Agricultura inteligente: sensores monitorean las cosechas online

Contar con más datos para tomar mejores decisiones es lo que propone Garden Gnome, un emprendimiento de Valparaíso que apuesta por la agricultura de precisión. A través de sensores que miden diversos parámetros como la temperatura del aire, la humedad del suelo o la presión atmosférica, el sistemale permite al productor recibir información a su teléfono y monitorear sus cultivos en tiempo real.

Son cada vez más los emprendedores que se lanzan a innovar en el campo de la llamada Internet de las Cosas (IOT). Gracias a la información proporcionada por sensores, hoy es posible medir y controlar nuestro entorno para desarrollar sistemas o procesos más inteligentes. Un claro ejemplo donde esta rama se está expandiendo es la agricultura.

Garden Gnome es una solución que permite a agricultores monitorear y controlar el estado de sus cultivos mediante el envío directo de información a sus dispositivos móviles. De esta forma, el productor puede optimizar sus recursos y tomar mejores decisiones en el momento oportuno.

El proyecto, que ha contado con el apoyo de Start-Up Chile en sus comienzos, fue desarrollado por el sueco Johannes Wiig y Paloma Farías, quien nació en Chile pero vivió en Suecia y Estados Unidos. Si bien estos dos ingenieros aeroespaciales trabajan desde Valparaíso, donde son incubados por Chrysalis, tienen a la mayoría de sus clientes en Colorado, Estados Unidos.

Agricultura inteligente

“La tecnología de Garden Gnome puede ser utilizada tanto en cultivos de interior, invernaderos o campos. Mediante nodos que contienen sensores, es posible la medición de trece variables, como por ejemplo, la humedad del suelo, la temperatura del aire, el pH del agua o la presión barométrica”, explica Farías.

Los datos captados por los sensores son enviados a una estación base que reenvía esa información a la llamada nube y, a su vez, al teléfono del usuario, quien debe descargar una aplicación móvil. Con los informes recibidos, los productores pueden tomar decisiones como subir la calefacción del ambiente, regar más sus plantaciones, tirar menos pesticidas o prepararse para las heladas que llegan.

Según Farías, el conocer con exactitud qué está ocurriendo en una cosecha y su entorno, le permite al agricultor tomar mejores medidas que lo llevarían a ahorrarse hasta un 30% por ciento de agua o aumentar su producción en un porcentaje similar.

La emprendedora también aclara que su proyecto está orientado a pequeños y medianos agricultores y que los ahorros o mejoras en la producción dependen mucho del tamaño de cada plantación y del vegetal o fruta en cuestión.

El costo de instalación también es variable. Pero si por ejemplo, un productor desea colocar el sistema en diez hectáreas, el valor rondaría los $ 3 millones , cifra que incluye la colocación de una estación base y diez nodos con treinta sensores.

“Por ahora, Garden Gnome sólo monitorea, pero lo que se viene después es la automatización. Hoy, con los datos recibidos, el productor debe ir a la cosecha o mandar a una persona a realizar una acción, pero en un futuro la idea es poder hacerlo todo desde el celular”, adelanta Farías.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados