El cultivo de fresas en el jardín

Es una suerte poder disfrutar del aroma y del dulzor de las fresas maduras recién recogidas de la planta por lo que su cultivo en el jardín o en el huerto es más que recomendable.

Si aún no cultivas otras frutas u hortalizas cultivar fresas te resultará fácil y será una buena manera de introducirte en la apasionante afición del huerto.

¿Cómo cultivar las fresas?. Los fresales son plantas con raíces poco profundas que prefieren los suelos arenosos de pH algo ácido. Las fresas crecerán mejor si cuentan con algo de materia orgánica en la tierra por lo que podemos añadir un poco de compost pero debemos evitar abonarlas mucho ya que demasiado nitrógeno favorecerá el crecimiento de hojas y ramas en detrimento de los frutos.

En zonas frescas es bueno situarlas en un espacio soleado pero en climas de veranos secos y calurosos es preferible proporcionarlas algo de sombra.

Podemos cultivar fresas sembrando semillas de variedades locales que encontraremos en los garden center de nuestra zona. La siembra de semillas debe realizarse en primavera.

Otra opción, la más habitual, es comprar plantones en el vivero eligiendo entre las variedades de fresas que mejor se adapten a nuestro clima. Una buena época para plantar plantitas de fresas es a finales de verano aunque si las compramos con cepellón podemos plantarlas en cualquier época del año.

Dejaremos un espacio de 25-30 cm entre plantas para que reciban luz y aireación adecuada para favorecer la producción de frutos. Es bueno colocar un acolchado o mulching de paja sobre el suelo para evitar que las fresitas estén en contacto con la humedad del suelo y se pudran.

Cuando ya tenemos un fresal, conseguir nuevas plantas será fácil, sólo tendremos que cortar los numerosos estolones o hijuelos que se formarán y transplantarlos a otra zona del huerto o del jardín.

Una vez plantadas, las fresas sólo necesitan riegos frecuentes, siempre evitando encharcamientos. Durante la época de producción de frutos, desde el mes de junio hasta finales de otoño, dependiendo de la variedad y la zona, podremos ir recolectando las fresas cuando estén rojas.

Los fresales pueden vivir muchos años si los cuidamos bien. En invierno debemos crear una gruesa capa de mulching con paja para proteger las raíces de las heladas. También servirá para evitar el nacimiento de malas hierbas. La próxima primavera los fresales volverán a brotar y florecer.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados