La Acuicultura

La acuicultura consiste en el cultivo (plantas
acuáticas) o cría (peces, crustáceos, moluscos, etc.)
de recursos hidrobiológicos en ambientes acuáticos naturales
o artificiales a fin de obtener una producción más abundante
para consumo local o para fines comerciales. Esta actividad está
en pleno desarrollo en el mundo, tanto en el mar como en ambientes de aguas
dulces.

IMPORTANTE

En el Perú las experiencias existentes se refieren
al cultivo de conchas de abanico en el mar, a la truchicultura
en la Sierra, a la cría de peces amazónicos
en la Selva, a la cría de la tilapia, a la cría
del camarón de Malasia en la Costa norte y en la
Selva, a la cría de langostinos en la Costa norte,
y al cultivo de algas en la Costa. Sin embargo, esta actividad
es de carácter incipiente en el país.

Las posibilidades para el desarrollo de la acuicultura en
nuestro país son muy grandes y puede llegar a ser
un rubro de producción económica muy importante
por las condiciones que ofrece el territorio nacional.


En la acuicultura marina las posibilidades
más concretas se refieren a las conchas y crustáceos.

La cría de conchas, especialmente
la concha de abanico, es una posibilidad para fines de exportación
por los altos precios que se obtienen en los mercados internacionales y
el extenso litoral marino.

La cría de crustáceos, especialmente
langostinos. Esta actividad está concentrada en la Costa norte, cerca
de los manglares. Una amplia extensión de pozas se encuentra en abandono.
Para su construcción se ha destruido los bosques de mangle, lo que
debe ser evitado en el futuro para no comprometer más ese ecosistema
tan productivo en forma natural.

En la sierra se ubican más de 12
000 lagos y lagunas, que ofrecen condiciones concretas para la acuicultura
de especies ictiológicas y algunas otras.

La truchicultura o cría de truchas
ha tenido cierto desarrollo, pero las posibilidades son mayores. En este
caso se deberían aplicar técnicas de la cría en estanques
controlados y en jaulas, para evitar el impacto de la trucha, especie muy
voraz, sobre las especies nativas.

La cría artificial de las ranas de
Junín, muy apreciadas en la Sierra central, es otra posibilidad.
Sin embargo, en este caso se hace necesario desarrollar la tecnología
para la cría en cautiverio.

En la Amazonía la acuicultura tiene
grandes posibilidades de aplicación ante la alta demanda de especies
de peces y moluscos para el consumo humano local. En esta región
se ha pretendido centrar la piscicultura en especies introducidas (tilapia
y carpa) dejando de lado las especies nativas, que ofrecen posibilidades
muy concretas.

Para la piscicultura con especies nativas
de la Amazonía ya se cuenta con la tecnología adecuada. En
la Estación Piscícola de Quistococha (Iquitos), del Instituto
de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP), se ha desarrollado
la tecnología para la reproducción y cría de especies
importantes como la gamitana, el paco, el boquichico y algunas otras. Es
posible obtener hasta 10 t anuales de pescado por hectárea de estanque.

La cría del churo, un caracol acuático,
está en desarrollo y es factible por la facilidad de hacerla en los
ambientes acuáticos artificiales.

La cría del paiche debería
merecer una alta atención por su excelente carne y las posibilidades
de exportación.

Otra alternativa es la acuicultura de peces ornamentales
de creciente demanda entre los coleccionistas y para los acuarios.

EN
CONCLUSIÓN

La acuicultura puede transformarse en una actividad altamente
productiva.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados