EL PROCESO DE LA GERENCIA ESTRATEGICA

El mundo empresarial, cada día se hace más exigente, requiere que sus gerentes tengan una amplia capacidad gerencial,  transformándose en verdaderos agentes de cambios, ya que   los tiempos cambian y también las necesidades empresariales, lo que implica aumentar los conocimientos para conducir estratégicamente a la organización. Al hablar de estrategias, Strickland las define como el plan de acción, que tiene la administración para posicionar a la empresa en la arena del mercado, competir con éxito, satisfacer a los clientes y lograr un buen desempeño del negocio.

 

Tomando en cuenta esta definición, las estrategias deben responder a la Visión y la Misión de la organización, y deben ser desarrolladas en forma democrática y participativa. Es un trabajo en equipo gerencial que servirá de guía para la toma de decisiones de cada uno de los procesos de la organización.

 Al respecto, Prieto (2011) define la gestión estratégica organizacional, como la herramienta esencial para el análisis y valoración de la situación actual de la empresa, debido a que permite a la alta gerencia desarrollar las actividades de caracterización, formulación y evaluación de alternativas estratégicas satisfactorias en el contexto de la compañía, generando como resultado la optimización de los recursos disponibles en su unidad productiva.

 En este sentido, el personal encargado de la gerencia debe tener las herramientas y el conocimiento necesario para interpretar la información y tomar las decisiones más favorables para competir, avanzar y permanecer en el mercado. Asimismo, la gestión estratégica tiene como finalidad guiar a la empresa hacia el éxito, lo que conlleva a el beneficio de todos, donde clientes, socios y empleados ganan, tomando en consideración que la empresa la conforman todos.

Los expertos en gestión estratégica, aseguran que para que este proceso sea exitoso, se deben desarrollar cinco etapas, tal como se muestra en la Figura 1. La primera consiste en realizar  el análisis interno de la empresa y su entorno para conocer de acuerdo a la visión estratégica, hacia donde debe dirigirse; la segunda establecer los cursos de acción determinado por los propósitos a corto, mediano y largo plazo, convertir la visión estratégica en resultados claros, de aquello que persigue obtener la empresa.

 Cabe destacar, que en la tercera etapa se formulan las estrategias, tanto corporativas, de negocios y funcionales; guiándose en las diferentes herramientas de gestión estratégica que tenga la organización a su disposición, esto le permitirá obtener un desempeño organizacional exitoso y constituye una responsabilidad primordial de la gerencia de toda empresa; la cuarta examina la manera en que se implementarán las acciones estratégicas, generadas por las etapas anteriores, de manera que se ejecuten de forma efectiva y eficiente, para obtener los resultados esperados y en la quinta etapa, se determinan los mecanismos de control y seguimiento, para evaluar el desempeño y tomar en cuenta las medidas correctivas, tomando en cuenta los resultados obtenidos  y las condiciones cambiantes que se presenten.

Asimismo, desarrollar estas etapas, ofrece diversas ventajas a la empresa, les permite conocer su situación actual, facilita los cambios que se producen en el entorno, proporciona herramientas al gerente para realizar una adecuada evaluación de su situación estratégica.

Es importante preguntarse ¿puede la empresa enfrentarse aun mercado tan dinámico y cambiante? El asumir que el compromiso es de todos, el mejoramiento continuo y el desarrollar estrategias, permitirán la adaptación y flexibilidad necesarias para enfrentar con éxito el futuro de su empresa.

Ing. Agrónomo, Lic. Psicología. Aura Chávez

universidadagricola.com