Orquídeas del Caribe

Las islas del Caribe, que comprenden las Grandes Antillas o Antillas Mayores y Antillas Menores poseen elementos naturales que las distinguen. Entre ellos las orquídeas, con aproximadamente 645 especies comprendidas en 110 géneros. Muchas especies son endémicas, o sea exclusivas de la región del Caribe, y este endemismo también está en la categoría de género. Géneros endémicos de la región son Basiphyllaea, Broughtonia, Dendrophylax, Dilomilis, Domingoa, Psychilis, Quisqueya y Tolumnia.

Las formas de vida son diversas, la mayoría son epífitas, o sea que viven sobre los árboles, compartiendo sus nichos con otros grupos de plantas epífitas como los conocidos ³Curujeyes² o Bromelias. También existen especies terrestres y un caso intermedio serían las litofíticas, o sea las que viven sobre rocas.
La diversidad y el endemismo de las orquídeas en las islas del Caribe se debe en gran medida a la variedad de habitats que van desde manglares, tierras bajas y zonas costeras con vegetación xerófitica, pinares, charrascales y montañas con pluvisilvas. También influye la condición de isla que conlleva a un aislamiento geográfico en la historia evolutiva de la región.
Muchas de las especies de orquídeas del Caribe están amenazadas, siendo las causas principales la colecta indiscriminada en poblaciones naturales y la pérdida del habitat por la deforestación y/o la alteración que tiene lugar en los ecosistemas.
La República de Cuba pertenece al grupo de las Antillas Mayores. Está constituida por la Isla de Cuba, Isla de la Juventud y alrededor de 4 000 cayos e islotes siendo la mayor de las islas del Caribe. La superficie total abarca 110 922 km2 y la mayor altura del país sobre el nivel del mar es el Pico Real del Turquino con 1 974 m.
El relieve es predominantemente llano con cuatro sistemas montañosos: la Cordillera de Guaniguanico con la Sierra del Rosario, Sierra de los Órganos y Alturas Pizarrosas en el occidente del país; el macizo montañoso Guamuhaya o Sierra del Escambray en la región central y en la región oriental aparecen los dos grupos montañosos más importantes que acogen a las mayores alturas: la Sierra Maestra en la parte sur y el Macizo montañoso Nipe- Sagua Baracoa en la parte norte.
Para Cuba en la actualidad se reportan más de 320 especies de orquídeas, cifra ésta que comparada con otras islas de la región del Caribe ocupa el segundo lugar en diversidad de orquídeas, superada solamente por La Española (Santo Domingo y Haití). De la cifra total el 32% son endémicas de nuestro archipiélago.
En cada paisaje cubano están presentes las orquídeas con profusión de flores , formas y colores, muchas de ellas con exquisita fragancia, que aunque deleitan los sentidos del hombre, realmente son mecanismos para la atracción de los agentes encargados de la polinización y de esta forma ³aseguran² su reproducción.
Un caso interesante es la Encyclia phoenicia,, orquídea epífita, conocida en Cuba como la orquídea de chocolate por su fragancia. Esta fragancia la utiliza como mecanismo de atracción de una abeja, que al tratar de obtener néctar de la flor traslada los polinios o parte masculina a la parte femenina de la flor, y de esta forma es que se produce la polinización y por tanto el inicio del proceso reproductivo.
Otras Encyclias son también muy atractivas. Por ejemplo, la Encyclia plicata posee flores comparativamente grandes dentro del género. Contrastan sus pétalos verdosos con el labelo color rosa y blanco.
Abundantes también son las especies del género Epidendrum, orquídeas también epífitas entre las que se destacan por su abundancia el Epidendrum nocturnum, con flores blancas y por ser una orquídea endémica de la región oriental el Epidendrum wrightii con un bello racimo de flores color naranja intenso. Endémica también es Dinema cubincola con diminutas flores.
Broughtonia es un uno de los pocos géneros endémicos de las Antillas que cuenta con seis especies, tres de las cuales son exclusivas de Cuba. Las más llamativas de las especies son Broughtonia lindenii y Broughtonia ortgiesiana.
De pequeñas flores, en ocasiones microscópicas, son las especies de Pleurothallidinae, que agrupa interesantes géneros entre los que se destacan Pleurothallis, Stelis y Lepanthes. En Cuba son numerosas las especies con un alto endemismo y en la mayoría de los casos las poblaciones ocupan una pequeña área y cuentan con pocos individuos, por lo que son plantas potencialmente amenazadas si los lugares donde habitan son alterados.
Entre las orquídeas terrestres podemos mencionar las especies de Bletia; la más abundante es Bletia purpurea y con colores muy llamativos están Bletia antillana (endémica de Cuba) y Bletia patula.
Otro género de orquídeas terrestres es Habenaria, con características florales distintivas. Las especies de este género tienen un labelo con un largo espolón que se ve como una proyección del labelo y que indica la posibilidad que estas flores sean polinizadas por mariposas las cuales introducen su espiritrompa en el espolón en busca de néctar.
Una curiosidad de los trópicos son las orquídeas áfilas, o sea sin hojas. En los lugares donde habitan sólo se pueden detectar cuando están en floración pues la planta como tal es sólo un conjunto de raíces adheridas a las ramas y troncos de los árboles, los que se confunden con las raíces de otras plantas epífitas.
Conocer acerca de las orquídeas del Caribe y de Cuba, tanto para los residentes en esta última, como para todo el que la visita, resulta importante para estimar uno de sus tantos valores naturales y porque también se hace necesario conocer de su conservación.
La conservación de la diversidad biológica es un punto focal en los estudios que se realizan de la Flora de Cuba en general y que están orgánicamente estructurados a nivel nacional, teniendo como centro rector el Centro Nacional de Biodiversidad del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.
Actualmente el 6,6% de la superficie total del archipiélago cubano está comprendido dentro del Sistema Nacional de Areas Protegidas como áreas protegidas de significación nacional, bajo nueve denominaciones y cuentan con planes de manejo. En este sistema están comprendidas las áreas identificadas como de mayor diversidad de orquídeas.
SENDEROS
Para quienes visiten Cuba interesados por sus orquídeas existen senderos interpretativos en áreas naturales para la observación de estas plantas, ubicados en la red de Áreas Protegidas y Parques Nacionales. Son ellos:
Pinar del Río:
… De la Tierra al Mar, Península de Guanahacabibes.
… Maravillas de Viñales, Viñales
… Mogote Cocosolo al Valle Palmarito
… San Vicente- Valle Ancón
Sancti Spiritus
… Banao-La Sabina, Banao
Cienfuegos
… El Nicho
… El Salto del Caburní
Holguín
… Las Guanas, Rafael Freire.
… Descenso al Salto del Río Guayabo, Mayarí
… La Sabina, Mayarí
Guantánamo
… El Balcón de Iberia, Baracoa
… Ascenso al Yunque de Baracoa, Baracoa
Granma
… El Guafe, Cabo Cruz.
… Escalada al Pico Turquino, Sierra Maestra
Santiago de Cuba
… El Saltón, III Frente
PRINCIPALES CENTROS CON COLECCIONES DE ORQU;IDEAS
Orquideario de Soroa
Ubicado en Candelaria en la provincia de Pinar del Río se encuentra el Orquideario de Soroa a 220m de altitud, con una colección de orquídeas cubanas y exóticas.
Jardín Macradenia
Ubicado en Palmira, provincia de Cienfuegos, es el segundo en cultivo de especies cubanas. Se distingue por su colección de Lepanthes.
Jardín Botánico Nacional
Ubicado en la provincia de Ciudad de la Habana, posee alrededor de 60 especies cubanas en cultivo y otras exóticas.
Jardín de Helechos
Ubicado en las estribaciones de la Sierra Maestra en la carretera del Caney, en la provincia de Santiago de Cuba, aunque es un jardín especializado en el cultivo de helechos cuenta con una colección de aproximadamente 40 orquídeas cubanas, fundamentalmente de la región oriental del país.
universidadagricola.com

Artículos Relacionados