Medidas alternativas a la calefaccion en avicultura

La reduccion de costes y la eficiencia de la calefaccion son temas prioritarios en la produccion avicola, ya que el consumo energetico es uno de los apartados economicos mas influyentes sobre los costes totales. Este coste tiene una gran variacion dependiendo de la epoca del año, aislamiento, sistemas de distribucion y recuperacion del calor y, como no puede ser de otra forma, de la ubicacion y orientacion de la nave, caracteristicas estas que no siempre podemos influir por las condiciones de la finca.

De forma mayoritaria las granjas consumen gas propano en primer lugar y en menor medida gasoil y biomasa. Evidentemente el coste del gas propano tiene por ello una importancia en el coste energetico de la cria de pollos y otras producciones avicolas.

Para reducir esta factura tan importante en el coste es necesario que vayan acompañadas de una serie de medidas, algunas de ellas sencillas pero que  sobretodo que aporten rentabilidad economica. Muchas son las ideas ingeniosas que podemos encontrar por internet, pero no siempre utiles y generalmente poco operativas en naves que estan a pleno funcionamiento.

Basicamente las podemos agrupar en:

*             Disminucion y recuperacion de las perdidas de calor de la nave

*             Precalentamiento del aire exterior que va a entrar al interior de la nave

*             Mejora de la distribucion del calor interno

En el primer grupo encontramos la ya consabida pero no por ello de poca importancia, el aislamiento de la nave, sobre todo del techo, que es el lugar por donde perderemos gran parte de la temperatura interna de la nave. No tiene sentido aumentar la potencia del sistema para aportar mas calor si este se pierde de forma indiscriminada por el techo. Ya se pierde suficiente calor con la ventilacion para que encima le sumemos otros.

Hay diseños en los que se aprovecha las perdidas de calor del techo para calentar el aire que entra e la renovacion de la nave, muy eficientes sobre el papel, pero generalmente poco practicos en el sistema de naves que se utiliza actualmente.

 La utilizacion de mantas termicas, es decir, cubrir previamente el suelo con una capa que ejerza poder aislante y posteriormente hacer la cama con el material usual, permite disminuir las perdidas por el suelo, que en animales que viven encima de el tiene gran importancia.

Para precalentar el aire se estan utilizando actualmente sistemas de recuperadores de calor, muy evolucionados y altamente eficientes que no son en si mismos sistemas de calefaccion, sino un apoyo para ellos. En los primeros modelos se conseguian eficiencias alrededor del 50% pero actualmente ya se superan sobradamente y en naves de nueva instalacion ya se diseñan especificamente para trabajar en conjunto con la calefaccion, reduciendo el coste energetico de forma importante. Se calcula que reduce el coste energetico en un 35% y el retorno de la inversion puede flucturar entre los 5 y 8 años, dependiendo del sistema utilizado y la sincronizacion con la calefaccion y ordenador de control ambiental.

La mejora de la distribucion afecta directamente al sistema instalado y su reparto de la potencia calorifuga al interior de la nave. En ocasiones puede llegar a ser indicado instalar sistemas de movimiento de aire que oblige a descender el calor y rompa la estratificacion de la temperatura en la nave.

La utilizacion de falsos techos temporales a base de paneles de papel enrollables pueden tener su justificacion en naves viejas con grandes perdidas de temperatura por el techo, pero hay que tener en cuenta que reducimos el volumen de aire, por tanto la ventilacion se tiene que ajustar para evitar concentraciones de gases nocivos para la salud de los animales.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados