Como se calcula la huella ecologica?

Hace unos meses un informe de WWF aseguraba que la poblacion mundial necesita al ritmo actual de consumo el equivalente a 1,5 planetas. Es una forma llamativa de expresar que los humanos utilizamos en un año recursos de la Tierra mas rapido de lo que tardan en renovarse. Estas mediciones se realizan a traves de la huella ecologica, un indicador de sostenibilidad con una metodologia muy particular ideado en los años noventa por el profesor de la Universidad de Toronto (Canada) William Rees y su entonces alumno Mathis Wackernagel. Como se calcula una cuestion tan compleja?

La huella ecologica se suele medir en hectareas globales (hag) por habitante y año. Es una estimacion de la superficie que se necesita para producir los recursos consumidos: la superficie de campos para cultivar los alimentos y la fibra para ropa, la de los pastos para el ganado, la del mar para sostener las capturas de pesca, la de bosque para producir la madera y pulpa, o la utilizada para construir encima ciudades, carreteras o cualquier infraestructura. No tiene en cuenta el uso de agua u otros impactos generados por el consumo (como la contaminacion o la perdida de biodiversidad).

Que pasa con la incidencia en la biosfera del consumo de bienes o de energia? Pongamos que hacemos caso de la campaña de marketing de una marca de automoviles que propone a sus clientes plantar arboles para compensar las emisiones de sus coches: Que superficie forestal tendria que haber en España para que absorbiesen todo el CO2 que sale del tubo de escape de los coches en un año? Quiza a mas de uno le parezca una solucion un tanto extraña, pero asi es exactamente como se calcula el uso de combustibles fosiles para llenar el deposito de gasolina o para producir los propios vehiculos.

Como explica Manuel Calvo, consultor ambiental y uno de los mayores especialistas en España en huella ecologica (fue uno de los codirectores del estudio de la huella ecologica de los españoles realizado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2008), lo que se mide es el area de bosque necesaria para absorber el CO2 generado por el consumo, ya sea por el uso directo de la energia o por la que se utiliza en la fabricacion de los bienes consumidos en el pais.

“Es un tanto controvertido calcular esto de  esta forma, la huella ecologica se crea en Canada donde se sigue mas este concepto de compensar emisiones y donde hay muchos bosques para compensar”, comenta Calvo. “Seria mas logico considerar la superficie de cultivos de biocombustibles que harian falta para obtener esa cantidad de energia equivalente, pero esta es la metodologia que hay que seguir para poder comparar luego entre regiones o paises”, cuenta este andaluz, que explica que cuando ha estimado la huella del consumo de energia de estas dos formas diferentes, los resultados en hectareas han sido similares.

Que pasa con el impacto de otras formas de obtener energia que no emiten CO2? Lo que se contabiliza  entonces es la superficie ocupada por la instalacion: el espacio ocupado por  los aerogeneradores de un parque eolico o las placas fotovoltaicas (siempre que no esten colocados encima de un tejado, pues ya se habra contabilizado antes esa superficie como area urbanizada). El caso de una central nuclear resulta muy paradojico.  Como explica este experto, la metodologia estandar de la huella ecologica entiende que no es una tecnologia sostenible y por ello se le da el mismo tratamiento que a la energia procedente de  combustibles fosiles, imputando a estas centrales  emisiones ficticias de CO2 que  tendran tambien  que ser compensadas  con arboles.

Los calculos tienen una  complicacion añadida, aunque bastante interesante. Lo que se  mide siempre en la huella ecologica es el impacto del consumo, no de la produccion. Esto significa que si un televisor se fabrica en China y se vende luego en España, las emisiones de CO2 que habria que compensar con arboles por el uso de electricidad en la fabricacion del aparato se imputan aqui, en España. “Este enfoque de la huella ecologica es bastante mas justo que el de otros indicadores”, recalca este consultor andaluz.

De forma muy simplificada, esta particularidad de la huella ecologica obliga a realizar un balance de las importaciones y exportaciones de los diferentes productos y traducirlo en CO2 (una medicion estimativa, pues no se tiene en cuenta que en cada pais del que se importan productos se usa un tipo de energia con diferentes emisiones de CO2). De esta forma, se obtiene una determinada superficie forestal necesaria para compensar todas las emisiones de CO2, que hay que añadir al resto de espacio productivo usado en el territorio para extraer la madera, los cereales, el pescado, la leche, la ropa ¦

El resultado final de la huella ecologica es una cantidad de hectareas globales por habitante y año. Claro que no es lo mismo una hectarea de bosque, una de arboles para compensar CO2, una de pastos o una de ciudad. Lo que se hace es ponderar cada tipo de superficie a traves de un factor de equivalencia(1) y la suma se expresa en hectareas globales. Como detalla Calvo, en realidad la hectarea global no existe en ningun sitio, pues representa la productividad biologica media en el planeta.

“Este indicador de sostenibilidad tiene sus fallos, pero como tambien lo tienen los otros, lo mismo ocurre con el PIB y se sigue de forma ciega”, recalca el consultor, que considera que lo mas apropiado es “utilizar un coctel de indicadores diferentes”. “Lo complicado no son los calculos, sino disponer de la informacion”.

Despues de todo esto, el resultado que se  encuentra(2) es que España genera  una  huella ecologica de  6,4 hectareas globales por habitante y año. Es decir, que de media cada español(3) necesitaria de 6,4 hectareas globales para satisfacer todos sus consumos; una cifra algo mayor que  la dada en el informe Planeta Vivo 2010 elaborado por WWF y Global Footprint Network, la organizacion del propio Mathis Wackernagel (ver  imagen). Si se calcula tambien la biocapacidad de España, como la superficie productiva que realmente tiene el pais (2,4 hectareas globales por habitante año), lo que se deduce es que se estan usando muchos mas recursos de los que disponemos. Se produce un importante deficit ecologico.

Volvamos de nuevo al ejemplo del coche. Lo que vienen a decir estos resultados es que no hay espacio suficiente en el pais para plantar todos los arboles necesarios para absorber el CO2 emitido por los coches y evitar asi que esta gas de efecto invernadero  se siga acumulando en la atmosfera. Cuantos kilometros se podrian realizar hipoteticamente en un coche de gasolina considerando solo el espacio real que hay para plantar sumideros de CO2 en España (despues de descontar el espacio necesario para comer, vestirnos ¦)? Aunque se trata solo de elucubraciones teoricas, Calvo tambien lo ha calculado y su resultado es muy curioso: 1.500 kilometros. Es decir, que de media cada español podria disponer de solo 1.500 kilometros en coche para todos sus desplazamientos a lo largo de un año (sin montarse en ningun avion u otro medio de transporte que genere CO2).

Como detalla este consultor especialista en movilidad, estos 1.500 kilometros son una distancia bastante inferior a la que recorren  de media en coche los ciudadanos en una ciudad como la suya, Sevilla. Y eso solo para desplazamientos urbanos, sin salir de la ciudad. Segun este experto, esta estimacion es bastante conservadora, pues esta calculada con un coche que emite unos 120 g de CO2/km y no se ha contabilizado el transporte necesario para desplazar tambien las mercancias.

“Estos 1.500 km demuestran que  para conseguir una movilidad sostenible hay que reducir entre un 80 y 90% el trafico de coches”, incide Calvo, que no cree que el  vehiculo electrico pueda bajar hoy en dia de forma significativa  el conjunto de las emisiones.

(1) Los factores de equivalencia utilizados por Global Footprint Network para equiparar la productividad de cada tipo de superficie son: cultivos, 2,8; pastos; 0,49; bosques, 1,37; mar productivo, 1,37; superficie artificializada 2,18; area de absorcion de CO2, 0,36. El hecho de que una hectarea de bosque tenga un factor de 1,37 significa que se considera que tiene un 37% mas productividad, de media, que la superficie del espacio productivo global.

(2) Resultados del Analisis de la huella ecologica de España, elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2008.

Clemente Alvarez, Ecolaboratiorio

universidadagricola.com

Artículos Relacionados