Efectos del nitrógeno en el tejido de tus cultivos

El nitrógeno (N) es un nutriente de gran importancia debido a su presencia en las principales biomoléculas de la materia vegetal. Si agregamos el hecho de que los suelos de cultivo suelen soportar un déficit de este elemento, tendremos que, junto al potasio (K) y el fósforo (P), es uno de los elementos claves en la nutrición mineral.

A nivel mundial, el nitrógeno es el nutriente que más limita las cosechas y por ello, el que más se utiliza para fertilizar. Esto tiene implicaciones en contaminación ambiental por nitratos, y en consecuencia la aplicación en dosis y frecuencia correctas de este nutriente es fundamental para el desarrollo sustentable de los cultivos.Una buena forma de calcular la aplicación de nitrógeno consiste en determinar con exactitud las necesidades de cada cultivo, dependiendo de su etapa de desarrollo, mediante el análisis de tejido vegetal.

Análisis de nitratos en tejido de cultivos
Resultado de imagen para nitrogeno plantas

El análisis de nitratos en tejido de plantas ha demostrado ser una herramienta valiosa en la determinación de aplicaciones de nitrógeno. El tejido muestreado en el análisis suele ser el peciolo de la hoja, aunque en algunos cultivos se realiza en la nervadura central.

Muestreo en peciolo. El peciolo es la porción del tallo en la hoja. El análisis del peciolo se recomienda particularmente para programar las aplicaciones de nitrógeno en riego por aspersión y por goteo y se ha utilizado ampliamente en producción de papa.

El análisis de peciolo tradicional se basa en la recolección de peciolos en etapas de crecimiento definidas, enviándolos al laboratorio y luego recibiendo los resultados del análisis de nitrato después de 48 horas a una semana. Los resultados se presentan en base a peso seco.

En la mayorí­a de cultivos, la parte de la planta muestreada es la hoja adulta más reciente. Todos los foliolos o porciones del limbo de la hoja deben eliminarse inmediatamente y reservar el peciolo para análisis [foto 1].

Muestreo en nervadura. En algunos cultivos tales como col, brócoli, coliflor, y lechuga, se reserva para el análisis el nervio central de la hoja [foto 2]. La hora del día puede afectar a las concentraciones de nitrato. Para reducir esta variabilidad, se recomienda muestrear el tejido antes del mediodí­a. El manejo del tejido es similar a lo descrito anteriormente para el análisis de las plantas.

Determinación cuantitativa de nitratos en savia
También se han hecho progresos en la determinación cuantitativa de nitratos en savia del peciolo. Electrodos de nitrato portátiles tales como el medidor Cardy y tiras reactivas de color son útiles para determinar las necesidades de nitrógeno. La mayor ventaja de la prueba de savia es que los resultados pueden obtenerse con mayor rapidez que con los análisis convencionales de peso seco.

Para el análisis de savia se recolecta el mismo tejido que para el análisis convencional de peciolo.

La diferencia es que en vez de secar el tejido en laboratorio, los peciolos se constriñen para exprimir la savia y ésta se analiza inmediatamente para detectar los nitratos.

Idealmente, los peciolos deben procesarse de forma inmediata; pero si ello no es posible, pueden almacenarse los peciolos enteros en una bolsa de plástico sobre hielo en una nevera o en un refrigerador por un periodo de hasta ocho horas o a temperatura ambiente por dos horas. Asegúrese de que todas las porciones del limbo de la hoja hayan sido extirpadas antes de almacenarlos.

La savia puede ser exprimida con una prensa de ajos o con una prensa hidráulica de salvia. Los peciolos también pueden ser depositados en una bolsa de plástico y luego aplastados con un rodillo para extraer la savia. Se recomienda seguir las instrucciones del fabricante para el análisis de savia.

Para el medidor de Cardy no suele ser necesario diluir la savia, mientras que para electrodos portátiles o tiras reactivas, la savia debe diluirse obtener una medición precisa.

Interpretaciones del análisis
La mayorí­a de las interpretaciones se basan en nitrato-N, aunque en algunos casos los resultados se expresan en base al nitrato en vez de nitrato-N. Para pasar de partes por millón (ppm) de nitrato a ppm de nitrato-N, deben multiplicarse las ppm de nitrato por 0.225.

Las concentraciones de nitrato suelen declinar a medida que el cultivo madura y avanza la temporada. Por lo tanto, la interpretación se basa en la etapa de crecimiento. Las concentraciones de nitrato-N en base al peso seco (%) o a la savia (ppm) para cultivos de hortalizas seleccionados se muestran en la tabla adjunta.

Si las concentraciones de nitrato-N descienden por debajo de un rango determinado, se recomienda la fertirrigación con nitrato de amonio-urea. Puede realizarse una aplicación de hasta 45 kg de N/ha a través del sistema de riego por aspersión. Si se utiliza riego por goteo, las aplicaciones deben ser menores (de 6 a 12 kg de N/ha) y más frecuentes.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados