Los helechos como plantas ornamentales

Junto con las orquídeas, cactáceas y bonsáis, los helechos constituyen uno de los principales grupos de plantas ornamentales. A pesar de carecer de flores, tienen una inmensa belleza debido a una gran diversidad de formas, tamaños y tonalidades. Sin embargo, este hecho ha provocado que algunas poblaciones naturales de helechos, como es el caso de los arborescentes, se vean amenazadas o en peligro de desaparecer, ya que el comercio ilegal ha impulsado su sobreexplotación

¿Qué son los helechos? Además de saber que son especies muy bellas, razón por la cual son utilizadas como adorno, es preciso conocer un poco sobre su morfología, clasificación y evolución para poder contestar la pregunta.

El grupo de los helechos comprende a las plantas vasculares que se reproducen principalmente por medio de esporas; además, sus raíces adventicias o laterales se originan de la endodermis, sus células sexuales masculinas (anterozoides) tienen de 30 a 1 000 flagelos –conocidos como undulipodios– y, finalmente, presentan el tejido vascular primario en forma de “collar” en los tallos. Esta última característica es la que se toma en cuenta para que actualmente este grupo sea conocido también como Monilofitas, término derivado del latín monile, cuyo significado es “collar”.

El ciclo de vida de los helechos se caracteriza por presentar dos fases: una es el gametofito, que es haploide y sexual; la otra es el esporofito, que es diploide y asexual. La primera consiste en un conjunto de etapas que van desde la formación de las esporas, que son producto de la meiosis, hasta las células sexuales maduras. Esta fase está caracterizada por una planta muy pequeña que tiene diferentes formas, puede medir unas cuantas micras y desarrollarse dentro de las esporas (como es el caso de los helechos heterospóricos) o medir desde unos pocos milímetros hasta alrededor de uno a dos centímetros y desarrollarse fuera de las esporas (como ocurre en los helechos homospóricos).

La segunda fase inicia con la formación del embrión a través de la fecundación, hasta la formación de las esporas, las cuales van a pasar por meiosis. Esta fase está representada por la planta que vemos a simple vista, la cual puede medir desde unos cuantos centímetros (como es el caso del helecho más pequeño del mundo y que pertenece al género Azolla) hasta varios metros (como son los helechos arborescentes).

Puedes descargar el Manual “Helechos como plantas ornamentales” desde el siguiente enlace:

http://universidadagricola.com/wp-content/uploads/2018/05/Los-helechos-como-plantas-ornamentales.pdf

Artículos Relacionados