensibles”, añade.

3.- Almacenar agua y mantener la humedad: En aquellos sitios de bajo suministro hidrico es necesario almacenar el agua del suelo. Esto se puede realizar mediante el aprovechamiento de las aguas lluvias o regando en periodos de invierno. Tambien se recomienda implantar frutales de buena profundidad radicular con el fin de aumentar la capacidad de almacenaje del suelo; y labrar la capa superior de la tierra para mejorar las condiciones de infiltracion de agua y disminuir las perdidas por evaporacion.

4.- Preferir herramientas para disminuir la evapotranspiracion: “Si usted esta en sequia, lo primero que debe hacer es no perder el agua. Como? Haciendo revestimiento de canales, implementando tranques y cubriendolos, porque el 30% del agua se pierde por evaporacion. Para eso recomiendo el uso de mulchs y coberturas de tranques de acumulacion, entre otras herramientas”, asegura Selles.

El investigador comenta que en riegos localizados en parronales se puede llegar a perder entre 20% y 30% de agua a traves de la evaporacion directa desde el suelo. Cabe destacar que esta agua se gasta pero no es utilizada por la planta. Eso se da porque la superficie se moja y —como se riega en alta frecuencia— el suelo queda humedo, lo que genera que la evaporacion producida sea muy alta. Para evitar que esto ocurra los expertos recomiendan utilizar mulch.

“Puede ser una cubierta hecha del mismo material de poda (se evita tirarlo entre hilera y se pone sobre hilera). Este colchon evitara que la radiacion solar llegue a la zona que humedece el riego localizado y, por ende, que el agua se evapore”, comenta Selles.

El uso de mulch, ademas, genera beneficios en el desarrollo del sistema radicular de las plantas. En uvas, mas especificamente en Flame Seedless, se ha visto que el uso de mulch de sarmiento picado genera un aumento sostenido en el peso de las raices finas. Esto es una excelente noticia para los productores, ya que estas son las encargadas de la absorcion, por lo que serian mas eficientes a la hora de captar el agua disponible del suelo.

Ademas del mulch, se puede recurrir a la ayuda de otras herramientas, como el caolin, una pelicula reflectante que sirve para cubrir el follaje de las plantas. El caolin es un polvo blanco similar al talco que refleja parte de la radiacion solar incidente sobre el cultivo, lo que evita el golpe de sol en la madera y la fruta y mitiga los daños por estres hidrico durante el verano.

La caolinita, un tipo de pelicula, ha mostrado buenos resultados de aprovechamiento de agua en arboles sometidos a estres hidrico y calor.

Los expertos recomiendan ademas el uso de mallas que disminuyen la radiacion que cae sobre el huerto y/o aumenta la humedad relativa en torno a los arboles. De esta forma, la evapotranspiracion es disminuida y, con ello, se ahorra agua para el riego.

En manzanos, por ejemplo, el uso de mallas ha generado que las temperaturas maximas medidas sean entre 0,2°C y 3°C mas bajas debido a que interceptan la radiacion incidente o efecto sombra. Ademas, genera un incremento en la humedad del huerto y una disminucion en la transpiracion de los arboles.

5.- Reducir perdidas de agua en tranques y acumuladores: Para ello, se recomienda utilizar laminas de PVC en el revestimiento de las paredes y en el fondo del tranque, lo que permitiria eliminar las perdidas por filtracion. Las perdidas por evaporacion, en tanto, podrian ser disminuidas hasta en 60% al ser cubiertas con mallas raschell.

6.- Cambiar los metodos de riego: Se puede mejorar la eficiencia del riego mediante la tecnificacion. El sistema de riego por goteo, por ejemplo, presenta perdidas de solo 10% de agua.

Los expertos ademas dicen que es importante contar con un adecuado sistema de distribucion o entrega de agua al predio, por lo que recomiendan revestir las acequias de entrada con cemento, geomembranas o plastico; o bien reemplazarlas por mangas plasticas que sirvan como tuberia de distribucion del agua desde el canal hasta el tranque de acumulacion.

7.- Ejercer un control del riego: Esta labor implica el control del funcionamiento del equipo de riego (control de presion y amperaje en el cabezal de riego, control de la presion y descarga de los emisores de riego) y el de la distribucion de la humedad del suelo y el estado hidrico de las plantas.

Esta labor incluye la realizacion de un riego deficitario controlado. Esta tecnica apunta a adecuar los aportes hidricos al comportamiento fisiologico del arbol; a reducir las cantidades de agua aplicados en aquellos periodos fenologicos que no afectan (o afectan en menor la cantidad) la produccion y calidad final del cultivo; y a adicionar el cien por ciento de las necesidades hidricas del cultivo en los periodos criticos.

“Las estrategias de riego deficitario controlado implican regar con menos agua de lo que necesitan los frutales en determinados periodos, lo que se determina segun el estado fenologico que tienen los frutales y su sensibilidad. Por ejemplo, en el caso de los duraznos conserveros, existe un periodo de crecimiento del fruto que es muy lento y en ese momento seria recomendable reducir los aportes del agua”, concluye Selles.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados