Aprende a manejar el calcio en tus cultivos

Dentro de los retos de elevar la calidad y cantidad de la produccion de cualquier hortaliza esta el de llevar a cabo una optima fertilizacion, con un balance entre los nutrientes necesarios.

El tomate — considerado una de las hortalizas mas importantes en la agricultura — no es la excepcion. Se estima que el 90% de tomates para proceso se origina en el Hemisferio Norte y los rendimientos de campo oscilan entre 50-80 toneladas por hectarea, mientras que en condiciones controladas pueden llegar a 700 tons/ha.

La importancia del calcio

Uno de los nutrientes esenciales en aumentar la calidad y rendimiento es el calcio, y su utilizacion ayuda a este objetivo del productor, y finalmente al consumidor. En el fruto del tomate, la firmeza se reduce durante la maduracion y el uso de calcio ayuda a minimizar la descomposicion de pectinas, ayudando a conservar la fortaleza de la pared celular. Los tomates firmes son mas resistentes y cuentan con mayor vida de anaquel, mejorando asi su aptitud para el transporte y almacenamiento.

Funcion del calcio en las plantas

Este elemento es constituyente de las sales en la solucion del suelo. El calcio es absorbido por las plantas en forma cationica Ca++ y presenta poca movilidad dentro de la planta.

Constituye un componente importante de la laminilla media de las celulas, asimismo regula la presion osmotica de las celulas. Es elemento clave en el crecimiento de los meristemos y en la absorcion de nitratos, y esta asociado con los procesos de maduracion de frutos ademas de ser esencial en preservar la vida de anaquel de los frutos.

La deficiencia de calcio es dificil de manejar y es frecuentemente un problema en la produccion de tomate y pimiento, resultando en la pudricion apical del fruto.

Sintomas de deficiencia de calcio

La planta puede mostrar la falta de este elemento en follaje y tejidos jovenes. El crecimiento se inhibe y las plantas presentan la apariencia de un arbusto. Las hojas mas jovenes se observan mas pequeñas y deformes, con la presencia de clorosis en el margen de las mismas.

En ocasiones se detectan las nervaduras de color cafe y el follaje puede llegar a necrosarse. Puede haber una partidura de las hojas y el crecimiento de la raiz se detiene en plantas deficientes. (Fig. 4)

A esta deficiencia se le conoce tambien como: Pudricion apical (Blossom End Rot). Se observa como una cicatriz de color obscuro en la base del fruto. Cuando se presentan estos sintomas, ya es muy avanzado y dificil de corregir. (Figs. 1, 2 y 3)

Otros factores como: estres hidrico, exceso de amonio pueden influir en provocar los sintomas anteriores. La deficiencia de calcio puede ser transitoria y causa una pudricion apical interna en el fruto, y ocurre cuando las semillas y paredes del tomate se tornan grises o negras, pero la superficie no se daña.

Recomendaciones para evitar la pudricion basal:

Lleve a cabo analisis de suelo previo a la plantacion del tomate, y detecte los niveles de calcio en el suelo.

Durante el desarrollo del cultivo, analice los tejidos y considere los niveles de calcio.

Tenga en cuenta la salinidad, ya que promueve competencia con otros cationes y se aumenta la utilizacion del calcio para el desarrollo de follaje, mas que para las cantidades necesarias para los frutos (ocurriendo la Pudricion apical).

Tenga en cuenta la relacion con otros elementos como: potasio y boro.

Aplicacion de fuentes de calcio, ya sea en el agua de riego y foliares.

En el caso de aplicaciones foliares, considere las formas quelatadas de este elemento, ya que son las formas con mayor absorcion.

Bajo produccion de tomate en invernadero:

Evite altas cantidades de amonio.

Aumente la humedad durante el dia, con el fin de reducir la transpiracion y por consecuencia la absorcion de calcio y su transporte a frutos.

Equilibre el contenido de potasio y magnesio, ya que altas cantidades afecta la absorcion del Calcio.

Mantenga la temperatura de las raices durante la noche entre 18-20 grados centigrados, con el fin de mejorar la absorcion del calcio y su distribucion en

los frutos.

Interaccion calcio/suelo

En tomates de campo, la deficiencia de calcio ocurre con mas frecuencia en suelos acidos, con altos contenidos de salinidad. Asimismo los cultivos de tomate que se desarrollen en suelos calcareos tambien requieren este elemento, debido a su baja disponibilidad para la planta, ya que presenta baja solubilidad. Cuando las aplicaciones de calcio son en exceso, pueden presentarse deficiencias de magnesio y potasio — consecuentemente causando un desequilibrio entre los nutrientes.

Se ha reportado que un buen nivel de calcio en las plantas de tomate ayudan a elevar los niveles de caroteno, lo cual aumenta el color del fruto. Tambien se ha demostrado que las plantas de tomate son mas tolerantes a enfermedades bacterianas y fungosas.

El llevar a cabo analisis de suelo y tejido durante el ciclo del cultivo es necesario, ya que al observar los sintomas en las plantas, el problema de la deficiencia sera mas dificil de equilibrar.

La sensibilidad de esta deficiencia es variable dependiendo de los cultivares. Se ha estimado que para obtener un rendimiento de 100 tons/ha de tomate de campo, se requieren 175 kg/ha de calcio.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados