Cuidados de la peonía

La peonía es una planta herbácea vivaz que puede vivir más de 50 años.

En los centros de jardinería se pueden adquirir bulbos o semillas de peonía para plantarse en otoño. Otra opción es comprar la planta con cepellón para plantarla a principios de primavera, lo que puede resultar más práctico aunque su precio es más alto.

Siembra o plantación: Antes de plantar las peonías conviene preparar un hoyo de plantación grande y profundo, ya que, se trata de plantas con un amplio sistema radicular. Las peonías son exigentes en nutrientes por lo que debemos enriquecer la tierra con humus o compost.

Una vez plantadas, tendremos que esperar tres primaveras para poder disfrutar de una floración abundante.

Riego: La peonía necesita riegos regulares algo más abundantes en primavera y verano, período más seco y caluroso en el que la planta necesita más energía para la producción de las hojas y las flores. Durante el otoño e invierno entra en reposo perdiendo el follaje por lo que necesitará menos agua.

Si la peonía ha podido desarrollar un sistema de raíces profundo será más resistente a la sequía. Para favorecer esto es importante realizar riegos profundos y espaciados.

Abonado: Todos los años a principios de primavera añadiremos una capa de 3 ó 4 cm de compost sobre la tierra y la mezclaremos superficialmente.

Poda: Para que la peonía florezca con más fuerza, es conveniente cortar las flores antes de que comiencen a echar semilla, lo que reducirá las reservas de nutrientes de la planta y reducirá la floración en la siguiente primavera.

En otoño o invierno haremos la poda de mantenimiento recortando las ramas y eliminando partes dañadas. Si queremos conseguir flores más grandes y menos abundantes, durante la poda cortaremos más las ramas dejando menos yemas.

Reproducción: Las peonías se reproducen dividiendo su corona carnosa o leñosa a principios de primavera o finales de otoño. Debemos hacerlo con cuidado para dañar lo menos posible el sistema radicular.

También es posible la reproducción por semillas. En este caso dejaremos que alguna flor eche semillas antes de recortarla. Recolectaremos y guardaremos las semillas en un lugar seco y fresco.

La siembra de semillas debe realizarse a principios de primavera pero antes de la siembra debemos someter la semilla a un proceso de estratificación manteniéndolas en frío durante dos meses. Para ello introduciremos las semillas en el frigorífico.

¿Conoces muchas variedades de peonías?

universidadagricola.com

Artículos Relacionados