El Ministerio autorizará un envío de 7,5 hm3 para abastecimiento en noviembre y deja los regadíos en ‘trasvase cero’

La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, reunida en la sede del Ministerio para la Transición Ecológica, ha acordado un envío de 7,5 hm3 de agua para abastecimiento urbano correspondiente al mes de noviembre, mientras deja en ‘trasvase cero’ a los regadíos. 


El Ministerio menciona la existencia de daños en el postrasvase en el Campo de Cartagena a consecuencia de las lluvias, pese a que en la visita realizada ayer por la cúpula de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) a la zona para comprobar ‘in situ’ cómo han respondido los cauces en ningún caso se mencionaron daños que obligaran a parar los riegos, sino la necesidad de una “puesta a punto” a consecuencia de los arrastres.


Según explica el ministerio, se ha acordado un trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos para atender las necesidades hídricas de las cuencas receptoras. La resolución de la Comisión Central de Explotación constata el nivel 3 (situación excepcional) de los embalses de la cabecera del Tajo (Entrepeñas y Buendía).


Este nivel 3 implica que el máximo trasvasable es de 20 hm3, estando los primeros 7,5 hm3 reservados para abastecimiento urbano. Por tanto, la cantidad que se va a autorizar para este mes de noviembre será sólo para agua de consumo humano. De esta forma, se deja en ‘trasvase cero’ al regadío, pese a cumplirse los umbrales.


A 1 de noviembre, que es la fecha que se ha tomado para analizar la situación de Entrepeñas y Buendía, la situación de los embalses en la cabecera del Tajo era de 566,8 hm3. Estas existencias no superan el valor de 609 hm3 como umbral de paso al nivel 2 y son superiores al umbral de 400 hm3 de reserva no trasvasable, por lo que el sistema se mantiene en situación excepcional, esto es, nivel 3.


Según la resolución de la comisión técnica responsable de aplicar las reglas de explotación del acueducto Tajo-Segura, “las lluvias producidas durante este mes están teniendo consecuencias importantes en la zona del campo de Cartagena, afectando de manera significativa a las infraestructuras del postrasvase, que son las que permiten la regulación, transporte y distribución final del agua a las diferentes áreas regables receptoras. Estos daños requieren de obras de reparación, que previsiblemente durarán dos meses”.


Asimismo, fuentes ministeriales añadieron que “se ha constatado que las lluvias producidas durante este mes han tenido un efecto favorable en los indicadores de sequía de la cuenca del Segura”.


El mismo día que el ministerio hacía pública esta decisión, Teresa Ribera y el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, firmaban en Puertollano (Ciudad Real) un convenio marco de colaboración para el impulso económico de las comarcas mineras del carbón, mediante el desarrollo de infraestructuras y proyectos de restauración de zonas degradadas a causa de la actividad minera.

.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados