Los recursos humanos y las empresas agrícolas

En la actualidad, las empresas buscan obtener crecimiento, productividad y competitividad, fundamentándose en la gestión de sus recursos humanos. Las empresas agrícolas, se orientan hacia sistemas de gestión que les permitan evolucionar en el tiempo, en crecimiento y perdurabilidad. Por tanto, los recursos humanos serán estratégicos, al permitir marcar la diferencia, manejándose en ambientes altamente competitivos, agregándole valor y su gestión será medida a través de los resultados financieros obtenidos.

 En el manejo de las empresas agrícolas pueden presentarse dificultades, en la estructura organizacional, fallas en la comunicación asertiva entre empleados y empleador, personal sin capacitación en el área de recursos humanos, asignación de tareas no acordes con el manual de cargos, selección del persona sin tomar en cuenta el perfil de cargos, el clima laboral que puede abarcar de un clima autoritario explotador a uno autoritario paternalista, generando inconvenientes en el progreso de la empresa.

En este sentido, el modelo iceberg (Fig. 1), muestra que toda empresa presenta elementos observables y no observables, que pueden conllevar al éxito o a dificultades en la productividad y competitividad de no ser tomados en cuenta. En este contexto, el manejo inadecuado de los recursos humanos, el desconocimiento ya sea en la selección del personal, el manejo de la empresa, el desempeño, la capacitación, todo ello requiere un proceso de cambio, que conlleve a una revisión de  la gestión de los recursos humanos, para permitir realizar practicas enriquecedoras que conlleven a empresas agrícolas exitosas.

 

Fig. 1. Modelo Iceberg

Cabe destacar, que el personal de recursos humanos, deberá contar con tres componentes esenciales: interés en el personal y en la productividad, tanto la empresa agrícola como el trabajador deben recibir los beneficios de una administración de personal exitosa. El conocimiento en el  manejo de los recursos humanos, es otro de los componentes fundamentales ya que es necesario conocer la capacidad y motivación de los empleados, para lograr un mejor desempeño.

Por ultimo, las acciones intencionadas impulsivas o demasiado precavidas pueden aumentar las dificultades generadas por el personal, deberá  establecerse un plan programado, en otros casos agregar métodos que permitan evaluar el progreso de las metas establecidas. El manejo inadecuado del personal de recursos humanos, puede causar perdidas en las ganancias a largo plazo.

 

 Las empresas agrícolas deberán realizar las transformaciones pertinentes para competir en mercados cada vez más globalizados. Existen fuerzas internas y externas (Fig. 2)  que impulsan el cambio, las fuerzas externas son aquellas ajenas a la empresa que tienen un fuerte impacto en el desarrollo, pueden ser culturales, educativas, sociales, económicas, ecológicas, tecnológicas, políticas-legales, la presión de la competencia, los cambios tecnológicos.

Las fuerzas internas son las que provienen de la empresa, se originan  del análisis del comportamiento de la organización, se presentan como alternativa de soluciones y constituyen el equilibrio, creando la necesidad de transformación estructural, entre ellas tenemos: cambios en la actitud del trabajador, una creciente insatisfacción en el empleado puede provocar un incremento del absentismo, abandono ó una baja productividad. Otros factores importantes son: las políticas internas, la estructura de la organización, los objetivos y metas, las iniciativas de calidad, la holgura en los recursos, el conocimiento, entre otros.

 

Fig. 2 .Fuerzas que influyen en el cambio organizacional

Resulta necesario, realizar cambios y transformaciones en los procesos productivos de la empresa, con nuevas estrategias de gestión en la planificación organización, capacitación y desarrollo de sus trabajadores, de mejoras continuas, potenciando sus procesos creativos e intelectuales, para que genere aportes y soluciones en las situaciones que disminuyen la calidad y producción en la empresa. Asimismo, transformar los recursos humanos en un equipo de alto desempeño, con  innovaciones, aportes, soluciones, motivados al éxito de la empresa.

En consecuencia, la transformación de los procesos productivos y organizacionales debe ir de la mano con la transformación de las relaciones laborales que aportará en la competitividad del individuo, en el desarrollo sostenido de la empresa y el trabajador. Todo esto, esta estrechamente vinculados con los recursos humanos, contar con profesionales especializados, adecuadas relaciones laborales, trabajadores motivados, en continuo desarrollo profesional, optimizarán tanto el empeño laboral como la eficiencia y  productividad de la empresa agrícola.

Por lo tanto, trabajadores con alto sentido de logro, poder y pertenencia como motivación, son trabajadores exitosos y conducirán las empresas hacia el éxito. Para finalizar las empresas agrícolas deben enfrentar numerosos desafíos en mercados altamente globales y competitivos, donde la única herramienta con la que cuentan, los define y marca la diferencia son sus recursos humanos, posibilitando crear nuevos paradigmas a través del desarrollo personal para el logro del mejoramiento continuo y sostenido de la empresa agrícola.

Ing. Agrónomo, Licenciada en  Psicología Aura Chávez

universidadagricola.com