Diagnostica el estado nutrimental de tus cultivos

Dr. Fernando Ramos Gourcy, Dr. Alberto Margarito García Munguía, M.C. Otilio Vázquez Martínez, Ing. Juan Antonio Aguilar Rubalcava y M.C. Jesús Martín Fuantos Mendoza[1]

El diagnostico nutrimental consiste en establecer el origen de una anomalía en nutrición (deficiencia y/o exceso de un nutriente) en los cultivos de interés agrícola.

Los objetivos son:

Evaluar la capacidad de suministro del suelo y/o sustrato.Conocer el estado nutrimental en que se encuentran los cultivos que integran un sistema de producción.Determinar la efectividad de las prácticas de fertilización recomendadas.

Diagnóstico Visual

El diagnóstico visual es sencillo, rápido y permite evaluar las alteraciones nutrimentales de los cultivos directamente en campo. El principio de este método consiste en comparar el aspecto de una muestra vegetal afectada con una muestra patrón (normal) o sin síntomas aparentes. En la mayoría de los casos se comparan las hojas (órgano indicador), sin embargo, también se pueden comparar raíces, frutos, tallos y otros órganos de la planta. Bajo este enfoque se evalúan los síntomas por anomalía nutrimental, los cuáles son:

1.- Clorosis: Amarillamiento generalizado o intervenal del tejido vegetal debido a la reducción de los procesos de formación de clorofila.

2.- Necrosis o muerte de tejido vegetal.

3.- Inhibición del crecimiento de las yemas terminales.

4.- Acumulación de antocianinas.

5.- Reducción del crecimiento con coloración normal, verde obscura o amurallamiento.

Diagnóstico Químico

El análisis químico de tejido vegetal (análisis foliar) es una técnica de diagnóstico que permite utilizar la concentración mineral de las plantas como indicador de su situación nutrimental, asociada al logro de altos rendimientos y mejores características de calidad del producto cosechado, en relación con el grado de abastecimiento y disponibilidad nutrimental del sustrato, generalmente el suelo. Las hojas se consideran el foco de la actividad fisiológica y los cambios en la nutrición mineral se reflejan en las concentraciones de los nutrientes en ellas.

Se han propuestos diversos métodos de interpretación de los análisis químicos de tejido vegetal para evaluar el nivel de nutrición de los cultivos de interés agrícola. Estos pueden clasificarse en:

Métodos estáticos: Rango de suficiencia.

Métodos dinámicos: Sistema Integrado de Diagnóstico y Recomendación (DRIS).

Rango de suficiencia:

Los rangos de concentración o suficiencia nutrimental se dividen de la siguiente forma:

Deficiente: Rango de concentración, en la parte especificada, que se asocia con síntomas visibles de deficiencia en las plantas y con una severa reducción del crecimiento y la producción. Es preciso tomar medidas correctivas inmediatas.

Bajo o marginal: Se asocia con una reducción del crecimiento o producción. La planta no muestra síntomas visibles de deficiencia. Cuando se detectan niveles de este tipo, es preciso efectuar algunos cambios en las prácticas de fertilización.

Adecuado o suficiente: Los cambios que ocurren no provocan aumento o disminución del crecimiento o producción. Esta clase se conoce como intermedia o normal. No es necesario realizar ningún cambio en las prácticas de fertilización

Alto: Rango comprendido entre adecuado y tóxico o excesivo. En algunos cultivos esta clase puede asociarse con una tendencia hacia la producción de calidad o vigor indeseable. El uso de fertilizante en las plantas que muestran concentraciones de nutrientes en este rango, debe reducirse o suspenderse hasta que se establezca en el rango adecuado o suficiente.

Tóxico o excesivo: Se presentan síntomas de toxicidad causadas por los nutrientes, algunas veces con reducción del rendimiento y casi siempre con reducción de calidad y vigor excesivo. Es preciso tomar medidas correctivas inmediatas.

mmw.aspect(jQuery(“#single-object-pagination”));Temas: humus de lombriz, maiz, manejo de suelo, manejo integrado de cultivos

universidadagricola.com

Artículos Relacionados