FACTORES A TENER EN CUENTA EN LA PREPARACIÓN Y MANEJO DEL SUSTRATO A SER UTILIZADO COMO ALIMENTO DE LOMBRICES

Image result for preparacion sustrato
El sustrato se constituye en hábitat y fuente de alimento para las lombrices, por lo tanto debe reunir unas condiciones ambientales que hagan posible su supervivencia. Se requiere entonces tener control sobre tres aspectos importantes:
Humedad:
La humedad es un factor de mucha importancia que influye en la reproducción. Debe estar entre el 70 y 80%. Una humedad superior al 85 % hace que las lombrices entren en un período de latencia que afecta la producción de humus y la reproducción. Debajo de 70 % de humedad es una condición desfavorable. Niveles de humedad inferiores al 55 % son mortales para las lombrices.

La prueba para medir el porcentaje de humedad en el sustrato se conoce como prueba del puño, la cual consiste en agarrar una cantidad del sustrato con el puño de una mano, posteriormente se le aplica fuerza, lo normal de un brazo. Si el agua se asoma entre los dedos sin gotear se puede asumir que la humedad es la correcta. En cualquier caso es mejor utilizar un medidor de humedad.
Temperatura:
La temperatura es otro de los factores que influyen en la reproducción, alimentación, producción de humus y fecundidad de las cápsulas. Una temperatura entre 18 a 25 grados centígrados es considerada óptima, que conlleva el máximo rendimiento de las lombrices. Debe controlarse periódicamente. Cuando la temperatura desciende por debajo de 15º C las lombrices entran en un período de latencia, disminuyendo su actividad reproductiva, el crecimiento y la producción de vermicompost. Los cocones (huevos) no eclosionan y pasan más tiempo encerrados los embriones, hasta que se presentan condiciones favorables.
pH:
El pH indica la acidez o alcalinidad del sustrato. La lombriz acepta sustratos con pH de 5 a 8.4, pero mejor si este valor se encuentra entre 6,5 y 7,5. Para determinar el pH del material se puede utilizar un pH­metro o un simple papel indicador.
El primero indica el valor respectivo en una escala numerada, el segundo requiere comparar el color que adquiere la tira de papel al ser puesto en contacto con el sustrato, con una escala de colores utilizada como patrón.
Para la prueba con el papel indicador (papel de tornasol) se coge en la mano una muestra bien húmeda del sustrato preparado; se introduce en ella una tira del papel indicador y se mantiene la mano cerrada durante 20­ 30 segundos. Transcurrido este tiempo se extrae la tira de papel y se deja que pasen otros 20­30 segundos. Se podrá observar que la tira de papel ha cambiado de color y es entonces cuando podrá compararse el color obtenido con los diferentes colores muestra que están representados en el empaque donde viene contenido el papel indicador.
En la gama respectiva, a cada color corresponde un valor distinto de pH y viene acompañado de una cifra en números (de 0.5 a 13 ) lo cual permite determinar el valor aproximado del grado de acidez o de alcalinidad del sustrato.
El valor del pH de nuestro producto debe estar comprendido entre 6,5 y 7.5 siendo el óptimo 7,0 ó sea pH neutro, es decir, exento de acidez.
La preparación del sustrato debe hacerse mediante fermentación aerobia. Esta fermentación es el resultado de la actividad de una serie de microorganismos de diferentes clases. El tiempo que dure la fermentación depende del pH, humedad, temperatura y tipo de sustrato.
El objetivo es que el alimento se estabilice en un pH cercano a 7, humedad del 80 % y temperatura de 18 a 25 grados centígrados.
Para el establecimiento o iniciación del cultivo de lombrices, además de la selección de los materiales para la preparación del sustrato que se utilizará como alimento, se requiere de:
..Demarcación y alistamiento de los lechos
..Adquisición de la semilla de lombriz o pie de cría
..Prueba de supervivencia y siembra
El primer paso en la construcción de las camas o lechos es la demarcación.
Esta operación debe dejar plenamente establecido, el ancho y el largo de las camas como tambien el ancho de las calles o caminos. Para ésta ultima medida es conveniente tomar en consideración si el manejo de la explotación es eminentemente manual o si por el contrario se utilizará maquinaria, ya que para ésta debe haber suficiente espacio para la circulación, giros y retroceso. La siguiente operación consiste en colocar el sustrato preparado, en el interior de las áreas demarcadas correspondientes a las camas, formando una capa de 10 a 15 centímetros. A este sustrato se le debe mantener la humedad mediante riego.
Adquisición de la semilla o pie de cria:
La semilla constituye el pie de cría que se va a utilizar para sembrar los lechos e iniciar el cultivo. Se debe asegurar su consecución de un solo proveedor y ojalá de sitio conocido, procurando incluir el mayor porcentaje de lombrices en estado reproductivo. Cerciórese que la lombriz roja que va a comprar corresponda con el tipo o especie que desea adquirir. No mezcle nunca la lombriz roja con otras especies de lombrices
Siembra de lombrices
El       lombricultivo  se         inicia   depositando    (sembrando)    el         pie       de        cría      en        las        camas.
La siembra consiste en incorporar manualmente las lombrices a los lechos una vez realizadas las pruebas que garanticen el estado óptimo del sustrato. No debe sembrarse toda semilla al mismo tiempo, primero debe probarse el sustrato.
Prueba de supervivencia:
Antes de hacer la siembra del pie de cría sobre el sustrato con el cual se prepararon las camas, es importante asegurarnos que el material utilizado reúna las condiciones requeridas por las lombrices. Debe realizarse entonces la prueba que se denomina: de adaptación o supervivencia, conocida comúnmente como Prueba de 50 lombrices (P50L). Para ello se utiliza una caja de madera (dimensiones de 30 x 30 x 15 cm.), con agujeros de drenaje en el fondo, donde se deposita una capa del alimento de unos 10 centímetros de grosor sobre el cual se colocan 50 lombrices entre adultas y jóvenes agrupadas en el centro de la caja. Si al cabo de 24 horas las lombrices están en buen estado se puede continuar el proceso. Debe dejarse que las lombrices se introduzcan solas, no preocuparse por cubrirlas. Las lombrices al introducirse tratarán de descubrir si el nuevo ambiente es adecuado para garantizar primero su permanencia y después su acción productiva. Pasadas 24 horas hay que verificar si las 50 lombrices se encuentran en condiciones óptimas, es decir si están vivas. La condición ideal es que estén vivas la totalidad de las lombrices. Algunos lombricultores consideran aceptable encontrar máximo 2 lombrices muertas, cuando las otras 48 están en condiciones normales. Su muerte pudo haberse producido por efectos de la manipulación desde la adquisición hasta el momento de la prueba.
Si mueren más de 2 quiere decir que el alimento no reúne aún las condiciones adecuadas y hay que proceder a realizar las correcciones. Por el contrario si todas las lombrices están vivas o al menos 48 y se han distribuido dentro del material, el alimento ha sido correctamente preparado y se puede proceder a la inoculación de las lombrices dentro de las camas.
Para corregir las condiciones inadecuadas del alimento se debe hacer lo siguiente:
         Si el pH es alto (alcalino), agréguele papel periódico picado
         Si el pH es bajo (ácido), agréguele cal y mézclela
         Si es por poca humedad, agréguele agua
         Si tiene exceso de agua, facilite el drenaje rápido
Si la temperatura del material es alta, deje descomponer durante más tiempo el material del lecho o retire parte de él, dejando una capa más delgada.
universidadagricola.com

Artículos Relacionados