LA ORQUÍDEA MARIPOSA, UNA BUENA OPCIÓN PARA CULTIVAR EN EL HOGAR

Entre las variedades de orquídeas existentes, una de las más apreciadas y sin duda la más conocidas, es la llamada “orquídea mariposa” o Phalaenopsis. Término botánico que proviene del griego y significa phalaina “mariposa” y opsis “semejanza”.
A diferencia de otras flores, tiene características epífitas, lo que significa que en su mayoría crecen pegadas a los troncos o ramas de árboles.
Su denominación común procede de la semejanza que existe entre el aleteo de las mariposas y luz que irradian sus colores.

Las orquídeas mariposas se encuentran en mayor cantidad en Asia, principalmente en Filipinas e Indonesia, y en el Noroeste de Australia. El género de las orquídeas mariposas contiene unas setenta especies y pródigos híbridos cultivados, que presentan  flores de diversos tamaños y colores. Sus flores duran aproximadamente dos o tres meses y se caracterizan por sus inigualables colores  rosa, rojo y violáceo.
A continuación algunos consejos para tener éxito cultivándolas en su propio hogar.

Cultivo de orquídeas en interiores
El agua
Las orquídeas mariposas o Phalaenopsis crecen principalmente próximas al agua, sin embargo tomando algunas recaudos pueden cultivarse en cualquier casa. Siempre y cuando el encargado de cuidarlas lo haga con mucho amor y siga al pie de la letra estos consejos.
En su hábitat natural, las orquídeas mariposas asumen características epífitas porque crecen sobre la corteza de los árboles. Allí encuentran toda la humedad que necesitan para vivir. En casa es bastante improbable que tengamos un árbol, no obstante, podemos imitar las condiciones naturales para darles a nuestras orquídeas mariposas un espacio apto para disfrutar de su belleza. Así podemos conseguir corteza triturada para que ella se apoye, si humedecemos el sostén de la planta, vamos a lograr la cantidad de agua necesaria para el cultivo de la orquídea. Es muy importante tener en cuenta que el exceso de agua puede hacer que nuestra hermosa mariposa se pudra.
No solo la cantidad es importanteLa calidad asume la misma atención. En casa, hay que regar las orquídeas mariposas con agua de muy buena calidad. Si contiene niveles altos de sales, puede ser contraproducente. Siempre recomendamos utilizar agua destilada o desemineralizada para alimentar a nuestras orquídeas.
La frecuencia del regado también dependerá de la época del año que estemos transitando. Si estamos en verano y hacer mucho calor, lo prudente será bañar las hojas de la orquídea mariposa dos o tres veces por semana. En invierno hay que tener más cuidado, con una vez cada siete días es suficiente. El riego matinal, en todas las estaciones, es el más conveniente porque mantiene húmeda a la planta el resto del día.
La temperatura y la luz
Las orquídeas mariposas crecen naturalmente en zonas cálidas, este factor hace que podamos imitar su hábitat de manera muy simple en nuestros hogares. La temperatura que necesitan para cultivarse oscila entre 15º y 36 º C. Es importante mantenerla cerca del sol, durante el día, a una temperatura de 22º C. Cerca no significa exposición directa, tengamos en cuenta que las orquídeas crecen protegidas por el follaje de otras plantas y árboles.
Una ayuda extraPara que nuestra orquídea mariposa crezca luminosa y fuerte, es aconsejable proveerla de fertilizantes especiales con baja concentración de nutrientes.
Si tenemos en cuenta los datos brindados y además le damos mucho amor, vamos a poder disfrutar de la belleza de la orquídea mariposa sin ningún tipo de inconvenientes en nuestro hogar
El Mundo de las Orquideas > Cuidado de las Orquideas > Como Cultivar Orquideas
universidadagricola.com

Artículos Relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.