Mejora la nutricion de tus tomates

Steven Bogash, un experto en el area de nutricion de tomates, presento recientemente unas tecnicas y estrategias para mejorar la distribucion de nutrientes en cultivos de tomate, durante el Congreso de produccion y mercadeo de hortalizas en Ohio (EUA). Esperamos que estas practicas sencillas te ayuden a incrementar la salud, y rendimiento de tus plantas, asi como calidad y sabor del fruto.

El tomate es uno de los cultivos mas susceptibles a enfermedades fisiologicas, debido a su piel fina y otros elementos estructurales unicos del fruto. Por eso, tienes que tomar ciertas medidas especificas para asegurar la salud de la planta desde la siembra hasta la cosecha. Algunos problemas y enfermedades del tomate que menciono Bogash en su presentacion fueron: pudricion apical (blossom end rot), amarillamiento de hombros (yellow shoulder), maduracion desigual, y la formacion de grietas radiales. Segun el experto, es posible evitar estos problemas por medio de un control de los siguientes aspectos de produccion:

pH: El nivel de pH en el suelo afecta en gran medida a la disponibilidad de nutrientes para la planta. Un pH de 7 se considera neutral, y los tomates crecen mejor entre un pH de 6.2 y 6.5. El pH esta medido por una escala logaritmica; esto significa que un pH de 7.2 es mucho mayor que un pH de 6.5, que es casi una diferencia de 10 veces. En resumen: los cambios aparentemente pequeños son grandes en realidad. Para regular el nivel de pH en el suelo, algunos productores estan inyectando acido para resolver rapidamente el problema. Se puede usar acido sulfurico para dirigir el pH hacia el numero adecuado; los productores organicos pueden usar acido citrico.

Fertilizantes: Tienes que hacer pruebas frecuentemente para conocer mejor a tu suelo. Mas especificamente, Bogash recomienda que se haga una prueba antes de la siembra asi como en el inicio de la floracion fuerte, y tambien en las etapas 1 y 2 del fruto verde. Se recomienda analizar los cambios en los nutrientes claves como N, P, K, Ca y Mg para ver como las plantas los utilizan.

Agua: Se debe monitorear el pH, alcalinidad, N, P y K del agua , pero no se debe usar el papel de tornasol para medir estos elementos a causa de su falta de confiabilidad (ha habido reportes de productores que lo usaban, pero si el papel esta viejo, no hace bien las pruebas). Bogash tambien recomienda que se elimine la presencia de hierro en el agua porque estimula el crecimiento de algas en el sistema de riego. El agua de superficie no se debe usar para hacer pruebas; en su lugar, se debe usar agua de pozo, o agua fresca de manantial.

Mantenimiento general de la planta: Se debe hacer pruebas de los niveles de K+, Ca y Mg semanalmente o cada dos semanas, y monitorear el pH del agua de riego cada semana. Si tienes un sistema hidroponico, se recomienda monitorear el agua diariamente o constantemente. Tambien se debe considerar el clima diario, y tomar nota de cosas como la duracion del dia, luz solar, cielo nublado y la variacion de temperaturas entre dia y noche.

Obviamente, lo que mencionamos solo son algunas recomendaciones para mejorar la nutricion de tu cultivo de tomate. Sin embargo, al hacer estos cambios pequeños en combinacion con tus practicas normales, es posible evitar problemas mayores en el campo y mejorar la salud general de tus plantas.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados