Fresa y el fresón, taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico

Fresa y el fresón

Fresa y el fresón origen y generalidades, así como su taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico.

Origen y generalidades

Es un cultivo de la fresa y el fresón es conocido desde hace muchos años. Autores romanos la citan como planta productoras de frutos muy apetecibles para el hombre y que se criaba silvestre en los bosques. Los franceses cultivan las fresas en el s XVI bajo el mandato de Carlos V y en Inglaterra se extendió el cultivo a partir del siglo XV.

En un principio se extendieron por toda Europa los cultivares de fresa pequeña, hasta que a finales de el siglo XIX, debido a la obtención de híbridos con especies americanas, se introdujeron los cultivares modernos de fresón.

Son un fruto muy apreciado como postre. Se consumen directamente junto con vino, nueces o nata. Además de esto se aplica en otros usos como puede ser la obtención de zumos, o saborizante de batidos, yogures o pasteles. Además se emplea habitualmente en la elaboración de mermeladas, confituras, conservas y congelados.

Es un fruto muy apreciado en la dietética actual por su riqueza en vitamina C.

Encuadramiento taxonómico de la fresa y fresón

Rosaceae Juss.

Fragaria ssp..

Fresas de frutos pequeños

Fragaria vesca L.

Fragaria alpina Pers.

Fragaria viridis Duch.

Fresones de frutos grandes

Fragaria moschata Duch..

Fragaria virginiana Duch..

Figura 8.- Foto de la planta de la fresa.

Descripción botánica  de la fresa y fresón

Plantas herbáceas perennes, con estolones que enraízan en el ápice. Hojas compuestas, generalmente 3-folioladas, raramente 1-5 folioladas, arrosetadas y pecioladas.
Estípulas membranáceas agnatas a la base del peciolo.
Flores hermafroditas, polígamas o unisexuales, solitarias o en cimas paniculadas, o corimbosas, o en racimos sustentados por en escapo radical.
Receptáculo semigloboso, acrescente y carnoso en la infrutescencia. Epicáliz de 5 segmentos alternisépalos. Cáliz persistente, de tubo obcónico o turbinado, con 5 lóbulos y con perfloración valvada.
Corola generalmente de 5 pétalos blancos o rosados.
Estambres numerosos y uniseriados.
Ovario súpero, de numerosos carpelos estipitados, sobre el receptáculo convexo.
Óvulos ascendentes, uno por lóculo.
Estilos persistentes.
Infrutescencia formada por numerosos aquenios mas o menos sumidos en el receptáculo carnoso, oblongo o globoso y brillantemente coloreado. x = 7.
Unas 20 especies de zonas templadas y subtropicales.

Caracteres morfológicos  de la fresa y fresón

Es un cultivo plurianual. La raíz es fasciculada y tiene un gran numero de raíces en los primeros 25 cm.

El tallo es corto y se denomina corona. De esta corona surgen ramificaciones laterales llamadas estolones que se caracterizan por tener un gran distancia entre los entrenudos. En estos entrenudos aparecen rosetas de hojas y raíces adventicias. A su vez estos estolones también se pueden ramificar y producir nuevos estolones.

Sus hojas se disponen en roseta sobre la corona. Tienen los pecíolos largos, dos estípulas rojizas y el limbo dividido en tres foliolos de bordes aserrados. El envés de las hojas está recubierto de pelos.

Las inflorescencias se disponen sobre un pedúnculo de longitud variable que parten de las axilas de las hojas. Las flores son de pétalos blancos y de polinización alógama y entomófila.

El fruto es un poliaquenio en el que la parte comestible es el receptáculo hipertrofiado que aloja los aquenios. La forma del fruto es de forma variable y la coloración varía entre rosa y violeta.

El peso del fruto puede variar entre 2 y 60 gramos.

El número de aquenios por infrutescencia varía entre 120 y 200. El peso por 1000 aquenios es de 1-1,2 gramos.

La capacidad germinativa de estas semillas son de más de 10 años.

Caracteres fisiológicos  de la fresa y fresón

En la primera parada vegetativa, las reservas se acumulan en raíces, corona y hojas viejas. Esta acumulación de reservas servirá paral a posterior formación de flores y frutos cuando se reinicie la actividad.

En general parece ser, que desde un punto de vista productivo, siempre resulta positivo disponer del mayor número de plantas con el mayor número de coronas posibles.

La etapa vegetativa y la fase productiva se ven determinadas por acción del fotoperiodo y de las temperaturas. En variedades no reflorescentes la floración se ve influenciada por la acción de los días largos, y en las reflorescentes por los días largos, aunque también la temperatura puede influir en mayores o menores necesidades de luz.

El fresón es un cultivo que presenta una relativa latencia debido a que necesita una cierta acumulación de horas frió para vegetar. Dependiendo de cultivares necesitarán más o menos horas.

En ciertos experimentos se ha observado que la aplicación de frió durante dos semanas, junto con la utilización de plantas procedentes de zonas altas dan mejor producción que plantas obtenidas en viveros del área del mediterráneo valenciano.

La floración es el resultado de un complejo equilibrio hormonal en el que influyen un gran numero de factores: frío, fotoperiodo, daos mecánicos, irrigación, disponibilidad de nutrientes, vigor de la planta, etc, sin que pueda decirse que el fotoperiodo sea el más influyente.

En variedades no reincidentes se ha visto que un deshojado tras la recolección puede desencadenar una segunda floración. En general los factores que bajan el crecimiento vegetativo disminuyen la floración.

La formación de estolones se incrementa en condiciones de fotoperíodos largos y altas temperaturas. Además la formación de estos estolones se puede controlar mediante la aplicación de diversas sustancias.

Si se aplica ac. giberelico en días cortos, se consigue incrementar el tamaño de las hojas y de las inflorescencias que ya están formadas, inhibiendo a su vez la formación de nuevas inflorescencias. Si se aplica en las fases de inicio de la vegetación puede dar mayor producción y precocidad, aunque depende en gran medida de las condiciones climáticas de la zona.

La formación de polen se puede ver afectada por determinados factores como días nublados, bajas temperaturas y desordenes en la nutrición.

También mediante la aplicación de determinadas sustancias se puede incidir sobre el crecimiento y maduración del receptáculo, incluso sobre la formación de frutos pantenocárpicos.

Ciclo biológico o agronómico de la fresa y fresón

En el cultivo del fresón se distinguen las siguientes fases:

– Fase A o de reposo vegetativo. Existe poco crecimiento foliar. Las hojas están rojizas y secas. En el mediterráneo se suele dar en noviembre-diciembre.

– Fase B o de iniciación de la actividad vegetativa. Aparecen los primeros brotes turgentes y hojas rudimentarias. En el litoral mediterráneo se produce hacia enero-febrero

– Fase C o botones verdes. Se observan botones florales entre las hojas rudimentarias.

– Fase D o botones blancos. Los botones se ven perfectamente pero aún no han desplegado los pétalos. En el litoral mediterráneo y sin sistemas de forzado se da en los meses de febrero-marzo.

– Fase E o de iniciación de la floración. Estado en que se observan entre 3 y 5 flores abiertas.

– Fase F o plena floración. El 50 % de las flores se encuentran abiertas.

– Fase G o fin de la floración. Se observa el cuajado de los frutos y la caída de los pétalos.

– Fase H o de fructificación. Los frutos verdes se observan perfectamente.

Tradicionalmente el cultivo de la fresa ha sido plurianual, aunque hoy en día la duración del cultivo se establece en un año tras el cual se levanta la cosecha. Al año siguiente se realiza una nueva plantación.

Estas nuevas plantaciones se pueden realizar durante el verano ( mediante la utilización de plantas frigo) o e otoño (utilizando plantas frescas).

Fresa y fresón, taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico

universidadagricola.com

Artículos Relacionados