Fertilizantes de origen bacteriano

La aplicacion de ciertas bacterias al suelo aumenta la productividad de los cultivos de forma sostenible.

Esta raiz de lechuga, con abundantes pelos radicales (rojo), se halla colonizada por la bacteria Rhizobium leguminosarum (verde) promotora del crecimiento vegetal.

Los consumidores exigen, cada vez mas, alimentos que posean la maxima seguridad desde el punto de vista sanitario y que se hayan producido sin utilizar ningun, o casi ningun, tipo de compuesto que pueda resultar nocivo, como ciertos plaguicidas. Tambien aumenta la concienciacion sobre las repercusiones ambientales de la aplicacion excesiva de abonos inorganicos, que en ultima instancia van a parar a los rios y al mar, donde pueden provocar floraciones algales toxicas.

De ahi que la disminucion de los abonos sinteticos y su sustitucion por otro tipo de fertilizacion se haya convertido en un objetivo principal en el ambito de la gestion agricola. Asi, diversas normativas europeas han contemplado la incorporacion de microorganismos en los cultivos para que funcionen como biofertilizantes. Dentro de estos se incluyen diversas bacterias que promueven el desarrollo de las plantas de forma directa al movilizar los nutrientes del suelo y volverlos disponibles para los vegetales. Tambien lo hacen de forma indirecta, al producir fitohormonas que aumentan el crecimiento, estimular mecanismos de defensa de la planta frente a posibles ataques de animales y mantener a raya los patogenos microbianos

FUENTE: investigacionyciencia.es

universidadagricola.com

Artículos Relacionados