Estrategias de fertilizacion para el maiz tardio y de segunda

La experiencia de las ultimas campañas maiceras de la Argentina, en lo que hace a la siembra tardia, demostro que el cultivo presenta una excelente estabilidad de rendimiento, aunque se resigna algo de potencial. “En siembras tardias el analisis de nitrogeno disponible es indispensable para decidir la dosis, la oferta de nitrogeno puede ser mas del doble al momento de sembrar un maiz tardio, respecto al maiz temprano”.

La siembra tardia de maiz es una practica creciente en la agricultura argentina. Segun estimaciones de la Bolsa de Cereales de Cordoba, solo en esa provincia, representa casi el 85% del area maicera. Con esta estrategia se pasa el periodo critico de la floracion de enero a marzo, “ademas se siembra en diciembre, normalmente con perfiles llenos de agua y nutrientes”, comento el presidente de Fertilizar, Jorge Bassi.

En este sentido, en un mismo suelo hay mas nutrientes disponibles en siembras de diciembre que en siembras de septiembre, ya que las temperaturas acumuladas en ese periodo, mineralizan la materia organica, que cede sus nutrientes a la solucion del suelo.

Diversos estudios del Consorcio Regional de Experimentacion Agricola (Crea) y el Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria demuestran que el umbral al cual hay que llevar el contenido de N total del suelo para un determinado rinde, no varia con la fecha de siembra.

“El umbral es el mismo, pero la base de N con la que cuenta el suelo es mayor, por lo que la diferencia que debemos aplicar con fertilizantes normalmente disminuye”, señalo Bassi.

Ensayos

En la Universidad Nacional de Rio Cuarto (UNRC), tecnicos liderados por el ingeniero agronomo Gabriel Esposito, demostraron que, como en maices de siembra temprana, la respuesta a la fertilizacion nitrogenada aporta entre 1000 y 2000 kg/ha.

Tambien destacaron que en los ambientes mas degradados la respuesta a la fertilizacion es mayor, duplicando la hallada en los suelos mas fertiles. “Los resultados de los ensayos realizados confirman la necesidad de abordar la siembra de maiz tardio de la misma forma que el maiz temprano corrigiendo dosis de fertilizantes en funcion a los nutrientes disponibles y los rendimientos esperados”, asegura Esposito.

Por su parte, estudios del CREA Monte Buey demuestran que en maiz tardio se pueden lograr mas de 10.000 kg/ha cuando se trabaja bien la fertilizacion.

En cuanto a los otros nutrientes, los umbrales de fosforo estan cercanos a los 13 ppm, pero esto varia especialmente con el contenido de materia organica de los suelos, ya que en siembras tardias es una fuente extra. “La respuesta a azufre ha sido comprobada en maiz tardio, igual que la de zinc, por lo que no debemos confiarnos en que estos nutrientes esten resueltos”, remarco Bassi.

Maices de segunda

Los maices de segunda son aquellos que se siembran sobre un cultivo de invierno (trigo o muy frecuentemente arveja). Si bien comparte la fecha de siembra con el maiz tardio, el maiz de segunda recibe un suelo con muy bajos niveles de nutrientes disponibles para el cultivo.

En estos casos, el maiz debera recibir fertilizaciones superiores a las del maiz temprano, aunque la decision final siempre debe ser tomada con el analisis de suelo. El doble cultivo arveja/maiz es muy frecuente en la zona de Rosario, permite generar dos cosechas y aportar carbono al suelo.

“Es importante el correcto diagnostico de la disponibilidad de nutrientes en cada ambiente, y especialmente en los maices tardios, ya que muchos productores caen en el error de sobrestimar la oferta del ambiente y terminan limitando el rendimiento”, concluyo Jorge Bassi.

FUENTE: elproductor.com

universidadagricola.com

Artículos Relacionados