Combatir malezas desde el cielo

A menos que hayan estado viviendo en una cueva, o en una isla remota del Océano Pacífico, sabrán ya que el uso de drones y vehículos aeronáuticos sin tripulación- UAV, en inglés- ha explotado en el último par de años. Ir a las fuentes donde prosperan (y se implementan) están innovaciones nos puede orientar acerca de soluciones superadoras para el problema de malezas.

Imagen relacionada

Hacia dónde vamos. El uso de sensores remotos en la agricultura no es algo nuevo. Pero así como los UAV y las tecnologías en cámara digital han mejorado y se han vuelto más accesibles, del mismo modo lo han hecho la confianza depositada en ellos, su eficacia y la eficiencia de costos que aporta su uso a los planes de la agricultura.

“Estamos trabajando para mejorar la efectividad en el manejo de malezas con herbicidas, con una base efectiva de costos”, explica  Kevin Price en una entrevista con Farm Press Journal. El Vicepresidente ejecutivo de investigación y desarrollo de tecnología en  AgPixel LLC aclara: “No estamos intentando reemplazar a los Ing. Agrónomos sino que estamos tratando de darles la posibilidad de hacer un mejor trabajo.”

Con base en Johnston, Iowa, el equipo de expertos en sensores y análisis geoespacial de AgPixel’s asiste a sus clientes en el uso de UAVs y drones para reunir, procesar y analizar datos del lote usualmente dentro del día siguiente de trabajo. Usando capturas de imagen los productores pueden detectar tempranamente áreas críticas, calcular la cantidad de hectáreas dañadas por la infestación, reduciendo el tiempo que requiere el monitoreo del cultivo, creando mejores planes de tratamiento, entre otros beneficios.

Mejores mapas. “Parte del problema que entrañan las maleas es que la mayoría de los productores  no tienen un buen mapa que les enseñe dónde están las áreas problemáticas. Por eso la meta es tomar imágenes de alta calidad y convertirlas en información accionable”, ofrece Price.

Con los avances en tecnología de las cámaras obtener una buena imagen ya no es un tema. La resolución de las imágenes y la cantidad que se pueden tomar asegura un trabajo de detalle exponencial.  Y más importante aún, las distancias cubiertas con cualquiera de estos métodos son mucho más importantes que las que podemos resolver hacienda los métodos tradicionales de monitoreo  o mapeo.

En los países del norte, parecer ser que “Para control de malezas, ya no es cuestionable que un drone de bajo vuelo o un Cessna con tecnología de cámaras de alta resolución es el modo indicado de ver lo que está sucediendo en el lote”,  explica Price, quien afirma que a partir de ellos es posible identificar malezas por sus distintas formas y patrones de crecimiento.

Kristina Polziehn, Ig. Agrónoma y dueña de Axiom Agronomy en Alberta, Canadá, utiliza drones como parte de sus servicios y ha visto de primera mano los beneficios de utilizar tecnología de sensores remotos para identificar problemas en el lote. Un punto a destacar es que Canadá tiene reglas más liberales en cuanto al uso de UAV que los EEUU.

“Más productores deberían utilizar tecnología de sensores remotos como herramienta para el manejo de malezas, para detectar cuánto se han desperdigado sus problemas de malezas en el lote, para detectar asimismo manchones de malezas resistentes a herbicidas y trackear patrones de resistencia de año a año,” afirma Polziehn. “Utilizando esta información los productores y agrónomos pueden estar más informados acerca de la severidad de la población de malezas y estar mejor orientados acerca de las opciones de manejo disponibles para cada caso particular”.

Aquí esto puede sonar más lejano pero está dicho que todo lo creativos e innovadores que podamos ser, con vistas a alcanzar un manejo de la problemática de malezas, será bienvenido.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados