Control del trastorno de los cítricos llamado “manchado de fondo de cajón”

Benito Orihuel-Iranzo et al., VIII Simposio Internacional de Poscosecha

Los trastornos de la corteza de los cítricos aparecen en muchos casos durante el manejo y el almacenamiento poscosecha.

En noviembre de 2010 se observó un trastorno de la corteza en las mandarinas de Clementina y Satsuma en España. El trastorno se asemejaba sintomáticamente al pixat, desorden fisiológico de mandarina que típicamente ocurre en España asociada con frutos senescentes, pero que en este caso afectaba a los no senescentes y todavía verdosos. Apareció fundamentalmente en la corteza de fruta en contacto con otras frutas o con el envase. La incidencia del trastorno fue por lo general inferior al 5% de los frutos.

Típicamente, el trastorno apareció sólo en la fruta a la que se había aplicado un tratamiento fungicida en drencher.

Presentamos una primera caracterización de este trastorno denominado “manchado de fondo de cajón”.

El trastorno puede ser reducido o suprimido mediante el uso de un tratamiento con una formulación bioestimulante patentada llamada Fortisol®Ca.

En ensayos a escala industrial, un 1% de bioestimulante controló completamente el trastorno, cuando se agregó a un solución de drencher de imazalil + guazatina (IMZ + GZT) y también cuando se agregó a una combinación triple de ambos fungicidas anteriores más thiabendazol.

Los ensayos en el laboratorio establecieron la dosis de respuesta para el bioestimulante para contrarrestar el efecto de las suspensiones fungicidas en naranjas Lane Late, Powell y Valencia;  mandarinas Murcott y Fortune, y los limones Primafiori y Verna.

El trastorno fue provocado por concentraciones superiores a las recomendadas de los fungicidas IMZ o GZT.

Excepto para el daño de IMZ en Fortune, encontramos una relación clara entre la dosis de bioestimulante añadido a la solución y la reducción de la mancha acuosa de la zona basal; estas relaciones se ajustaron a ecuaciones polinómicas con R2> 0.90.

En términos más prácticos, encontramos que concentraciones entre el 0,8 y 1,0% eran suficientes para controlar este trastorno en la mayoría de los cultivares ensayados.

Fuente
Characterization and control of ‘bottom box water spot’ a new citrus rind disorder in Spain
Benito Orihuel-Iranzo, Inma Navarro, Jorge Bretó, Martín C. Mottura
Department of Postharvest Technology, Productos Citrosol S.A., Partida Alameda parcela C, 46721 Potries, Valencia, Spain
VIII International Postharvest Symposium

universidadagricola.com

Artículos Relacionados