Mantener la calidad en el cultivo de Garbanzos

El cultivo de garbanzo estuvo presente en el XIII Encuentro Nacional de Monitoreo de Plagas, Malezas y Enfermedades, realizado en Cordoba…

En el ambito del XIII Encuentro Nacional de Monitoreo de Plagas, Malezas y Enfermedades que se llevo a cabo en la ciudad de Cordoba el 28 y 29 de junio pasado, los Ingenieros Marcelo Carmona (MSc), titular de la catedra de Fitopatologia de la FAUBA y Adrian Poletti, asesor privado, de Incrementar Consultoria Agropecuaria, abordaron los desafios del cultivo de garbanzo, especialidad que tomo una gran importancia a nivel regional. Ambos se enfocaron en la incidencia de enfermedades en el cultivo y como condicionan la productividad y la calidad cosechada.

A nivel mundial, la produccion y el consumo de garbanzos (Cicer arietinum L), ronda once millones de toneladas, diez de las cuales pertenecen al tipo Desi y un millon al tipo Kabuli. Los primeros, en general, no agregan valor por calidad y se consumen procesados, mientras que los segundos agregan calidad por aspecto y calidad, ademas de ser consumidos como grano, sin alteraciones industriales. India es el principal pais productor de garbanzo del tipo Desi (65%), seguido por Pakistan (25%) y Australia (15%), siendo este ultimo pais el principal exportador mundial. Por su parte India, Turquia junto con Argentina, Canada, Mexico y Estados Unidos son los principales productores del tipo Kabuli, siendo nuestro pais uno de los principales exportadores mundiales y Mexico, el referente en calidad de este tipo de producto.

El cultivo crecio significativamente en la Argentina durante los ultimos años. Cordoba, Salta, Jujuy, Tucuman, Santiago del Estero, Catamarca Santa Fe y Buenos Aires conforman la matriz productiva del garbanzo, donde el area del norte de la provincia de Cordoba y el NOA significan el 95% de la produccion total del pais.

Entre las limitantes de la produccion de esta leguminosa aparecen mas de 25 enfermedades que la afectan, entre ellas, la “rabia” del garbanzo causada por el hongo Ascochyta rabiei, que es la mas destructiva. Puede literalmente destruir en forma completa cultivos de garbanzo cuando las condiciones ambientales son favorables para el desarrollo epidemico de la enfermedad. Ocasiona daños graves afectando la cantidad y calidad de granos y semillas; al tiempo que las perdidas pueden alcanzar el 100% y se ha registrado en 34 paises.

Los principales daños estan asociados a la necrosis de tejidos (manchas) en los tallos y en las ramas, que al alterar la circulacion de agua y nutrientes termina ocasionando la muerte de la planta en forma prematura. Cuando la infeccion ocurre en forma tardia (vainas ya formadas), no solo puede ocasionar perdida de rendimiento (falta de desarrollo o menor tamaño de los granos), sino que afecta la calidad por su capacidad de infectar los granos y las semillas.

En la Argentina esta enfermedad fue introducida con semillas infectadas, al no haberse abordado adecuadamente los aspectos tecnicos, principalmente los relacionados con la sanidad. El hecho de que la enfermedad se haya detectado en tres provincias (Cordoba, Santa Fe y Buenos Aires) denota que la problematica ya esta instalada en el pais. La introduccion de este patogeno seguramente fue a traves de las semillas, ya que la diseminacion a larga distancia solo ocurre por esta via. Eso sucedio con A. rabiei en otros paises como Australia (1993), Iran (1968), Canada (1974) y Estados Unidos (1983). Haberla detectado implica que, en adelante, sera imperativo cambiar rotundamente el enfoque de manejo sanitario del cultivo.

Las principales estrategias de control de la enfermedad, que deben utilizarse de manera combinada para lograr un manejo integrado, se basan en:

* Capacitacion y asesoramiento por tecnicos idoneos.

* Seleccion de variedades con la mayor resistencia disponible frente a Ascochyta, mas adecuada a cada region.

* Uso de semilla sana (extremadamente importante).

* Rotacion de por lo menos 2 años con cultivos no leguminosos.

* Practicas culturales adecuadas (fecha y densidad de siembra, nutricion balanceada, etc).

* Monitoreo por profesionales capacitados.

* Uso eficiente de fungicidas aplicados en el momento correcto.

* Equipo de aspersion calibrado para cada aplicacion.

En los ultimos diez años, Argentina paso de ser un origen de volumenes marginales a uno de los principales exportadores mundiales de garbanzo tipo Kabuli. Para mantener esta categoria internacional y disponer de una calidad referente a nivel internacional, es necesario trabajar en el control de enfermedades del cultivo, que den tanto estabilidad en la calidad cosechada como productiva, de manera que las cuantiosas inversiones que se estan realizando en el sector tengan la sustentabilidad necesaria a lo largo de los años.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados