Incrementa tus rendimientos con CO2: Parte II

Manejo de condiciones ambientales

Los principales factores que se manejan y controlan dentro de un invernadero son temperatura, luminosidad, humedad ambiental y concentracion de CO2. Estos factores son analizados y controlados de forma interdependiente, puesto que cuando se modifica uno de ellos, los otros resultan afectados.

La temperatura generalmente no actua en forma individual, sino que interactua con cantidad de luz absorbida, agua, niveles de CO2 o nutricion. La ventilacion facilita el control de temperatura durante el dia, humedad, intercambio de CO2, y minimiza problemas de enfermedades.

En condiciones optimas de temperatura y luminosidad, fotosintesis y respiracion aumentan siempre que no haya limitaciones de agua, CO2, y absorcion de nutrientes. Si la temperatura es optima y la luminosidad es baja, disminuye la fotosintesis, pero como la respiracion continua o aumenta (consumiendo hidratos de carbono), se producen problemas de crecimiento en el cultivo.

Haciendo referencia al factor de luminosidad, la cantidad de luz que entra al invernadero esta determinada por duracion del dia (geolocalizacion del invernadero), nubosidad y diseño fisico del invernadero. Hay que tomar en cuenta que a mayor latitud existe menor cantidad de horas luz en el año y que los rayos de esta llegan con mayor inclinacion. Ademas los materiales plasticos usados de la cubierta reflejan una fraccion de la luz (aproximadamente del 20 al 30%).

En cuanto a estructura y diseño del invernadero, los techos de forma cilindrica o parabolica captan mejor la luz que los tipo capilla y cuanto mas alta sea la estructura, mejor es la captacion de luz. Ademas, conviene hacer estructuras con postes delgados y con el menor numero posible de ellos, para que no proyecten sombra. La temperatura interna varia en forma directa con las horas de energia radiante y de manera inversa con la altura del invernadero. Por ello se recomienda invernaderos de 4 a 5 m de altura en cumbrera en las regiones calidas, y de 3.5 a 4 metros de altura en regiones templadas o frias.

En terminos de ventilacion, la abertura cenital sirve para expulsar aire caliente del interior, en tanto que las ventilas laterales permiten la entrada de aire del exterior. La circulacion del aire tambien permite la renovacion del CO2 necesario para la fotosintesis, el cual puede bajar drasticamente su concentracion en invernaderos cerrados con cultivos densos y altos.

A la hora de calcular la superficie de ventilacion, hay que tener en cuenta que si se colocan mallas antiafidos la ventilacion se reduce hasta un 80%. Si la abertura cenital es pequeña, es mayor la cantidad de aire caliente que pasa en un minuto y tambien influye el movimiento de aire en el exterior.

En ocasiones, cuando la humedad relativa del invernadero es baja, se cierran las ventilas para aumentar la temperatura interior y hacer que el cultivo genere la humedad necesaria ” esto apoyado por ciclos de riego continuos hasta restablecer la relacion de humedad-temperatura optima.

Enriquecimiento con CO2

La enzima de fijacion de CO2 llamada rubisco basa su actividad en la relacion de concentracion de O2 y CO2 ” al aumentar el CO2 en el ambiente, aumenta la carboxilacion de rubisco. Algunos estudios indican que duplicando la concentracion de CO2 de 330 a 660 ppm, los rendimientos deberian aumentar hasta un 33%, siendo la concentracion optima de CO2 en el invernadero de 700 a 900 ppm.

Experiencias de tomate en Canada han demostrado que el enriquecimiento con CO2 produce trasplantes con mayor peso especifico de la hoja, sin afectar la altura de la planta. Aparentemente, el incremento de CO2 aumenta la translocacion de sacarosa hacia las raices, facilitando la movilizacion de N y componentes de C, promoviendo el desarrollo de primordios radiculares. Varias experiencias tambien indican un aumento de fotosintesis y reduccion de 20-40% en transpiracion, aumentando asi la eficiencia del uso de agua.

En cultivos jovenes y adultos es posible aumentar el rendimiento del 6 al 10% al inyectar entre 350 y 900 ppm de CO2 en el ambiente poco despues del alba y una hora y media antes del ocaso. Esta accion propicia mayor crecimiento de hojas, que beneficia el tamaño de frutos y su contenido de azucar y acido, mejorando sabor y vida de anaquel.

Conclusion

El monitoreo de condiciones ambientales optimas es clave para aumentar la productividad en el invernadero. La cantidad de energia solar recibida por la planta asi como el nivel de CO2 en ambiente son cruciales para el desarrollo del cultivo.

El CO2 es crucial para la respiracion del cultivo formando parte de la fotosintesis ” proceso natural de las plantas para absorber nutrientes y desarrollarse ” pero si el ambiente del invernadero es saturado con CO2, el efecto de absorcion es en sentido negativo. Por ser un elemento esencial para la planta, es necesario que los niveles de este gas se conserven de forma adecuada durante el desarrollo del cultivo.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados