La carne debe pegar un salto de calidad y abrir nichos de mercado

Por César Villagra

Referentes del sector pecuario coinciden en que la ganadería paraguaya está en el momento de dar un salto definitivo de calidad y que debe apuntar a los nichos de mercado que le permitan una diferenciación de precios del producto. En este aspecto señalan la necesidad de que el Gobierno entienda la importancia de este negocio en la economía nacional y enfoque un trabajo más agresivo de apertura de mercados.

Germán Ruiz (GR), presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP); Marcos Medina (MM), viceministro de Ganadería; Carlos Pedretti (CP), director de registros de la ARP y presidente del Foro Mercosur de la Carne; Rodolfo Grau (RG), miembro de la comisión técnica y agronegocios de la ARP; Ceferino Méndez (CM), presidente de Braford Paraguay, y Miguel Udagawa (MU), vicepresidente de Brangus Paraguay, analizaron el momento del negocio ganadero y las perspectivas a futuro.

-¿Cuál es la coyuntura del sector ganadero y las proyecciones que se tienen?

Image result for carneGR: Las perspectivas de la ganadería son muy buenas por la gran demanda mundial. Ahora se va presentar una coyuntura más favorable aún por el hecho de que a Brasil se le abren China y EEUU y va dejar abandonados algunos mercados que Paraguay puede abastecer y lograr mejores precios. En este escenario, Rusia si quiere seguir comprando carne, va a tener que aumentar sus precios.

También hay una situación de larga sequía en Australia que hizo que el precio del ganado se dispare y que haya restricciones de exportaciones. A parte de que todos los otros países están aumentando su consumo. Como ejemplo está China, que para el 2023 necesitará 500.000 toneladas más de carne y 12 millones más de bovinos.

-¿Cuáles son las fortalezas del sector ganadero?

CP: Paraguay tiene dos ventajas competitivas muy importantes que han hecho que despegue en producción y exportación de carne. Primero es la asociación público-privada y segundo es la capacidad que tiene Paraguay de producir biomasa, que es la pastura o el alimento del ganado. La ganadería creció a una tasa de 5% anual y va ir creciendo hasta llegar como mínimo a 20 millones de cabezas en el 2020.

A parte de esto, fuimos incorporando genética y mejorando la producción, el tratamiento del ganado y el peso promedio de faena. Con la cantidad de granos que tenemos esto se va potenciar aún más, vamos a producir más ganado y ese ganado va producir más carne. Eso son los ingredientes que hacen que podamos proyectar que el futuro es prometedor. Hay que tener en cuenta que la apertura de nichos de mercado son los que nos va a permitir mejores precios.

RG: Hoy en día estamos aumentando a una taza del 5%, pero no tendrá sustentabilidad en el tiempo sin el cuidado de los recursos. Estamos cuidando ese aspecto para dejar un activo a nuestros hijos. Estoy convencido de que es uno de los negocios más rentables dentro del espectro empresarial y tenemos alta tasa de seguridad.

-¿A qué debe apuntar la cadena de la carne nacional?

MM: Desde del Gobierno, las políticas públicas se centraron en la sanidad animal, que es sin duda la más importante, y desde el punto de vista de mercado se enfocaron en ubicar commodity. Desde el mercado estamos convencidos de que el siguiente paso es apuntar a nichos de mercado y llegar a países en donde podamos posicionarnos claramente con nuestra carne y podamos ser competitivos.

RG: En la visión de futuro estamos abocados a fortalecer el sistema de alianza público-privada. Dentro de este sistema, el éxito que estamos teniendo hoy en el negocio ganadero está basado en la credibilidad porque estamos enviando no solamente carne, sino semen, y ganado en pie. Tenemos que conocer nuestras fortalezas y debilidades. Paraguay está exportando a 4 países el 80% del volumen y es una gran debilidad. Estamos abriendo mercados como la Unión Europea que nos otorga una mayor credibilidad y nos abrirá muchos otros mercados.

-¿Cuáles son los mercados a los cuáles debemos apuntar?

MM: Países como Ecuador, en que estamos en puertas de enviar carne de calidad carne gourmet, que tiene 15 millones de habitantes y 5 millones de turistas al año. Son 20 millones de personas que no estamos atendiendo. También Chile es un país con 18 millones de habitantes y representa el 40% de nuestras exportaciones.

También podrían ser Costa Rica que tiene 6 millones de habitantes y 4 millones de turistas, y Panamá. Es el momento de apuntar a esos mercados en el que podamos entrar a nivel de supermercados y restaurantes con una carne altamente diferenciada.

CP: Si no hacemos nada por diferenciar nuestra carne, vamos a dejar de ingresar unos US$ 3.000 millones para el 2020, por una ausencia de nichos de mercado. Hay mucho dinero en juego y tenemos que tomar las decisiones.

-¿En el tema de inteligencia de mercado qué trabajo se debe hacer?

CP: Paraguay llegó a una plataforma en que tiene que pegar un salto y no puede esperar más. Llegamos a la cantidad de ganado necesaria, tenemos calidad genética y todas las condiciones para crecer, pero necesitamos la otra parte, la otra cara de la moneda que es la comercialización. En esta parte, pedimos al Gobierno hacer un decreto que declare a la cadena de valor de la carne de importancia estratégica y llevemos adelante un trabajo más agresivo de apertura de mercados.

Tenemos carne de primera calidad. Falta que el Gobierno entienda que este es un negocio muy importante para el país y poner toda las energías. Las embajadas tienen que trabajar y formar una inteligencia de mercados. Paraguay aún no sabe que tiene una mina de oro en la carne y tiene que lanzarse como carne gourmet y llegar a los nichos de mercado.

MM: En el contexto de inteligencia de mercado, uno de los ejes es promoción y marketing de la carne a nivel interno y externo. Desde el sector público creemos que se debería replicar el sistema exitoso en sanidad animal y crear una comisión interinstitucional que reciben fondos y que administren para el sistema de inteligencia de mercado y promoción y marketing de la carne a nivel externo e interno. Es el momento y la oportunidad de hacerlo y dar un paso más de la ganadería paraguaya.

RG: Cuando hablamos de inteligencia comercial, las embajadas deben ser los principales promotores y hoy en día los principales promotores son la Asociación Rural del Paraguay (ARP) y la Cámara Paraguaya de Carnes (CPC).
GR: Estamos esperando que suba el precio del ganado para pedir una pequeña tasa para crear un fondo para promoción de la carne.

-¿Cuál es la importancia de las razas que tienen carne con marca?

MU: Hay países en que exportando la misma cantidad de volúmenes, se pueden conseguir precios mucho mayores por la carne diferenciada y pasa por una cuestión de calidad. Desde la Brangus trabajamos con los productores para preparar al ganado y que no tenga barreras y que transcienda las fronteras. Ahora estamos empujando con calidad a nichos de mercado y estamos empujando a las industrias a reconocer esa calidad.

CM: Trabajamos para dar incentivos a los productores. La braford es pionera en tener marca propia. Queremos seguir diferenciando la calidad y que los frigoríficos vayan pagando por esa calidad. En cuanto a las exportaciones de carne, hay que trabajar por una marca país y poner sello a nuestra carne. Todo eso vamos a lograr los productores, estando en sintonía con el Gobierno. Si apuntamos todos al mismo objetivo, nadie nos podrá parar y no tenemos techo.

-¿Cuáles son los proyectos para el mercado interno?

GR: Tenemos que hacer conocer también la calidad de nuestro producto al público paraguayo. Después de la Expo, todos los domingos se va abrir el restaurante del salón social de la ARP y va haber asado de distintas marcas, de manera que la gente vaya conociendo y que las asociaciones de carne con marca vayan haciendo una promoción interna.

El mercado interno tiene muy buen poder adquisitivo. Hay buenas perspectivas y tenemos que apuntar a la excelencia en la parte sanitaria, en la genética, y en la terminación de animales. Tenemos un arma muy importante que es la gran producción de granos que no se estaba aprovechando. Al integrar agricultura con ganadería se terminará mejor los animales y se producirá más volumen de carne.

Artículos Relacionados