¿Cómo actuar ante las malezas difíciles?

Con la aparición de las malezas tolerantes y/o resistentes a herbicidas (Yuyo Colorado, Rama Negra, Sorgo de Alepo, Gomphrena, Borreria, Chloris, etc.), el éxito de los cultivos comienza a decidirse antes de la siembra. Además, la creciente problemática obliga al sistema productivo a terminar con la agricultura basada en el uso indiscriminado de insumos y a revalorizar el factor humano en sus capacidades y competencias.

El primer paso en la búsqueda del éxito en el manejo de malezas difíciles es el monitoreo de las mismas, en donde se debe recorrer lote por lote (preferiblemente ambiente por ambiente) identificándolas, registrando su nivel de infestación, su estado, etc. Este monitoreo se debe realizar durante todo el año (desde el barbecho hasta previo a la cosecha). Una vez conocidas las malezas “problema”, se debe generar un Programa de Manejo Integral.

¿En qué consiste?

Manejo Preventivo:

  • Utilizar semilla limpia y certificada.
  • Mantener los alambrados y caminos libre de malezas.
  • Realizar la limpieza de maquinaria antes del ingreso al lote.
  • Eliminar cualquier planta resistente que quede en el lote evitando que complete su ciclo.
  • En caso de que exista presencia de malezas durante la cosecha, dejar sin trillar los manchones invadidos, postergándolos para el final y realizando la limpieza fuera del lote.
  • Planificar la rotación:

El manejo debe hacerse pensando a largo plazo, no sólo en la presente campaña, teniendo una visión que permita la posibilidad de incluir distintos cultivos, incluyendo los de cobertura.

Manejo Cultural:

  • Elección de material genético con resistencia o tolerancia a herbicidas.
  • Tener en cuenta el ciclo de los cultivos (grupo de madurez en soja y madurez relativa en maíz).
  • Seleccionar híbridos/variedades de muy buen vigor inicial y arquitectura que permita cubrir el entresurco rápida y efectivamente.
  • Ajustar fecha de siembra, según problemática de malezas presentes.
  • Reducir espaciamiento entre surcos.
  • Comenzar el ciclo del cultivo absolutamente libre de malezas.
  • Eliminar malezas en forma manual.

 

Manejo Químico

  • Rotar y mezclar herbicidas: utilizar diferentes modos de acción y en forma simultánea, y en distintos momentos de los cultivos (herbicidas residuales, pre-emergentes, post-emergentes).
  • Alta calidad de aplicación de herbicidas.
  • Realizar controles en el momento de mayor impacto en la maleza (momento oportuno de control).

En definitiva, con la aparición de las malezas difíciles, el manejo tradicional basado en controles químicos utilizando un sólo principio activo ya no es seguro ni económicamente viable

universidadagricola.com

Artículos Relacionados