Agua de riego: como ser eficientes y racionales

Argentina. La falta de nieve en la Cordillera y los bajos volumenes escurridos y almacenados complican el abastecimiento agricola en San Juan. Recomendaciones del INTA para un buen manejo del recurso.

De acuerdo con las estimaciones del Departamento de Hidraulica y del Instituto de Investigaciones Hidraulicas de la Universidad Nacional de San Juan, se espera un periodo hidrologico escaso en las principales cuencas de la provincia debido a la falta de nieve de la Cordillera y los bajos volumenes escurridos y almacenados. En este contexto de deficit hidrico, los especialistas del INTA San Juan sugieren aumentar la eficiencia de riego para lo que brindan algunas recomendaciones tecnicas.

“Los recursos hidricos actuales destinados a riego agricola resultan insuficientes para satisfacer las demandas de los cultivos, en particular en los periodos de mayor requerimiento”, aseguro Mario Liotta –tecnico hidraulico del INTA San Juan–.

Para enfrentar esta escasez, el especialista destaco la importancia de “evitar los riegos por inundacion” y, en todos los cultivos, reemplazarlos por el metodo de surcos.

En este sentido, pondero las ventajas del manejo: “No moja la totalidad de la superficie a nivel superficial sino una porcion del suelo, mientras que, en profundidad, la humedad se distribuye en todo el perfil del suelo. Ademas, permite manejar mejor los caudales reducidos y aplicar riegos rapidos (volantes) que economizan agua”.

A tal fin, sugirio que el caudal de riego se distribuya en la menor cantidad de unidades posible, de manera de lograr el mejor tiempo de avance. El caudal a aplicar debe ser el maximo no erosivo, es decir, que no arrastre y erosione el suelo, en especial si es arenoso.

Para el tecnico de San Juan, el manejo de riego con caudales importantes permite acortar el tiempo de avance desde la cabecera al pie del cultivo y, de esta manera, disminuir las perdidas por infiltracion en la cabecera, aumentando la eficiencia de aplicacion en parcela.

“El riego sin pendiente es, aun, mas eficiente”, aseguro el tecnico quien, ademas, explico que se debe a que el agua queda incorporada al cuadro, sin que se produzcan escurrimientos por desagues al pie.

Para el caso de terrenos con pendiente, Liotta sugirio regar con dos caudales: aplicar el mayor posible durante el tiempo de avance y disminuirlo a un tercio del mismo una vez que el agua alcanzo el pie de la parcela, hasta cumplir el tiempo de riego. De este modo, se ahorra un significativo volumen de agua.

A su vez, destaco la importancia de ajustar la longitud del riego de acuerdo al tipo de suelo: “De acuerdo a la experiencia local, para mantener valores aceptables de eficiencia en suelos de textura gruesa no son convenientes longitudes mayores a 80 metros, mientras que en suelos de textura fina –que son de baja a muy baja infiltracion– puede ser de hasta 200 metros o mas”, detallo.

“Con estas mejoras –indico– se podra regar una mayor superficie con la misma cantidad de agua, al incrementar la eficiencia de aplicacion. En la practica se ha conseguido regar hasta el doble de la superficie, en algunos casos, y es comun un incremento del 30 por ciento o mas”.

FUENTE: intainforma.inta.gov.ar

universidadagricola.com

Artículos Relacionados