Cultivo y poscosecha de flores y bulbos de tulipán (Tulipa gesneriana)

Nora Francescangeli y Segundo Evaristo Bobadilla, 32 páginas, 8 marzo 2017.

Esta guía pretende difundir el conocimiento del tulipán, derribar falsas creencias sobre exigencias sofisticadas para su cultivo y alentar su producción en establecimientos de cualquier escala para que aumente su protagonismo en la floricultura argentina. Además, los autores Francescangeli y Bobadilla informan sobre manejo, almacenamiento, cosecha y poscosecha del tulipán:

Manejo y almacenamiento de los bulbos

El manejo de los bulbos a escala comercial se basa en el conocimiento que se tiene sobre la influencia de la temperatura en la evolución de la yema floral. Se reconocen 7 estadios que se denominan según una nomenclatura internacional:

Apice vegetativo aplanado, hojas en formación

Apice modificado redondeado, hojas formadas, próximo

Formación de 1º anillo de perianto (tépalos)

Formación de 2º anillo de perianto (tépalos)

Formación de 1º anillo de androceo (estambres)

Formación de 2º anillo de androceo (estambres)

El manejo que se aplica a los bulbos consta de 3 etapas, cuya duración se define por el monitoreo que se hace bajo una lupa para confirmar el cumplimiento de los estadios anteriores:

1. Tratamiento de calor inmediatamente luego de la cosecha para acelerar el desarrollo de hojas y órganos florales. Es efectivo mientras el ápice se encuentra en estado vegetativo.

2. Tratamiento intermedio de calor para brindar al bulbo las condiciones más propicias para asegurar la diferenciación floral. Las temperaturas más usadas para este tratamiento son 20 ºC y 17 ºC.

3. Tratamiento de frío para asegurar al bulbo una adecuada transformación de los almidones en azúcares y un alto contenido de giberelinas, elementos que favorecerán floraciones más precoces y uniformes, así como un largo de tallo adecuado. Las temperaturas utilizadas son 9 ºC o 5 ºC.

Las temperaturas aplicadas en las 3 etapas de almacenamiento varían con las condiciones de la zona donde se implantará el cultivo, con el estado de desarrollo de los bulbos y con la fecha en que se inicie el forzado.

Forzado: término usado para describir la floración de un bulbo o planta aplicando condiciones artificiales que simulan las condiciones naturales requeridas. Es ampliamente usado para bulbos de floración primaveral como el tulipán: las estaciones naturales son reproducidas por medio de una cámara de enraizamiento (“rooting room”) y de un invernáculo.

Tulipanes 5 ºC:

Están destinados a zonas de inviernos benignos. Se requiere que el bulbo ya
esté en condiciones de brotar y florecer.
La secuencia de temperaturas que se aplica durante el almacenamiento es
la siguiente:
• 34 ºC durante aproximadamente 7 días
• 20 ºC hasta alcanzar el estadio G
• 17 ºC durante 10 a 12 días
• 5 ºC entre 60 y 80 días

Tulipanes 9 ºC:

Están destinados a zonas de inviernos muy fríos o a condiciones de cultivo en
cámara. Las bajas temperaturas que recibe el bulbo luego de plantado permiten
completar la diferenciación de la yema floral.
La secuencia de temperaturas que se aplica durante el almacenamiento es
la siguiente:
• 26 ºC durante aproximadamente 7 días
• 20 ºC hasta alcanzar el estadio A 2
• 17 ºC durante 10 a 12 días
• 9 ºC entre 40 y 50 días

Cosecha y poscosecha de bulbos

Una vez cosechados, los bulbos son limpiados desinfectados por inmersión en una solución con fungicida, secados rápidamente y seleccionados de acuerdo al tamaño (circunferencia en cm).

Posteriormente, se separan los bulbos comercializables destinados a parques y jardines, flores de corte y plantas en maceta, de aquellos que se utilizarán para la producción de nuevos bulbos (“stock de plantación” o “bulbos semilla”).

Los bulbos son almacenados en cámaras con una humedad relativa variable entre 65 y 75%, libres de etileno y con distintas temperaturas según se trate del stock de plantación o de bulbos para producción de flor.

En general, el stock de plantación es sometido durante 3 a 4 semanas a temperaturas intermedias a altas de 20 a 25 ºC, y luego a temperaturas medias de 17 a 20 ºC.

En el caso de bulbos de tamaños superiores destinados a flor de corte o planta en maceta, los bulbos son sometidos a diferentes tratamientos de temperaturas según el cultivar de que se trate y el momento en que se quiera obtener la flor.

Acceder al ARTÍCULO COMPLETO

universidadagricola.com

Artículos Relacionados