El regadío del Sureste español emplea el mayor porcentaje de agua depurada de Europa

El Sureste español tiene el mayor porcentaje de reutilización de agua depurada de Europa, ante las demandas de la Unión Europea de diversificar las fuentes de recursos hídricos para la agricultura, según indicó el responsable técnico de Proexport, Abelardo Hernández, quien añadió que  el 95,3% del agua depurada en la Región de Murcia tiene como destino la agricultura, en la que esta fuente ya representa el 7,7% del total de agua para regadío.


Hernández, quien realizó estas declaraciones en las XIV Jornadas técnicas de Esamur sobre regeneración de aguas en las que también intervino el el vicepresidente de Proexport, Javier Soto, explicó que “siendo una de las principales zonas productoras de frutas y hortalizas de la Unión Europea, el sector agrícola del Sureste español es el más sensibilizado ante la escasez de un recurso esencial como el agua”.


En este sentido, destacó que “sólo las empresas de Proexport, tienen una producción cercana a los 1,4 millones de toneladas de frutas y hortalizas, de las que 850.588 toneladas se destinan a exportación”.


Por este motivo, agregó Hernández, se ha desarrollado en la Región de Murcia una cultura del agua basada en los principios de eficiencia y ahorro, que ha perfeccionado los sistemas de regadío con las técnicas más modernas. Todo ello “ha permitido que esta importante producción hortofrutícola para Europa, se logre con sólo el 3,4% del agua para regadío consumida en España”.


Por su parte, el vicepresidente de Proexport y gerente de Berh Iberia, Javier Soto, apuntó que la seguridad alimentaria con la que se trabaja en la producción de frutas y hortalizas en España la ratifica el Sistema de alerta rápida para alimentos y piensos (RASFF) de la Unión Europea, en el que se han registrado “cero alertas por microorganismos en frutas y hortalizas frescas españolas”. 


Soto reclamó la necesidad de que “el agua reutilizada cuente con las características y calidad necesarias para su utilización en agricultura”. 


Para cumplir con las exigencias de los cultivos y las normas de la producción hortofrutícola tanto el agua depurada como al resto de recursos hídricos que son empleados en el regadío son analizados en una serie de controles en los que se revisan niveles microbiológicos (E. coli, enterococos), niveles agronómicos (N,P,K, Na, Cl…) y otros parámetros como (Cloratos, Percloratos…). 


Estos análisis periódicos del agua, de carácter tanto oficial como privado, permiten evaluar los riesgos de su uso para las producciones de frutas y hortalizas, informaron fuentes de Proexport. Con todo ello, se garantiza la seguridad alimentaria de las mismas.

.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados