Fortalecen genéticamente al café

El cambio climático amenaza la producción, transgénicos pueden ser la solución

En 2014, un equipo internacional secuenció el genoma de Coffea canephora, una especie de menor calidad que se utiliza sobre todo para producir café soluble. Este mes, otro equipo de la University of California Davis publicó la secuenciación del genoma de Coffea arabica, la especie de la que proviene el 70 por ciento de la producción mundial.

“La secuencia del genoma de C. arabica es la primera secuencia pública del café más importante”, explicó Juan Medrano, investigador de la University of California Davis. Su investigación fue financiada por la multinacional Suntory, un grupo japonés de productos alimenticios entre los que se incluyen derivados del café, pero sus resultados se han publicado en Phytozome, una base de datos abierta coordinada por el Joint Genome Institute del Departamento de Energía estadounidense.

Es esa decisión lo que puede salvar al café, porque con esa información al alcance de todos los genetistas interesados, aumentan las posibilidades de que alguno desarrolle nuevas variedades modificadas para ser más resistentes a la sequía, o a temperaturas más bajas, o a plagas o a otros suelos.

De acuerdo con un informe del Instituto del Clima australiano, hay evidencias de que el aumento de las temperaturas y la alteración en los patrones de precipitaciones ya están afectando a la productividad y calidad de los cafetales en muchos lugares del mundo.

Esto se debe a que el café es un cultivo muy sensible a la temperatura, especialmente la variedad C. arabica, cuyo desarrollo es el ideal entre los 18 y los 21 grados. A partir de los 23 grados, la planta crece demasiado rápido y los granos maduran demasiado pronto. Variaciones de medio grado suponen un gran impacto en la planta, y afectan a la cosecha, al sabor de los granos y a su tamaño.

 

universidadagricola.com

Artículos Relacionados