Degradación de suelos agrícolas: tipos y causas

La degradación del suelo es el resultado de uno o más procesos que disminuyen la capacidad actual y/o potencial del suelo para producir bienes o servicios. Los factores que influyen en las tasas de degradación de un suelo dependen de su vulnerabilidad natural y de la actividad humana en acelerar dicho proceso. Puede ser geológica, cuando es natural, y la   acelerada, cuando la actividad humana es responsable.   

 Tipos de degradación

Aún cuando un proceso de degradación afecta conjuntamente propiedades del suelo de diferente tipo, la FAO (1984) distinguen entre degradación física, química y biológica, según se afecten más o menos determinadas propiedades del suelo. Aunque las tres afectan la capacidad productiva de la tierra e inciden en el descenso de la misma, generalmente los problemas de degradación física son de más difícil recuperación.

1.Degradación Física: en la cual se produce un deterioro de las características físicas del suelo (Fig. 1).             Esto normalmente repercute en bajas tasas de infiltración del agua proveniente de la lluvia, dificultad para la penetración radical, dificultad para la emergencia de plántulas y problemas de aireación. Entre las clases de degradación física destacan:

  • Sellado: es un proceso resultante de la destrucción de los agregados del suelo y la redistribución y orientación de las partículas del suelo sobre la superficie, se traduce en un taponamiento de los poros del suelo y disminución de la conductividad hidráulica (Fig. 2).

Ello repercute en disminución de la tasa de infiltración. Por otra parte, el traslado in situ de las partículas separadas de los agregados taponan los poros y producen problemas de compactación en los primeros centímetros del suelo, que pueden producir estrangulamiento de los tallos en desarrollo.

  • Encostramiento: cuando el proceso de destrucción del agregado es el agua, al secarse el suelo, puede formarse una costra superficial, de mayor o menor consistencia, según el tipo de partículas y tipo de agentes cementantes o dispersantes presentes. Esta costra puede ofrecer resistencia a la ruptura de las plántulas en emergencia (Fig. 3).

  • Compactación: es el proceso mediante el cual se produce el empaquetamiento de las partículas sólidas del suelo. Se manifiesta con un incremento en la densidad aparente del suelo y en la resistencia a la penetración (Fig. 4).

La compactación puede producirse por el tráfico de maquinaria pesada, por excesiva mecanización que pulveriza la estructura, por laboreo en condiciones no adecuadas de humedad, por el paso de maquinaria a la misma profundidad (causa formación de pisos de rastra y/o de arado) y por utilización de implementos de labranza no apropiados. La compactación del suelo ocasiona el aumento de la resistencia a la penetración de raíces, disminución de la capacidad de almacenamiento de agua, disminución de la aireación y acumulación de agua superficial (aguachinamiento).

2.Degradación Química: es el agotamiento de la fertilidad natural del suelo (Fig. 5). Es típica en los sistemas de producción de subsistencia,problemas de desbalances iónicos por aplicación excesiva o indiscriminada de fertilizantes y problemas de contaminación.

3.Degradación Biológica: es caracterizada básicamente por la disminución de la materia orgánica del suelo y la actividad biológica asociada a ella. Repercute en las condiciones físicas y químicas del suelo (Fig. 6).

 

Otros tipos de degradación

Salinidad: 
los problemas de salinización de los suelos se asocian normalmente a la agricultura bajo riego, pero puede ser natural (Fig. 7). El uso no controlado del riego, más que las deficiencias de drenaje derivados de altos niveles freáticos, es causa principal de los problemas de salinidad y sodicidad de las tierras. Los problemas de suelos salinos se manifiestan en altos potenciales osmóticos del agua del suelo (alta conductividad hidráulica en el extracto de saturación), lo que dificulta la toma de agua por las plantas. Los problemas de sodicidad son más complejos, pues se manifiestan en un deterioro de las propiedades físicas del suelo por el efecto dispersante del ión sodio (Na+), llegando la permeabilidad del suelo a alcanzar valores extremadamente bajos, haciendo más difícil la recuperación del suelo. La salinización de los suelos, y particularmente la sodificación es al igual que otros tipos de degradación física de los suelos, un problema más de prevención que de recuperación, por los altos costos que ésta última conlleva, que en la mayoría de los casos la hace impracticable.

Erosión: consiste en la separación de las partículas y agregados de la masa de suelo y en su trasporte y sedimentación en posiciones inferiores al punto original. Los agentes de la erosión pueden ser el agua (Fig. 8), el viento, la gravedad, los cambios de temperatura y la actividad biológica. Hay que diferenciar entre la erosión geológica, que ocurre en condiciones naturales y es responsable de la configuración de la tierra y la erosión acelerada, donde la actividad del hombre juega un papel preponderante. En la geológica raramente se excede al mm/año, mientras que en la acelerada, el hombre magnifica el proceso y las tasas son mayores. En el sentido amplio el término erosión se emplea para referirse a la erosión acelerada, la cual puede definirse como el proceso de desprendimiento y arrastre de las partículas del suelo por un agente activo, que puede ser el agua en el caso de la erosión hídrica o el viento en el caso de la erosión eólica.

 

Ing. Agr. Onelia Andrade (MSc., PhD.)

universidadagricola.com

Artículos Relacionados