Lesiones podales en las hembras y su impacto sobre la productividad de la granja

Es frecuente observar en las granjas porcinas una tasa alta de descarte de hembras en su 2do parto o bien en las etapas mas productivas de sus vida.   

Se ha establecido que una hembra en producción necesita cubrir  tres partos para lograr a su vez cubrir los costos de reemplazo, ello sin duda, nos lleva a pensar que al descartar hembras de 2 o 3 partos, estamos eliminando hembras que aun les falta amortizar la inversión que sobre ellas se ha realizado, por lo que esto se reflejara de una manera negativa en la parte financiera de la granja,  en un aumento de la tasa de reemplazos, y en una distorsión de la población censal.

De acuerdo a muchos investigadores, son los problemas de locomoción los que influyen considerablemente en la tasa de descarte, primordialmente lesiones a nivel de pezuñas.

De acuerdo a Rotschild and Christian  1988; Serenius y cols 2001; se ha determinado que el estado y la conformación de las pezuñas tienen una heredabilidad media (por encima de 0,15 en la mayoría de ellos, alcanzando valores máximos de 0,47) estando esta medida asociado con la longevidad de las cerdas.

Estudios realizados establecen altos  descartes,  en cerdas de menos de 3 partos por problemas de casco y fallas reproductivas, mientras que las hembras de 6to parto son descartadas mas por edad y desempeño.

Estudios realizados  por el Dr. Antonio Saballo y cols, en granjas de la Región Centro Occidental de Venezuela, sobre Descarte de cerdas, (1996-2002) llegó a la siguiente conclusión:

% de descarte Paridades afectadas
Reproducción 41,3 0-1-2
Locomoción 18,5 1-7-8
Edad 17,9 > 6
Producción 10,5 3 a 5
Enfermedad 6,6
Muerte                                       5,2

El Dr. Saballo establece en su estudio que el mayor índice de descarte se debe a problemas reproductivos, ocupando las afecciones por locomoción un segundo nivel.

Durante el año 2005- 2006, se evaluaron un total de  800 hembras en gestación y lactancia, en algunas granjas del centro de Venezuela y Los Andes, pudiéndose observar que la causa que mas incidió sobre el descarte de las hembras en esas granjas fue el aspecto Locomoción.

Porcentaje de descarte
Locomoción 27,3
Reproducción 25,2
Edad avanzada 23,9
Enfermedad 18,74
Muerte 4,86

Fuente: Laurentin Hernán (2006): Análisis de desecho Pigchamp años 2005-2006

En dicha investigación se pudo determinar que el porcentaje de hembras eliminadas por parto , fue el siguiente:

Parto Porcentaje de descarte
0 15.11
1 22.18
2 18.97
3 a 6 40.83
> 7 2.89

 

La tasa de descarte se sitúa en un 56.26% entre la nulípara y las hembras de segundo parto.

Es de hacer notar que en las granjas evaluadas, se observó mucha humedad en la zona de gestación, y las hembras siempre permanecían en jaulas, con pisos de cemento o plástico

En estudios realizados por Sulbaran y cols (2007) en la Facultad de Agronomía de la  U.C.V, para evaluar los daños pódales en cerdas gestantes y lactantes alojadas en cuatro tipos de instalaciones, donde se compararon los pisos de concreto, jaulas con pisos solidos, cama profunda y hembras alojadas en campo, llegaron a la conclusión de que los corrales con piso de concreto y las jaulas de piso sólido, presentaron mayor incidencia de problemas pódales, a diferencia de las cerdas mantenidas en cama profunda o a campo

De todas estas investigaciones realizadas en diferentes zonas de nuestro país, y países extranjeros, podemos enfocar nuestra atención hacia dos elementos importantes

  1. Tipo de suelo que se usa en nuestras granjas porcinas:

Para nadie es desconocido que suelos mal trabajados, es decir pisos abrasivos, o pisos demasiado lisos, acarrean problemas locomotores o lesiones pódales.

Si a este tipo de piso se le suma alta humedad, se produce  un reblandecimiento del casco, predisponiendo al cerdo a sufrir, lesiones a nivel del talón o de la línea blanca de la pezuña.

2. Descarte prematuro:

La idea que debemos tener es mantener a las hembras reproductoras hasta que se hagan hipoproductivas en su desempeño al compararlas con los parámetros productivos de la granja, para proceder a su eliminación.

Para mantener esas hembras dentro del rebaño reproductor se hace necesario mantener buenos  planes de manejo, ajustados  planes de alimentación cónsonos  con la genética que está en la granja, buen desempeño reproductivos, perfecto estado de salud, condición corporal 2.5 a 3 e instalaciones con buen mantenimiento evitando los pisos resbaladizos o abrasivos.

De acuerdo a Mark Wilson de Zimpro Co, existen factores muy bien identificados que impactan en la salud de las pezuñas de los cerdos, ellos son:

Micronutrientes.

Nutrición.

Genética.

Manejo.

Ambiente.

Mike  Wilson(1993), al hacer referencia del numero de hembras descartadas en Ontario, Canadá, manifiesta que del 10 al 15% de las hembras descartadas de un rebaño son debido a problemas pódales.

Penny (1993) en Inglaterra, manifiesta que  las lesiones podales es la segunda de las tres mas importantes razones para el descarte en hembras reproductoras, siendo la razón numero uno en algunos rebaños.

Kirk y cols (2005), determinaron que el 72% de las hembras  descartadas en Dinamarca se debió a problemas podales.

Los problemas locomotores acarrean una disminución en el consumo de alimento, lo cual se refleja en el rendimiento de la hembra y la eficiencia reproductiva, lo que al final provoca el descarte de dicha hembra.

Pero aparte de ser los problemas de locomoción una variable que incide de manera considerable en el descarte prematuro de las hembras de la granja, es necesario resaltar que esas afecciones locomotoras, tienen un alto impacto en el campo Reproductivo de la hembra(Mark Wilson y Ferry Ward 2008), manifiestan estos investigadores que siendo los trastornos de reproducción el factor de descarte precoz de las cerdas (Stalder y cols, 2004), ello es una consecuencia obvia del trastorno de locomoción y del dolor debido a la inflamación de las pezuñas  impactando esta situación en una reducción del consumo de alimento, añadiendo, que si una hembra joven no come bien, generalmente presenta peor rendimiento productivo.

Es lamentable que en nuestro país los productores, no le den la importancia que realmente se merecen las afecciones del aparato locomotor y en especial cuidar de la salud de los cascos de los reproductores .

Una salud deficiente en los miembros de las hembras gestante y lactantes causa perdidas hasta ahora no calculadas, en nuestro país, esas perdidas son debido a la alta tasa de reemplazos y al descarte de hembras en su momento optimo de producción.

La solución a estos problemas tal como los plantea Mark Wilson de Zimpro Co, se basa en micronutrientes tales como el Zinc y la Biotina, que actúan en la formación del Tejido queratinoso y en las Enzimas que forman la Queratina.

El Zinc, participa en la formación de la proteína que actúa en el proceso de queratinización de la pared del casco, y en la salud del corion.

El Cobre, participa en el refuerzo de la pared del casco y en la línea de colágeno, y en la salud del Tejido conjuntivo y la línea blanca.

El Manganeso, entra en la formación del cartílago, componente clave del Tejido conjuntivo del casco, en las articulaciones, tendones y densidad ósea.

El Zinc, Cobre y Biotina, intervienen en la formación y elasticidad de la suela y de la pared del casco (Zimpro,Co, 2008).

En conclusión podemos manifestar, que es hora que pongamos atención a la salud de los cascos de las hembras de las granjas, pues es allí donde se esconden muchos problemas de los cuales podemos enumerar unos pocos:

Baja condición corporal.

Bajo rendimiento reproductivo,

Mayor intervalo destete celo,

Distorsión de la población censal.

Mayor índice de aplastamientos en maternidad,

Bajo consumo de agua,

Frecuentes apariciones de cistitis,

Bajo consumo de alimento.

Baja producción de leche.

Alta tasa de mortalidad predestete.

Bajo numero de cerdos destetados/madre/año

Bajo peso de los lechones al destete.

Bajo numero de lechones en el segundo parto

Alta tasa de descarte

Bajo numero de partos/madre/año.

Conociendo todos los efectos que causan las lesiones pódales, es necesario que pidamos a nuestro nutricionista, unas raciones con los niveles de minerales, vitaminas y aminoácidos necesarios, que haciendo sinergia con adecuadas instalaciones, buenos planes de alimentación y una genética que pueda mostrar su capacidad para lo que fue concebida, se puedan superar todos los escollos que traería aparejado un descuido en la salud de los cascos de las hembras Gestantes y Lactantes de la granja.

 

 

Médico Veterinario Hernán José Laurentin R.

universidadagricola.com