Cebollín

Popular tanto en la cocina como en la jardinería, el cebollín o cebollino es uno de los favoritos para quienes acostumbran a sembrar sus propias especias y plantas medicinales. Algunos lo cultivan por su suave sabor a cebolla, otros debido al atractivo de sus hojas verdes y flores de color rosa púrpura, pero lo cierto es que el cebollín se ha ganado un lugar especial en el jardín de muchos hogares. En este artículo estaremos develando todo lo que hay detrás de esta planta tan común, sus tipos, propiedades nutricionales, beneficios para la salud, formas de consumo, posibles efectos adversos y diferencias con otros parientes similares, entre otros temas de interés. (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});


El cebollín o cebollino, denominado científicamente Allium schoenoprasum, pertenece al género Allium en la familia de las Amarilidáceas. En este grupo de plantas bulbosas se incluyen el ajo, la cebolla, la cebolleta, la chalota y el puerro. Se dice que antes de hacerse popular en el siglo XIX, el cebollín crecía de forma silvestre en toda Europa y América del Norte. Actualmente su presencia sigue siendo predominante en estas regiones, así como en muchos países de Asia, donde se ha cultivado durante siglos debido al sabor, el aroma y sus propiedades medicinales. Los expertos consideran que Allium schoenoprasum es la única especie del género Allium nativa tanto del nuevo como del viejo mundo.


Los tallos verdes, las flores y el bulbo, casi inexistente, del cebollino tienen un sabor muy delicado, similar al de la cebolla, pero con un toque de ajo.

Aunque el cebollín es una planta bulbosa, la parte más comestible de la planta son los tallos largos y huecos. Comúnmente son cortados y agregados a recetas de pescado, sopas, salsas, ensaladas, cremas, entre otras preparaciones.Cuando todavía no han abierto, los botones florales de la planta también se pueden moler para crear un tipo de especia.El sabor del cebollino no es muy diferente al de otras hortalizas de bulbo, como las cebollas y el ajo, pero muchos lo consideran una opción más agradable debido a su sutileza.Se sabe que tuvo un gran uso como remedio medicinal desde la época del Imperio Romano, aunque probablemente se haya utilizado desde mucho antes. Sus propiedades medicinales son similares a las de otros parientes cercanos.En la actualidad, el cebollín es una especie muy común que se puede encontrar en la mayoría de los supermercados de todo el mundo.(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Existen 4 variedades diferentes de cebollín:


Cebollín común. El cebollín común (Allium schoenoprasum), con ese sabor suave tan parecido a la cebolla, se puede comer cocido o crudo y es muy popular como ingrediente en sopas y ensaladas. Tiene hojas huecas y en forma de púas, que pueden crecer hasta 25-30 cm de longitud. La planta se cubre de flores color lavanda durante los primeros meses de verano y se puede propagar mediante las semillas o al dividir la planta cada 2 o 3 años.


Cebollino chino o cebollino de ajo. El cebollino chino (Allium tuberosum) tiene un sabor similar a la mezcla entre la cebolla y el ajo, y es más usado en la cocina asiática. La planta puede alcanzar los 60 cm de altura, con hojas largas y planas como si se tratara de una hierba. Sus flores son blancas, tienen forma de estrella y aparecen a fines del verano y hasta principios del otoño. El cebollino ajo puede esparcirse rápidamente, tanto así que en muchos lugares es considerado una maleza (mala hierba).


Cebollín gigante siberiano. Se dice que el cebollín gigante de Siberia (Allium ledebourianum) tiene el sabor más potente de todas las demás variedades de cebollín, con un fuerte sabor a cebolla y ajo. Los cebollinos gigantes de Siberia son similares en apariencia al cebollín común, pero la planta es más alta y frondosa.


Cebollino ajo de Siberia o cebollino azul. Al igual que otras variedades de cebollín, el cebollino ajo siberiano (Allium nutans) aporta una combinación de sabor entre la cebolla y el ajo. Comúnmente conocido como “cebollino azul”, se distingue por su follaje de color azul-verdoso y las flores rosadas que emergen en pleno verano.


 


Contenido nutricional del cebollin


Muchas personas se preguntan ¿Que nutrientes contiene el cebollin?. Aunque no lo parezca, el cebollín es un alimento rico en nutrientes. Es un vegetal muy bajo en calorías que aporta cantidades significativas de vitaminas, minerales esenciales y antioxidantes. Por ejemplo, una porción de 100 gramos de cebollín crudo picado contiene aproximadamente :


Macronutrientes:

Calorías: 30 Grasas: 0.7 gCarbohidratos: 4.4 gFibra: 2.5 g (10%)Proteína: 3.3 gAgua: 90.6 g

Vitaminas:

Vitamina A: 131 IU (87%)Vitamina C: 1.7 mg (97%)Vitamina K: 213 mcg (266%)Tiamina: 0.1 mg (5%)Riboflavina: 0.1 mg (7%)Folatos: 105 mcg (26%)Vitamina B6: 0.1 mg (7%)

Minerales:

Calcio: 92 mg (9%)Hierro: 1.6 mg (9%)Magnesio: 42mg (10%)Fósforo: 58 mg (6%)Potasio: 296 mg (8%)Zinc: 0.6 g (4%)Cobre: 0.2 g (8%)Manganeso: 0.4 g (19%)

Nota: Los valores porcentuales (%) se indican para adultos o niños mayores de 4 años y se basan en una dieta de referencia de 2.000 calorías diarias. Estos valores diarios pueden ser más altos o más bajos en función de las necesidades individuales de cada persona.


Como se observa en este desglose nutricional, el cebollín es una excelente adición a nuestra dieta, ya que nos ayuda a alcanzar la dosis diaria recomendada de nutrientes tan importantes para la buena salud como la fibra, las vitaminas A, K, C, y minerales como el calcio, el potasio y el magnesio, todo esto sin aumentar prácticamente la cantidad de calorías que ingerimos en una comida.


Teniendo en cuenta todos los nutrientes y compuestos que encontramos en este bulbo, no es de extrañar que su consumo regular tenga grandes beneficios para la salud. El cebollín es rico en compuestos flavonoides, antioxidantes y sulfúricos, que han sido vinculados a la prevención y tratamiento de numerosas condiciones, incluyendo el cáncer, las enfermedades cardíacas y los procesos inflamatorios en el organismo. Veamos qué dice la investigación científica sobre estos y otros beneficios saludables del cebollino.


Los flavonoides antioxidantes presentes en el cebollín, especialmente la luteína y la zeaxantina , han sido reconocidos por su acción protectora en casos de cáncer de pulmón y de boca . Al igual que otros bulbos, el cebollín contiene alicina, un antioxidante muy estudiado por su poder preventivo contra varios tipos de cáncer (de próstata, de esófago) . Además, al ser rico en fibra, se cree que su consumo regular ayuda a prevenir el cáncer de colon.


Por si fuera poco, comer cebollino nos ayuda a producir el glutatión, el agente antioxidante más potente que le permite a nuestro organismo identificar y eliminar las sustancias cancerígenas .


Se ha observado que la alicina también ayuda a equilibrar los niveles de colesterol y controlar la hipertensión al liberar óxido nítrico en el torrente sanguíneo; esto reduce la rigidez de los vasos sanguíneos y por tanto, los niveles de presión arterial.


La quercetina, otro antioxidante presente en el cebollín, ayuda a reducir la acumulación de placa en las arterias , mientras que su abundante contenido de vitamina C mejora la elasticidad de los capilares sanguíneos y la absorción del hierro ; también se ha visto que el ácido fólico tiene un efecto capaz de suprimir la constricción de los vasos sanguíneos . Todos estos mecanismos naturales hacen del cebollino una adición excelente en nuestra alimentación, especialmente para quienes tienen colesterol alto, presión alta, enfermedades cardíacas.


El cebollín contiene vitamina K, un nutriente esencial que ayuda a mantener la integridad y la densidad ósea . También se cree que el consumo de este bulbo puede ser especialmente útil para las personas con artritis reumatoide debido a sus propiedades antiinflamatorias en el cuerpo , sin embargo aún se requieren más investigaciones sobre el tema.


Tradicionalmente, el cebollín ha sido reconocido por sus beneficios digestivos, sobre todo para estimular la digestión y reducir las flatulencias. Por un lado, es una excelente combinación de fibra y nutrientes esenciales como la niacina, la tiamina, el ácido pantoténico, el fósforo y el zinc, los cuales favorecen la buena digestión de los alimentos. Así mismo, el cebollino tiene propiedades antibacterianas que ayudan a eliminar los hongos y bacterias dañinas en el tracto intestinal; por ejemplo, se dice que esta hortaliza de bulbo puede eliminar al menos 30 cepas de salmonela .


Tanto por su acción antibacteriana como por su contenido de clorofila y vitamina K, se dice que el cebollino puede ayudarnos a depurar la sangre, neutralizando un mayor número de toxinas en el cuerpo .


El cebollín contiene numerosos fitoquímicos que ayudan a fortalecer nuestras defensas naturales. Sin dudas un buen ejemplo de esto es la vitamina C, pero también se destacan minerales como el selenio, que aunque se encuentre en pequeñas cantidades, tiene un impacto muy importante en el funcionamiento del sistema inmune . En adición, se ha comprobado que sus compuestos sulfúricos tienen un efecto similar y que pueden mejorar la respuesta del organismo ante los agentes patógenos .


Este beneficio se debe a la presencia de los carotenos luteína y zeaxantina, los cuales son capaces de reducir el estrés oxidativo en los ojos, detener el avance de las cataratas y fomentar la buena salud ocular . El cebollín también contiene quercetina, un antioxidante que al parecer ayuda a preservar la visión en pacientes con degeneración macular .


El cebollino es una fuente rica de folato, mineral extremadamente importante durante el embarazo. El folato interviene en el desarrollo cerebral del feto, en la división celular y en la síntesis de ADN, ayudando a prevenir los defectos de nacimiento (especialmente en el cerebro y la médula espinal) .


Existen diferentes mecanismos a través de los cuales el consumo regular de cebollín puede mejorar nuestro estado de ánimo y la calidad del sueño. Para empezar, este vegetal es una buena fuente de colina, nutriente que mejora la absorción de las grasas, reduce la inflamación crónica, ayuda a mantener la estructura de las membranas celulares, la transmisión de los impulsos nerviosos, y que ha demostrado ser efectivo para ayudarnos a dormir bien . Así mismo, el ácido fólico es reconocido por causar un aumento en la producción de dopamina, serotonina y norepinefrina, hormonas que estimulan el buen estado de ánimo. De hecho, los investigadores afirman que es un aliado contra la depresión, ya que evita el exceso de homocisteína en el cuerpo (tener demasiada homocisteína puede evitar que la sangre y otros nutrientes lleguen al cerebro).


Se ha observado que los betacarotenos, generalmente abundantes en frutas, tubérculos y hortalizas, mejoran la salud y apariencia del cabello y la piel . El cebollino no se queda atrás en este sentido, de ahí que su consumo regular nos ayude a tener el pelo más brilloso y la piel rejuvenecida. Por su parte, la vitamina C, abundante en este vegetal, tiene fuertes propiedades antioxidantes; nos ayuda a reducir las arrugas, líneas de expresión, manchas y otros signos de envejecimiento prematuro .


A la hora de escoger un manojo de cebollino, asegúrate de que las hojas sean uniformemente verdes, crujientes y delgadas. Un cebollín de calidad no debe estar marchito ni dorado en las puntas.


 


¿Para que se utiliza el cebollin?


Esta hortaliza es muy versátil, se puede usar de muchas formas en la cocina. Por lo general se utiliza para aportar sabor y aroma en sopas, ensaladas, salsas, carnes, huevos, patatas, cremas de verduras, pastas, entre muchas otras preparaciones. Las hojas o tallos verdes de la planta no son la única parte comestible, también se pueden usar las flores y sus pequeños bulbos de color blanquecino. Ambos tienen un sabor suave a cebolla con pinceladas de ajo, de ahí que sean una buena recomendación para esparcir por encima de ensaladas y sopas una vez que hayan sido cortados finamente.


Al igual que el cilantro, la menta o la albahaca, el cebollín es una hierba tierna con tallos muy suaves, así que es mejor agregarlo crudo al final de la cocción para mantener su textura. Esto también evita que el delicado sabor sea destruido por el calor.Para preparar el cebollino se recomienda usar un cuchillo afilado y cortar suavemente. Usar un cuchillo sin filo o cortar en exceso magullará la hierba, y gran parte del sabor se quedará en la tabla de cortar.


Es un básico de la cocina francesa; de hecho, forma parte del conjunto de especias que en Francia denominan como “finas hierbas”. No dudes en agregarlo durante la elaboración de tortillas, tostadas, recetas a base de papas, queso o crema agria.En muchos lugares solo suele estar disponible el tipo de cebollino conocido como cebollín chino o cebollín ajo. Este tiene la hoja plana y su sabor es más parecido al ajo, pero se puede usar seco o fresco de la misma manera que el cebollino habitual.


Aunque lo mejor es consumir cebollín fresco, lo puedes almacenar por varios días envolviéndolo en una bolsa de plástico, sin lavar, y guardándolo en el refrigerador; se recomienda colocarlo en la puerta porque es relativamente más cálido.


Si quieres guardar una mayor cantidad de cebollino para tener durante todo el invierno, puedes cortar y congelar las hojas, o puedes conservarlas en mantecas, aceites y vinagres de hierbas (se mezclan bien con el perejil y el estragón).


Por lo general, el consumo de cebollín se considera seguro para la mayoría de las personas. Sin embargo, aunque no es un alergénico habitual, quienes hayan experimentado alergias a las cebollas, chalotas u otros alimentos de la misma familia, deben ser cautelosos.


Dolor de barriga. Así mismo, se sabe que el consumo excesivo de cebollinos puede causar malestar estomacal en algunas personas.


Problemas durante el embarazo y la lactancia. El cebollín parece ser seguro para las mujeres embarazadas o que están amamantando cuando se consume en cantidades normales, sin embargo no existen estudios que comprueben su seguridad en caso de comer cantidades más grandes.


Según los historiadores, el origen del cebollín se remonta a 3.000 aC, en lugares como Siberia, China o Grecia. Se sabe que a menudo los jardineros medievales plantaban el cebollino alrededor de sus jardines para lograr una mejor decoración y para protegerse de los insectos. También se pensaba que colgar ramilletes de cebollín alrededor de las casas podía ayudarlos a evitar el mal.


Al parecer, los siberianos atesoraban esta planta y la usaban como un regalo para Dios. De hecho, se cree que fue entregada a Alejandro Magno cuando llegó a Siberia para casarse con la princesa Roxiana.


Tras su expansión en la época del Imperio Romano, el cebollín llegó a formar parte de la cotidianidad de las personas, quienes no solo lo usaban en la cocina, sino como remedio natural para aliviar diferentes condiciones, por ejemplo el dolor de garganta, las quemaduras solares y los problemas digestivos o renales.


Aunque la parte que solemos comer del cebollín son sus largas hojas, también podemos aprovechar sus flores y el segmento blanco desde donde emergen los tallos. Todas sus partes son comestibles y aportan un delicioso sabor a cebolla combinado con ajo.


Aunque el cebollín y la cebolleta se parezcan en el sabor y la apariencia, no son lo mismo. A diferencia de las cebolletas, que desarrollan un bulbo comestible (como el de una cebolla común pero mucho más pequeño), el cebollín crece en forma de hierba; es decir, no llega a formar un verdadero bulbo. Además, el cebollín no suele usarse como ingrediente durante la cocción de los alimentos, sino como una especia que se añade después de servir el plato.


Para empezar, ambos pertenecen a especies diferentes. Aunque se incluyen en la misma familia, la especie del cebollino es allium schoenoprasum y la del puerro es allium ampeloprasum. La planta del cebollín desarrolla un tallo fino y hojas suaves de color verde brillante; su sabor es muy similar a una combinación entre cebolla y ajo, pero con una intensidad muy baja; se suele agregar crudo al final de la cocción.


Por su parte, el puerro podría describirse como el titán de esta familia; la planta desarrolla un tallo denso y robusto, formado por hojas gruesas que se abrazan y se superponen creando capas; su delicioso sabor es de intensidad media y se suele agregar como ingrediente durante la cocción.


Ni igual ni diferente, simplemente parecido. La cebolla y el cebollín saben muy similar, pero este último tiene un sabor mucho menos intenso que su pariente cercana. La cebolla tiene uno de los sabores más fuertes y picantes en la familia de las Aliáceas, mientras que el cebollino se caracteriza por su gusto y aroma delicado, por lo general con notas lejanas que evocan el sabor del ajo.


 


Si estás pensando en comenzar tu propio cultivo de cebollinos, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:


El cebollín es fácil de cultivar, incluso se puede sembrar en macetas pequeñas. Sea cual sea el lugar, lo mejor es hacerlo en suelos bien drenados con un valor de pH entre 6 y 7.Aunque estas plantas también crecen bajo sombra parcial, lo cierto es que prefieren el sol. Si es posible, asegúrate de que reciban de 6 a 8 horas de luz directa. Se deben plantar a comienzos de la primavera, dejando espacio entre ellas (de 8 a 12 pulgadas).Los cebollinos necesitan poco cuidado, solo asegúrate de regarlos hasta que estén bien enraizados.


Si cosechas con frecuencia, fertiliza el terreno cada dos semanas con compost o emulsión de pescado.Ten en cuenta que, aunque las flores son bonitas, las plantas producirán más hojas si eliminas los capullos. Recorta toda la planta cuando la flor comience a morir y antes de que se formen las semillas.Al ser una planta perenne, no morirá por completo en el invierno y volverá a crecer después de ser cortada.


El cebollín retoña en la primavera, y si se mantiene bien regado y desherbado, su rendimiento será bastante alto. Si deseas un suministro saludable durante todo el año, planta el cebollín en una maceta y mantenlo adentro durante el invierno.Las plantas se deben revivir cada 3 años aproximadamente; para esto es necesario dividirlas en grupos más pequeños de 5 o 10, y luego replantarlas. Cuando las hojas del cebollín comiencen a perder la firmeza, córtalas a 5 cm de su base.


En caso de no tener cebollín y necesitar un sustituto rápido, la mejor apuesta serían las cebolletas. Este pariente cercano te proporcionará un rico sabor a cebolla, comparable al sabor del cebollino. Aunque la cebolleta es menos intensa que la cebolla, ten en cuenta que es ligeramente más fuerte que el cebollín, así que asegúrate de usar solo la mitad de la cantidad que usarías normalmente cuando agregas cebollino. Para imitar el aspecto del cebollín picado, lo mejor es cortar primero la cebolleta a lo largo, y luego de forma lateral; así se obtienen piezas más pequeñas y finas.


Otros buenos sustitutos pueden ser el puerro, los brotes del ajo o en última instancia, la cebolla (1 cucharada de cebolla finamente picada equivale aproximadamente a 3 cucharadas de cebollín).


 


Descripcion de la planta de cebollin


El cebollín es una planta herbácea perenne, que puede alcanzar entre 30 y 50 cm de altura.


Sus bulbos blancos son cónicos y muy delgados (casi ausentes); miden de 2 a 3 cm de largo, 1 cm de ancho, y crecen formando densos racimos desde las raíces.Los escapos (o tallos) son huecos, tubulares y tienen una textura suave. Pueden medir hasta 50 cm de largo y de 2-3 mm de ancho.


Las hojas son más cortas que los tallos y también son huecas y tubulares.


Las flores son de color púrpura pálido y tienen forma de estrella con seis pétalos; se producen en inflorescencias de 10 a 30 flores.


Las semillas del cebollín se producen dentro de una pequeña cápsula que madura durante el verano.Esta planta no solo se usa para condimentar recetas, sino que también tiene valor ornamental.


El sabor del cebollino podría describirse como “una versión muy sutil de la mezcla entre una cebolla y un ajo”.


Dependiendo de lugar, el cebollín o cebollino también se conoce como:


  – cebolla de hoja


  – cebolla en rama


  – cebollino común


  – cebolla china


  – puerro pequeño


  – cebolleta


  – cebollino de ajo


  – ajete de ensalada italiana


  – ajo morisco


  – cebollino francés


  – cebollino silvestre


Permitir que el cebollino florezca no dañará a la planta en absoluto. A diferencia del ajo, el cebollín no requiere del ahorro de energía para desarrollar bulbos. Lo que sí es cierto es que al cortar la floración, estas plantas producen un mayor número de hojas. La elección depende de ti, teniendo siempre en cuenta que las flores también son una parte comestible.


Si tu cosecha de cebollín ha sido grande, puedes congelar una parte para usarla en el futuro. Lo que debes hacer es muy sencillo:


Lava y corta el cebollino en la forma que prefieras.


Colócalo dentro de un trozo de papel para hornear y llévalo al congelador.Una vez congelado, pasa el cebollín hacia una bolsa con cierre hermético.

.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados