La presurizacion del uso del agua para la agricultura

Asegura que se puede poner en marcha un nuevo modelo administrativo del recurso que se ajuste a las necesidades de nuestra sociedad actual.

Hasta este momento la administracion de las aguas, en terminos generales, se realiza a la oferta. Esto significa que en forma administrativa se reparte en cabecera el caudal que en ese momento escurre en el rio. Con ese caudal en cabecera se dotan los canales y a la boca de toma de la finca regada llega la dotacion que supero las perdidas de la red de riego.

En la actualidad, en areas presurizadas, la administracion del agua de riego se realiza a la demanda. Esto significa que la dotacion que llega a las fincas esta de acuerdo con el proyecto de riego de la misma, epoca y laminas de riego necesarias para hortalizas o frutales, tipo de cultivo, manejo de tecnicas propias de cada cultivo como la necesidad de generar estres hidrico en ciertos momentos, para mejorar la calidad del producto, etc.

La presurizacion del recurso destinado al campo requiere la organizacion de un nuevo modelo administrativo que se ajuste a las necesidades de la sociedad actual y compleja, incorporando una serie de cambios tecnicos, administrativos, economicos y legales para que este modelo funcione adecuadamente.

La primera actividad debiera ser la transformacion de la red de riego en tuberias a presion que conduzcan el agua hasta los sectores de consumo. Para producir este cambio sera necesaria la organizacion fisica y administrativa del oasis, separando las areas con gran desnivel topografico para aprovechar las pendientes y generar presion, de aquellas que no poseen pendiente

. Esta situacion traera, como consecuencia, la reformulacion de nuevas zonas de administracion dentro del oasis, como tambien la modificacion de la provision del agua a sectores que se abastecian con otros canales.

Esto requerira la modificacion de los derechos de riego, como tambien la modificacion de la superficie a regar segun los derechos. Esto se da debido a que con el riego presurizado las dotaciones a entregar se reducen a casi a la mitad de lo usado por el riego por superficie.

En las zonas llanas, en donde la pendiente del suelo no permite la generacion de presion, sera necesario organizar el oasis de manera tal de poder construir grandes estanques de acumulacion de agua con plantas de bombeo que generen presion para la conduccion del agua hasta las fincas regadas. Otra alternativa seria la de conducir el agua hasta las fincas por medio de la red de tuberias y que en cada una de ellas se genere la presion para atender el riego. Esta situacion se puede dar en fincas grandes, en donde es posible la construccion de represas de acumulacion del agua.

En fincas pequeñas esto seria imposible y se requeriria nuevamente la construccion de estanques comunitarios. Esta situacion generaria varios problemas, entre ellos se puede comentar el incremento del consumo de energia electrica con un aumento de la demanda, la modificacion de la estructura del oasis, la importancia de la aplicacion de la Ley de Uso del Suelo para poder sectorizar la zona de riego de la zona urbana e industrial, como tambien la imposibilidad de fraccionamiento de las tierras con aptitud agricola para evitar que las areas presurizadas dejen de ser sectores de abastecimiento normal y se produzcan colapsos en los equipos de presurizacion.

Esta transformacion del uso del agua requerira la necesidad de la reorganizacion de la administracion del manejo del recurso a nivel de la cuenca, por parte de los usuarios. Entre estas modificaciones se pueden mencionar las tres mas importantes. La primera, la necesidad de incorporar en el manejo de la nueva area de riego a tecnicos que puedan controlar equipos de bombeo, consumos electricos, laminas a entregar en fincas, balances hidricos entre la demanda y la oferta. Esto terminara con la presencia del inspector y el tomero, que en la actualidad son los responsables del manejo y mantenimiento de la red de tierra y de la apertura y cierre de compuertas.

Sera necesaria la organizacion de empresas de servicios a nivel de cuenca, administradas por los usuarios con capacidad de manejo del recurso, abastecimiento de todos los servicios y tambien la de generar politicas de inversion para el mantenimiento y mejora de la red y el ambiente.

Esto determinara la necesidad de vincular a los bancos como apoyo a la administracion y a la necesidad de credito tanto nacional como internacional para poder manejar, modificar o emprender nuevos proyectos dentro de su area de influencia.

La tercera y mas compleja sera la de organizar un ambito de responsabilidades a cumplir por esta empresa para poder recaudar el dinero necesario para un normal desempeño de sus funciones.

Por otra parte, sera muy importante la elaboracion de las pautas de este plan de politica hidrica para definir como y en que proporcion los diferentes sectores de la sociedad deberan participar en la amortizacion economica de la gran inversion necesaria para la transformacion de la oferta presurizada del agua, como las ciudades, los pueblos, el sector industrial, la agricultura.

Ademas, cuales seran las politicas necesarias a implementar para amortizar esta gran inversion, teniendo en consideracion que los beneficios no solo alcanzaran a la agricultura, con un riego mas eficiente, sino tambien al sector urbano, ambiental e industrial.

En este sentido es interesante señalar que en las ultimas decadas se dieron grandes pasos adelante en la politica de modernizar la administracion. Por ello seria necesario recordar que en la decada de los ochenta se produjo la unificacion de los organismos de usuarios y con ello su autosuficiencia financiera.

Años mas tarde se organizaron a nivel de oasis las asociaciones de usuarios, con lo que mejoro la administracion del agua a nivel de la red secundaria. Por ultimo, en la misma decada se organizaron los Consejos de Cuenca, con lo que se mejoro la evaluacion de la distribucion del recurso en el oasis.

Con este proceso de actualizacion solo quedaria la etapa de la organizacion de las empresas de servicios a nivel de la cuenca para poder ingresar en un periodo moderno de la administracion, con poder de inversion y con la posibilidad de manejar el recurso hidrico para todos los usos.

AUTOR: Jorge Chambouleyron Ingeniero agronomo y ex superintendente del DGI

FUENTE: losandes.com.ar

universidadagricola.com

Artículos Relacionados