La importancia de la materia organica en el suelo

En los ultimos años se escuchan con frecuencia terminos como superpoblacion, contaminacion ambiental o desertificacion, y todos ellos suelen ser considerados como factores responsables, en parte, del agotamiento del planeta.

Este agotamiento se traduce en la perdida continua y constante de la biodiversidad, y en un desgaste cada año de mas hectareas de tierras cultivables. Sin embargo, a pesar de la disminucion de la superficie agricola utilizable, es necesario que el planeta sea capaz de suministrar alimentos suficientes a una poblacion mundial que aumenta continuamente. Se plantea de este modo una situacion paradojica, siendo imprescindible cuidar, preservar y aprovechar al maximo cada metro de superficie agricolamente util, y en este sentido la materia organica puede tener un papel fundamental.

Por materia organica se conocen a una serie de compuestos de estructuras muy diversas, procedentes de la descomposicion total o parcial de celulas animales y/o vegetales, y que influyen directamente en las propiedades fisicas y quimicas del suelo. A pesar de representar un porcentaje muy pequeño del total que conforma el suelo, la presencia de materia organica es imprescindible para la fertilidad de la tierra y el desarrollo de los cultivos.

La presencia de materia organica tiene un efecto importante sobre la capacidad de intercambio cationico del suelo, que podria considerarse como el potencial del mismo para retener e intercambiar nutrientes, influyendo directamente sobre la fertilizacion de los cultivos. Al mismo tiempo actua como tampon de pH en el suelo, evitando degradacion del mismo. Paralelamente, la materia organica evita la disgregacion de las particulas de suelo y disminuye su erosion, mantiene la humedad disponible para los cultivos durante un tiempo superior, y evita oscilaciones importantes de la temperatura, todo ello a la vez que mejora la vida microbiologica, favorece la poblacion de micro y macroorganismos activos y aumenta la biodiversidad.

De manera natural, las tierras de cultivo ya contienen una cierta cantidad de materia organica, pero su porcentaje varia bastante dependiendo del tipo de suelo en cuestion. Sin embargo, en la practica totalidad de los casos la concentracion de materia organica propia del suelo no suele ser suficiente para abastecer en el tiempo a los cultivos implantados en esa superficie, por lo que es muy importante realizar regularmente aportes de abonos organicos procedentes de materiales carbonados de origen animal o vegetal.

Con todo ello, es muy importante concienciar al sector agricola de la importancia de realizar aportes regulares de materia organica en las explotaciones, que se traduciran en una mejora del suelo y en un efecto positivo para la fertilidad de las plantaciones, aumentando la calidad y el rendimiento de las cosechas. Sera posible, de este modo, alcanzar una agricultura mas sostenible, buscando siempre alcanzar el objetivo de producir mas y mejores alimentos para poder atender las cada vez mayores necesidades, a nivel mundial.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados