EL NEGOCIO DE LAS ORQUIDEAS

el negocio de las orquideas

En apenas dos décadas, los agricultores, investigadores y profesionales del mercado de Taiwan han transformado el pasatiempo de cultivar orquídeas en una de las industrias de floricultura más grandes del mundo.

La orquídea ha tenido siempre un lugar único en la cultura china. Además de su gran diversidad de formas interesantes y fascinantes combinaciones de color, la flor ha sido ensalzada en las obras de los literatos chinos como un símbolo de la excelencia moral del hombre o de la belleza femenina, y algunos tipos de orquídeas han sido durante mucho tiempo utilizados en la medicina herbaria china. Durante muchos siglos, sin embargo, el cultivo de las orquídeas fue una actividad limitada a un pequeño grupo de aficionados. Esta situación persistió en Taiwan hasta hace alrededor de dos décadas, cuando el Gobierno, los investigadores y los agricultores concertaron esfuerzos para convertir la afición en un gran negocio. Las estadísticas del Consejo de Agricultura (COA, siglas en inglés) muestran que en 2009, el valor de exportación de las orquídeas de Taiwan llegó a US$ 86,8 millones, que representan el 78 por ciento del total de las exportaciones de flores. Si ese valor se traduce la cantidad, se puede ver que Taiwan produjo el año pasado aproximadamente un tercio de las orquídeas de todo el mundo.

Una de las principales orquídeas producidas en Taiwan ahora es la oncidium, o la orquídea bailarina, que fue introducida a Taiwan hace dos décadas. Desde 2002, la especie se ha convertido en flor de corte más vendida en Taiwan, y las que se exportan van exclusivamente a Japón. Más de 20 millones de orquídeas bailarina se envían allí cada año, suministrando el 85 por ciento de la demanda en el mercado japonés.

Bailarinas, faldas amarillas

Mientras que las bailarinas con faldas amarillas crearon un valor de exportación de US$ 6 millones, ó el 7 por ciento del total de las exportaciones de orquídeas de Taiwan en 2009, ocuparon en realidad un distante segundo lugar en comparación con las ventas de orquídea mariposa, que representó US$ 65 millones en valor, o el 75 por ciento de las exportaciones totales de Taiwan de la planta. Hsieh Ting-fang, director del Centro de Investigación de Floricultura (FRC, siglas en inglés) en el Instituto Agrícola de Investigación de la COA, señala que la competitividad de Taiwan en la producción de orquídeas mariposa reside en su dominio del germoplasma de la flor, o la recaudación de los recursos genéticos. Aunque sólo dos de aproximadamente 60 especies de orquídeas mariposa de todo el mundo son nativas de Taiwan, los criadores locales han recolectado casi todas las especies de todo el planeta y han hibridado más de 2.000 variedades. “Como industria, la cultura de las orquídeas en Taiwan es joven, y está en una escala mucho menor en comparación con países, tales como los Países Bajos”, dice Hsieh. “Pero mientras las grandes empresas de floricultura de ese país suministran el mercado europeo con muy pocas variedades de orquídeas mariposa, los agricultores de Taiwan son capaces de proporcionar cualquier variedad que existe —o nunca ha existido— al resto del mundo”.

Huang Jian-ming es el encargado de Chian Xen Biotechnology Inc., que reproduce y cultiva orquídeas mariposa. La compañía fue fundada por el padre de Huang, y su hijo aún recuerda cuando su padre empezó a cultivar orquídeas mariposa hace tres décadas. “Ellos tenían este grupo de personas que se reunían todos los días para compartir opiniones sobre las variedades, técnicas y todo lo relacionado con la orquídea”, dice Huang. “No había ninguna recompensa cuando alguien desarrollaba una variedad única, a excepción de los elogios y la envidia de otros miembros, que al parecer era suficiente para mantenerlos obsesionados”.

El padre de Huang está todavía a cargo del cultivo de nuevas variedades en Chian Xen, y una de sus variedades ganó la medalla de oro en la categoría de orquídeas mariposa en la Exhibición Internacional de Orquídeas de Taiwan 2010, celebrado el pasado mes de marzo en el distrito de Tainan, en el sur de Taiwan. “Parece que hay un gráfico de genes que la generación anterior de cultivadores mantiene en la cabeza”, dice Huang. “Con sólo mirar a los padres”, ellos pueden más o menos saber qué tipo de ‘niños’ tendrán”.

Inflación en el mercado

El horticultor de FRC, Tsai Wei-ting, señala que la principal técnica en el cultivo de nuevas variedades de orquídeas es el mestizaje, que es una técnica que casi cualquier persona puede comprender en pocos minutos, así que los cultivadores aficionados han hecho mestizajes durante mucho tiempo. Como los agricultores aficionados de Taiwan comenzaron a mostrar sus variedades híbridas únicas en la década de 1980, un mercado nacional se formó entre ellos y se expandió poco a poco con la inclusión de nuevos entusiastas. En ese mercado, una maceta de orquídeas única podía venderse por una cantidad equivalente a la de un apartamento en el centro de Taipei.

Uno de los invernaderos en la Plantación de Orquídeas de Taiwan construido según los requisitos estipulados por el Gobierno de Estados Unidos. Solamente las plántulas cultivadas en estos invernaderos pueden entrar a Estados Unidos con su medio de crecimiento intacto.

El mercado interno anormalmente alto para las orquídeas llegó a su fin a mediados de la década de 1980, cuando el COA comenzó a promover la producción comercial de la orquídea mariposa y la Corporación de Azúcar de Taiwan  (Taisugar) comenzó a dedicarse a la producción de orquídeas mariposa. Sobre la base de sus recursos como una empresa estatal,Taisugar fue capaz de invertir en grandes parcelas de terreno y la contratación de mano de obra suficiente para producir en masa la orquídea. Taisugar se dirigía al mercado de exportación, en vista de que el mercado interno fue —y sigue siendo— demasiado pequeño. Con la larga trayectoria de Taisugar en la investigación de plantas, que se remonta a mediados del siglo XIX, diversas variedades de sus orquídeas mariposa han ganado concursos internacionales de orquídeas, ayudando a la compañía a establecer una reputación como un proveedor de orquídeas mariposa únicas y de alta categoría. En la actualidad, Taisugar ha puesto en marcha instalaciones de producción en Canadá, Estados Unidos y Costa Rica. Alrededor del 90 por ciento de los productos cultivados en sus invernaderos en Taiwan se exportan a Japón, Canadá, Estados Unidos y países europeos.

La gran cantidad de orquídeas que Taisugar comenzó a producir, se tradujo en la disminución del valor de una maceta de orquídeas, de algunos millones de dólares nuevos de Taiwan a unos pocos cientos. Sin embargo, los productores locales también vieron oportunidades tras el éxito que tuvo Taisugar al incursionar en el mercado de exportación. Tsai Wei-ting, explica que las orquídeas pueden ser producidas en masa mediante cultivo de tejidos, en el que las células individuales de las plantas se utilizan para regenerar una planta completa. El cultivo de tejidos es una técnica fácil de aprender y ha permitido a muchos productores locales duplicar sus variedades únicas en grandes cantidades. Sin embargo, aprovechar con éxito el mercado de exportación fue más complicado que simplemente producir lotes de orquídeas únicas.

Para empezar, la producción de orquídeas para la exportación requiere una gran inversión de capital considerable. Se necesitan 30 meses para que la planta crezca desde la fase de cultivo de tejidos en una plantita y otros seis para florecer. “De alguna manera, el largo proceso de crecimiento protege a los productores, ya que toma al menos tres años para que las copias de una variedad popular lleguen al mercado, y para entonces la ‘tendencia’ ya ha cambiado”, dice Tseng Ahby, especialista en mercadeo de la Asociación de Cultivadores de Orquídeas de Taiwan (TOGA, siglas en inglés). “Pero esto también significa que los agricultores necesitan contar con recursos financieros que puedan durar lo suficiente, antes de obtener ganancias, y esperar que nada salga mal —como un descenso en el mercado, una enfermedad, un desastre natural— durante todos esos meses “.

Los agricultores taiwaneses han encontrado una manera de minimizar tales riesgos; sin embargo, al adoptar el enfoque de “cultivo de relevo”, en las que se divide el trabajo y el gasto del cultivo de las orquídeas en varias etapas, con diferentes jardines de orquídeas creciendo en diferentes fases. En cada operación de relevo de cultivo se compran ‘productos semi acabados’” de los productores en la fase anterior, realiza su función; y luego, vende los resultados a los operadores en la siguiente etapa. De esta manera, los cultivadores pueden ver ganancias de su inversión en seis meses y las posibilidades de que las cosas salgan mal se reducen.

A través de la simple técnica de cruce de especies, Taiwan ha desarrollado más de 2.000 especies de orquídeas mariposa.

Los gobiernos central y locales también han contribuido a reducir la inversión de los productores. Por ejemplo, el distrito de Tainan fue el primero en ver el potencial de la industria, así como los desafíos financieros que enfrentan los productores. En 2004, el alcalde del distrito de Tainan, Su Huan-chih, logró obtener suficiente financiación, sobre todo por parte del gobierno central, para establecer la Plantación de Orquídeas de Taiwan (TOP, siglas en inglés), un proyecto destinado a la organización de productores individuales a fin de crear un “efecto de agrupamiento” o completar la cadena de suministro, para la industria de las orquídeas.

En la actualidad, hay 41 empresas de cultivo de orquídeas, incluyendo las tres más grandes de Taiwan, que operan  invernaderos en el parque. Steven Yang, que dirige el Jardín de Orquídeas Show-win en  TOP, señala que aunque las compañías individuales necesitaban invertir en la construcción de sus propios invernaderos; sin embargo, en el parque la inversión inicial era mucho menor en comparación a la construcción de un invernadero en otras partes de Taiwan. Aquí los agricultores pueden alquilar la tierra de TOP a buen precio y obtener préstamos a bajo interés de los bancos para sus operaciones en el parque. “Esto es especialmente vital para las operaciones pequeñas como la mía”, dice. “Y además de la menor inversión, es conveniente trabajar como parte de un grupo, porque todos los expertos, las conexiones y los suministros están cerca”.

En junio de 2009, una licitación pública se llevó a cabo, y se transfirió la gestión de TOP a Profesionales de la Orquídea Taiwan, una compañía de propiedad privada. La nueva sociedad gestora ha reducido aún más las inversiones necesarias para establecer una operación en TOP, al construir y alquilar invernaderos a los agricultores. Nadison Hsu, presidente de Profesionales de la Orquídea de Taiwan, explica que debido a que estaban limitadas por su pequeño tamaño en el pasado, los productores locales individuales a menudo tuvieron que rechazar pedidos grandes. Sin embargo, el nuevo modelo comercial, ha aumentado el volumen de producción anual en alrededor de 500.000 plantas, lo que hace que los grandes pedidos sean mucho más fáciles de satisfacer. “Los agricultores no tienen que preocuparse sobre la venta de sus productos, porque los compran a precios garantizados”, dice Hsu. “Al mismo tiempo, puedo alcanzar una economía de escala que me permite aceptar pedidos grandes y bajar los costos, así que es una situación beneficiosa para todos”.

Además de la menor inversión de capital, los jardines de orquídeas también han encontrado nuevas oportunidades de negocio a través de TOP, que desde 2005 ha servido como sede del evento anual, Exhibición Internacional de Orquídeas de Taiwan. Actualmente, uno de los mayores espectáculos de orquídeas del mundo. La exposición atrae a compradores de todo el mundo. Según TOGA, el organizador de la exposición, el evento de este año atrajo a compradores de 32 países que en conjunto hicieron pedidos que alcanzaron los NT$ 5.000 millones de dólares (US$156 millones) a los viveros locales.

Un mostrador en TOP que vende productos para el cuidado de la piel fabricados con orquídeas. Algunos de estos productos se exportan a Japón.

Si bien los profesionales de mercadeo basados en TOP han desarrollado nuevas estrategias, los académicos en los departamentos de horticultura universitarios y científicos en las instituciones de investigación del Gobierno, han ayudado a la industria de las orquídeas al compartir sus resultados de la investigación. Hsieh Ting-fang, del FRC, indica cómo los cultivadores locales de orquídeas han alcanzado grandes logros al “modificar” las formas, tamaños y colores de las flores. Las organizaciones de investigación han dirigido sus esfuerzos a la mejora en la tolerancia a la enfermedad, facilidad de cultivo y la duración de la floración, así como el control del ambiente de cultivo.

Por ejemplo, FRC comenzó a trabajar en la aplicación de la identificación por radiofrecuencia (RFID, siglas en inglés) para la gestión de producción y del efecto invernadero en 2007. Tsai Wei-ting explica que se trata básicamente de un sistema informático que automatiza la gestión del efecto invernadero, mediante el registro de la ubicación de cada planta, así como mediante el control de la cantidad de sol, la temperatura y la humedad dentro del invernadero para el crecimiento óptimo. “En Taiwan, docenas o incluso cientos de variedades se cultivan en el mismo invernadero”, dice. “La función de ubicación del RFID no sólo ahorra un montón de problemas y de mano de obra en la gestión del efecto invernadero”. Según Tsai, el sistema ha sido adoptado por algunos de los grandes jardines de orquídeas de la isla.

Las raíces desnudas

Sin embargo, surgieron algunos problemas, que la industria de exportación de orquídeas ha luchado por superar. El envío directo de plantas ha sido siempre un problema. Dado que la carga aérea es muy cara, y el embalaje plantas en flor es difícil, sobre todo de Taiwan se han exportado plántulas grandes. Originalmente, las plántulas tuvieron que entrar a los Estados Unidos — el mercado más grande de Taiwan— con “raíces desnudas”, es decir que el medio de crecimiento, o verdín del envase de la orquídea, tenía que ser removido. “Estar encerrados en contenedores oscuros durante un mes en el mar era difícil en las plantas, y además sin los medios de cultivo era una tortura”, dice Ahby Tseng, de TOGA. “Los exportadores con suerte lograban recibir la mitad de las plántulas aún vivas, y no todas se veían saludables”.

Gracias a los esfuerzos de COA, el problema se resolvió finalmente. Después de 10 años de negociaciones, el gobierno de EE.UU. aceptó que las plántulas de orquídeas de Taiwan ingresaran al país con sus medios de cultivo intactos, siempre y cuando se cultiven en invernaderos sin bacterias, construidos según las especificaciones de EE.UU. Desde 2005, Taiwan ha sido el único país autorizado para hacerlo. En la actualidad, aproximadamente la mitad de las orquídeas mariposa que los consumidores de EE.UU. compran, son plantas adultas cultivadas en Taiwan.

Continúa la búsqueda de soluciones a otros desafíos. Nadison Hsu señala que el precio de una maceta en flor de orquídea es cinco veces mayor que el de una plántula. En otras palabras, los productores taiwaneses necesitan 30 meses para ganar una quinta parte del precio total al que se vende la planta en flor, mientras que las empresas extranjeras necesitan tan sólo seis meses para recoger las otras cuatro quintas partes. A excepción de unas pocas empresas grandes que pueden permitirse el lujo de construir sus propias instalaciones en el extranjero para “forzar la floración”, o hacer que las plantas a florezcan al someterse a las condiciones ambientales adecuadas, la mayoría de las empresas de taiwaneses tienen que conformarse con la exportación de plántulas. “Todo el mundo en el comercio sabe que se puede ganar mucho dinero con las flores”, dice. “La cuestión es cómo poner ese dinero en nuestro bolsillo”.

Chang Sio-yue, izquierda, representante de la República de China ante el Reino Unido, muestra a la reina Elizabeth II las orquídeas de Taiwan en la Exhibición de Flores de Chelsea en marzo de este año. (CNA)

Uno de los enfoques de Hsu es crear productos de valor añadido basados en las orquídeas. Por ejemplo, ha trabajado con empresas en otros campos para desarrollar servicios de mesa, ropa y artículos de papelería con los diseños de orquídeas mariposa. Uno de sus best-sellers es una serie de productos para el cuidado del cuerpo hecho a partir de las orquídeas. Hsu comercializa estos productos en Japón, empacando una botella de loción u otro producto con un tallo de flores de orquídeas. El elevado valor añadido de los productos para el cuidado del cuerpo, puede cubrir los gastos de embalaje y carga aérea, y todavía generar una buena ganancia.

Hsu también ha desarrollado una línea dorada de productos a partir de las orquídeas, que incluye de todo, desde accesorios como pendientes hasta orquídeas mariposa en macetas. En lugar de hacer figuras con forma de orquídea en oro, lo que hace es enchapar en oro plantas reales o partes de éstas.

Pero la forma más directa de aumentar el margen de beneficio, como Hsu lo ve, es estableciendo una marca. El explica que las orquídeas de Taiwan han ganado numerosos premios internacionales. En el Chelsea Flower Show en el Reino Unido en mayo de este año, por ejemplo, las orquídeas de Taiwan ganaron una medalla de plata. Algunas de las nuevas variedades de la isla, incluso recibieron elogios de la reina ElizabethII. La mayoría de los consumidores extranjeros, sin embargo, no están conscientes de que sus orquídeas en realidad vienen de Taiwan, ya que las plantas en flor se venden bajo las marcas de empresas extranjeras.

Hsu piensa que en lugar de confiar en el actual modelo de negocio, los productores de orquídeas de Taiwan deben establecer un nombre de marca mediante la colaboración con otros países para establecer bases de producción allí. Para ello, firmó un memorando de entendimiento a principios de este año con el gobierno de Malasia y un contrato con una empresa de Vancouver para construir estas instalaciones. Esta última será una base de producción dirigida al mercado en el oeste de los Estados Unidos, mientras que la primera permitirá a los productores de Taiwan explorar el mercado de Oriente Medio. “Taiwan proveerá las técnicas”, dice Hsu, “y cada orquídea de estas instalaciones en el extranjero llevará la marca ‘TOP’”.

Invitados educados

Un marca establecida también tiene el potencial de dar forma al mercado. Tsai Wei-ting, del FRC, explica que las preferencias del mercado pueden ser una cosa difícil. Mientras que a los japoneses siempre les han gustado las orquídeas con grandes flores blancas, las preferencias de otros mercados pueden cambiar rápidamente. Cuando la economía está mal, por ejemplo, los compradores tienden a comprar flores más pequeñas. Sin embargo, como el cultivo de una nueva variedad puede tomar años o incluso décadas, la mayoría de los cultivadores de Taiwan tratan de imaginar las preferencias del mercado en el futuro, a pesar de que son suposiciones, tienen como base la amplia experiencia de Taiwan en el mercado.

Sin embargo, Nadison Hsu, piensa que las suposiciones, incluso las más educadas, pueden ser incorrectas, y que cualquier forma de adivinación debe ser evitada. “Podemos dirigir la tendencia del mercado, si tenemos una marca importante”, dice. “Los diseñadores de moda famosos que, básicamente, le dicen a la gente que van a llevar esta temporada, y la gente realmente escucha. Asimismo, nosotros podemos decir al mercado qué orquídeas van a comprar este año”.

Aquellos fuera de la industria local, pueden pensar que eso de marcar tendencias suena demasiado ambicioso para los pequeños viveros de orquídeas de Taiwan, pero cuando se tienen en cuenta los logros de un grupo de personas, que han conseguido convertir un pasatiempo en una industria global, la idea comienza a tener mucho sentido.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados