Fungicidas, la clave para lograr los mejores resultados en trigo

La alta incidencia de los costos directos en la produccion de los cultivos de invierno, fundamentalmente en lo que respecta al valor de los insumos, obliga al productor a ser mas eficiente en la toma de decisiones…

Resultado de imagen para fungicidas trigo

En los actuales sistemas de produccion agricola para alcanzar el maximo potencial de rendimiento y calidad de los cultivos conviene producir incorporando tecnologias que permitan un manejo eficiente de los recursos, optimizando la productividad de los campos y el funcionamiento de la empresa. Para esto se requiere ser altamente eficaz en la toma de decisiones y en la planificacion de las acciones, comenzando, por ejemplo, con un eficiente control de malezas antes de la siembra de cada cultivo y eligiendo correctamente la variedad, densidad y fecha de siembra optima para cada ambiente. Por otro lado, conviene planificar como se manejara la nutricion del cultivo, determinando la dotacion de nutrientes en el suelo y, en base a un rendimiento potencial esperado, programar como se realizara la fertilizacion en cuanto a fuente, momento y dosis. Por ultimo, se recomienda no descuidar el perfil sanitario del cultivo, monitoreando periodicamente cada lote, tomando la decision de realizar medidas de control cada vez que sea necesario.

Resultado de imagen para trigo fungicida

Uno de los puntos clave para alcanzar el potencial de rendimiento del cultivo de trigo, se basa en hacer foco en mantener y cuidar el area foliar, fundamentalmente en las hojas de los estratos superiores que son las que reciben mayor cantidad de luz y de mejor calidad. Estas ultimas (HB, HB-1, HB-2 y HB-3) son las que, ademas de interceptar la mayor cantidad de radiacion solar incidente, tienen las tasas fotosinteticas mas elevadas, cuyo principal destino es el llenado de granos. En estas etapas del cultivo es indispensable el frecuente monitoreo de los lotes, para detectar a tiempo la presencia de plagas (insectos y enfermedades) que puedan dañar el area foliar del cultivo y, por efecto, la produccion y asi poder tomar una correcta decision de manejo.

En aquellos casos en los que se detectan enfermedades foliares y/o condiciones climaticas predisponentes para que se desarrollen, la decision de la estrategia de control se debe basar en sus niveles de incidencia y severidad, relacionados al UDE para cada enfermedad en particular. Por lo tanto, la eleccion del fungicida y el momento de aplicacion seran decisivos para que el rendimiento no sea afectado. Aqui se necesita un fungicida con un amplio espectro de control durante un periodo prolongado del cultivo, y con una relacion costo-beneficio optima que permitira obtener ventajas en la produccion.

Imagen relacionada

En el cultivo de trigo, el período que va desde los 20 días previos a los 10 días posteriores a la floración se denomina crítico del cultivo y es donde se define en gran medida el número de granos por unidad de superficie, principal componente del rendimiento del grano. Según estudios realizados por el INTA, las dos enfermedades foliares más importantes y frecuentes en trigo son la Roya de la Hoja o Roya Anaranjada (Puccinia triticina) y la Mancha Amarilla o Mancha Parda (Drechslera tritici-repentis). La primera merece una mayor atención por su patrón epidemiológico. Este se caracteriza por una elevada tasa de desarrollo bajo condiciones ambientales óptimas (temperaturas medias diarias en torno a 20 – 24ºC, agua libre sobre las hojas por espacios breves de no más de 6 a 8 horas y días luminosos)

La alta producción de esporas le asegura a este patógeno multiplicarse rápidamente sobre cultivos que se manifiestan como altamente susceptibles y generar reinfecciones, característica típica de las enfermedades policíclicas. Por su parte, la mancha amarilla se origina a partir de un patógeno necrótrofico, productor de toxinas y a la vez saprófito, lo que le asegura su multiplicación (durante el ciclo del cultivo) y su sobrevivencia  a expensas de tejidos muertos o restos de cultivos; de ahi su importancia en los sistemas actuales de produccion de siembra directa. Su multiplicacion se da a menor tasa debido a factores intrinsecos del hongo y a las condiciones ambientales optimas, marcadas por una mayor humedad ambiental (al menos 48 horas de mojado por lluvias y/o alta humedad relativa) y temperaturas semejantes a las mencionadas para roya anaranjada.

Como propuesta para la prevencion y control de estas enfermedades, Rotam® ha desarrollado Ykatu®, un fungicida sistemico que combina la accion preventiva y antiesporulante de Azoxistrobina con la accion preventiva, curativa y erradicante de Tebuconazole. Ykatu® penetra rapidamente en la planta, generando un activo movimiento desde los puntos de aplicacion hacia las areas de mayor transpiracion dentro de la planta, reduciendo el riesgo de lavado por lluvias. Ykatu® asegura un amplio espectro de control durante un periodo prolongado del cultivo y reduce el riesgo de reinfeccion y aparicion de cepas resistentes.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados