Plantas de sombra, especies perfectas para jardines con poca luz

Es verdad que las plantas necesitan de cantidades considerables de luz para su buen desarrollo, pero hay plantas que pueden desarrollarse en zonas donde por lo general no llega la luz con tanta facilidad, estas plantas son adecuadas para cuidarlas dentro del hogar o lugares cerrados, son plantas que se conocen como plantas de sombra o semisombra.

Este tipo de plantas por lo general son de hojas grandes para así poder captar la mayor cantidad de luz posible y tienen flores pequeñas. Las más conocidas son los helechos, hortensias y diefembaquias. Estas plantas son muy usadas para decorar el interior de las casas, también son usadas en la decoración de terrazas, balcones, incluso estas plantas requieren de cuidados especiales que debemos tener presente para su desarrollo.

La mayoría de estas plantas son cultivadas en jardines y/o cualquier espacio exterior, pero también pueden ser cultivadas dentro del hogar para que formen parte de la decoración, muchas de estas plantas se pueden reconocer por sus características que presenta, como lo son sus pequeñas flores y sus grandes hojas verdes, quienes son de vital importancia para estas plantas.

La Dieffembachia maculata es una planta que tiene su origen en México, América Central, las Antillas, norte de América del Sur, incluso también se han encontrado en Brasil.

Resultado de la imagen para Dieffembachia maculata

Esta planta así como la mayoría de las plantas de sombra, son ideales para estar dentro del hogar, ya que no toleran la luz solar directa ni la humedad excesiva, su altura puede ser hasta de 3 metros de tallo erguido y carnoso, la particularidad de sus hojas son llamativas, son anchas, grandes y con un color verde intenso y unas manchas blanquecinas que generan cierta belleza en las hojas.

A pesar de ser una planta de sombra, es necesario que le llegue la luz solar, pero no de manera directa, no se puede colocar esta planta cerca de una ventana o lugares que la luz sea intensa y también depende del tipo de Diefembaquia que sea.

Debe estar en un temperatura que no baje de los 10°c, no soporta bajas temperatura ni fuertes corrientes de aire, debe está en una zona abrigada, ya que si la temperatura no es la correcta, las hojas comienzan a caer.

La humedad de esta planta debe ser controlada, por lo que se recomienda que el agua sea rociada en sus hojas, la cantidad varia de la zona donde se encuentre la planta. Su abono es preferible que sea con fertilizante vegetal, un abono suelto y con buen drenaje para evitar el pudrimiento de la planta.

El riego debe ser más frecuente en verano, para evitar que las hojas se deshidraten, así que se recomienda no dejar secar la tierra, pero no provocar encharcamientos.

Esta plaga se sitúa en el envés de la hoja provocando que su color cambie a amarillento, si es numerosa la cantidad de insecto, las brácteas terminan por secarse y caerse. Estos insectos aparecen por la sequedad del ambiente, lo cual indica rociar las hojas y si ya está infestada usar acaricidas.

Es un parasito que succiona la sabia y luego la desecha en las hojas lo que causa la aparición de un hongo y lo cual da paso a la aparición de manchas en las brácteas.

Si la planta ya está formada y tiene un tamaño mayor, es recomendable usar sustancias químicas para su cuidado, si es una planta de tamaño pequeño y está en el interior de la casa podemos usar un algodón humedecido con alcohol.

Esta planta es muy conocida, su origen depende del tipo de helechos, algunos son de zonas tropicales, regiones ecuatoriales, otras del clima mediterráneo.

Esta es una planta que se considera que lleva en el planeta por millones de años, son muchas las especies de helechos que existen y se han logrado adaptar desarrollándose en zonas de sombra.

Es muy usada en la decoración de interiores, debido a la característica distribución de sus brácteas, tiene elegantes hojas, son estrechas y alargadas y es muy común verlas en macetas.

A pesar de poder desarrollarse en zonas de semisombra es necesario que reciban luz solar, pero no de manera directa y por provenir de zonas tropicales, la temperatura adecuada es de 20°c.

El riego debe ser constante, es recomendable regar esta planta diariamente, cuidando siempre la cantidad de agua usada.

La plaga más común en esta planta es la cochinilla, la cual succiona la savia y la desecha en la planta, lo cual produce el descoloramiento y deformación de las hojas.

También existen diferentes bacterias que causan necrosis en las hojas y raíces más jóvenes de la planta.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados