Mallas anti-insectos que mejoran la ventilacion en los invernaderos

Para evitar plagas dentro de los invernaderos se instalan mallas antinsectos que en muchos casos empeoran la ventilacion en su interior. Investigadores españoles han determinado en un estudio la porosidad, el diametro y la tension que deben tener los hilos de las mallas contra insectos para la correcta circulacion del aire en los cultivos de invernadero, lo que repercute directamente en su productividad.Investigadores del Centro de Investigacion en Agrosistemas Intensivos Mediterraneos y Biotecnologia Agroalimentaria de la Universidad de Almeria (CIAIMBITAL) han realizado un estudio que proporciona nuevos datos sobre el efecto que las caracteristicas aerodinamicas de las mallas anti-insectos tienen en el microclima de los invernaderos.

En el, recomiendan utilizar aquellas que sean de gran porosidad, pero que esten confeccionadas con un elevado numero de hilos de pequeño diametro. De esta manera, las mallas garantizan el efecto de barrera fisica al paso de insectos al tiempo que permiten la circulacion optima del aire en el interior del invernadero.

Las mallas antinsectos tienen una influencia negativa en la ventilacion del invernadero, ya que representan un obstaculo que dificulta la circulacion del aire

Los resultados de este trabajo, publicados en la revista Sensors, explican como, ademas de a la porosidad, el diametro de los hilos que conforman la malla y la tension de los mismos, causan variaciones importantes en la caida de la presion del aire.

“Los invernaderos de zonas calidas no disponen de la superficie de aireacion necesaria para asegurar una correcta circulacion del aire bajo condiciones climaticas de vientos debiles y elevadas temperaturas. Actualmente, el valor medio de la superficie de ventilacion disponible en los invernaderos de Almeria es del 14,4%, muy lejos de los valores recomendados”, explica Diego L. Valera, investigador de la Universidad de Almeria.

Las mallas antinsectos constituyen el metodo fisico de proteccion de cultivos que mas se ha extendido en los ultimos años en los invernaderos y su eficacia en el control de plagas esta probada. Sin embargo, tienen una influencia negativa en la ventilacion del invernadero, ya que representan un obstaculo que dificulta la circulacion del aire. De ahi que, ademas de evaluar la eficacia de las mallas como metodo de proteccion, haya sido necesario analizar tambien la resistencia que ofrecen al flujo de aire.

“Debido a que son materiales que dificultan la ventilacion, provocan que en primavera-verano suba mucho la temperatura en el interior de los invernaderos, mientras que en otoño-invierno hacen que se eleve en exceso la humedad”, afirma Valera.

El grupo de investigacion Ingenieria Rural de la Universidad de Almeria ha comparado el efecto de tres mallas con diferentes caracteristicas geometricas y comportamiento aerodinamico. Para ello, han realizado ensayos en tuneles de viento donde han forzado el paso de una corriente de aire a traves de ellas, lo que les ha permitido obtener datos de la caida de presion en funcion tanto de la velocidad del aire como de la densidad y porosidad del hilo.

Asi, han puesto de manifiesto y cuantificado el efecto de cada elemento que define la malla para calcular la tasa de ventilacion del invernadero y su clima. Ademas, han realizado ensayos durante las ultimas campañas agricolas en invernaderos de la Fundacion Finca Experimental Universidad de Almeria–ANECOOP; analizando la dinamica poblacional de los insectos y el microclima generado por cada tipo de malla.

“Hemos comprobado como mallas en teoria muy similares, con parecidas porosidades, provocan efectos muy distintos en el clima de los invernaderos y en su eficacia como barrera fisica al paso de los insectos. Por ello, en este trabajo se proponen nuevos metodos de calculo del efecto de las mallas”, comenta el investigador de la Universidad de Almeria.

El espesor de la malla influye

Tradicionalmente, la porosidad era el parametro que se consideraba determinante a la hora de condicionar el flujo de ventilacion y el microclima de efecto invernadero (temperatura y humedad). Sin embargo, los investigadores almerienses han comprobado que tambien el mayor grosor o espesor de la malla puede estar asociado con la caida de presion. En el estudio se detalla como una optima confeccion de la malla debe permitir que los poros sean muy numerosos y homogeneos, para garantizar el efecto de barrera fisica al paso de insectos.

Una optima confeccion de la malla debe permitir que los poros sean muy numerosos y homogeneos para garantizar el efecto de barrera fisica al paso de insectos

“Las mallas antinsectos afectan negativamente a la tasa de ventilacion, disminuyendola drasticamente, por lo que es necesario su correcto diseño y optimacion”, asegura Valera. El investigador explica que conseguir una mejor ventilacion natural tiene una repercusion directa en la capacidad productiva de la gran mayoria de invernaderos, lo que a su vez favorece la eficiencia energetica y ambiental. “Reduce el consumo de energia y la generacion de contaminantes por kilogramos de fruto producido, haciendo a los invernaderos mas competitivos y sostenibles”, subraya el experto.

De hecho, el grupo de Ingenieria Rural –que lleva mas de 20 años trabajando en el desarrollo de tecnologia de invernaderos– ya demostro en otro estudio que por cada 1% de superficie de ventilacion que se lograra aumentar en los invernaderos se podian conseguir incrementos en la productividad del cultivo de tomate de entre el 0,9% y el 1,1%.

Actualmente, en CIAIMBITAL el equipo de Diego L. Valera tambien desarrolla nuevos materiales mediante nanotecnologia que mejoran la ventilacion, evitando el taponamiento de los poros de las mallas por la suciedad; y que simultaneamente actuan como repelente de insectos perjudiciales, mediante la incorporacion de sustancias de origen natural.

El fin ultimo de esta investigacion es la identificacion y puesta a disposicion de los agricultores de aquellos diseños de mallas cuyas caracteristicas favorezcan la ventilacion y, como consecuencia de ello, tambien la produccion.

 

universidadagricola.com

Artículos Relacionados