Prueban semioquimicos para atraer y matar al acaro varroa

Por Jan Suszkiw, ARS.

El acaro varroa, Varroa destructor, es solo un decimosexto de una pulgada de largo. Pero su tamaño diminuto no ha impedido este parasito de hacerse la plaga mas peor de las abejas de miel desde su deteccion por primera vez en la Florida en los años ochenta.

Cualquier amenaza a las abejas de miel es una amenaza a la agricultura de EE.UU. Sin las abejas, los rendimientos y la calidad de muchas de las cosechas florecientes sufririan, incluyendo la produccion de almendras, manzanas, arandanos, melones, arandanos rojos, y calabacin. En realidad, como resultado de su papel como el polinizador principal de estas cosechas, las abejas de miel tienen un valor de 14 mil millones de dolares a la economia estadounidense, sin tener en cuenta el valor de la miel y la cera producida por ellas.

Por consiguiente, investigadores en todas partes de EE.UU. estan buscando nuevas maneras de controlar el acaro varroa—especialmente metodos que reduciran el uso de los productos quimicos fluvalinate y coumaphos actualmente usados.

En la Unidad de Investigaciones de Quimica mantenida por el ARS en Gainesville, la Florida, el lider de investigacion Peter E.A. Teal esta probando una estrategia de atraer y matar los acaros usando tablas pegajosas que contienen atrayentes quimicos naturales llamados semioquimicos. Por razones relacionadas con solicitar una patente, Teal no revela los compuestos especificos, pero el dice que dichos compuestos son producidos naturalmente por las abejas y atraen muy eficazmente los acaros varroa. En la naturaleza, los acaros varroa usan semioquimicos para encontrar las abejas adultas y jovenes. Luego los acaros debilitan o matan las abejas alimentandose de la hemolinfa de ellas. Infestaciones severas de los acaros pueden matar una colmena en varios meses, robando al apicultor de los beneficios de la miel y los servicios de polinizacion.

Pero con el enfoque de Teal, los acaros encuentran una mezcla rica de aromas de abejas que atraen los acaros lejos de sus victimas y en las tablas pegajosas, donde las plagas se mueren de hambre.

Los resultados de las pruebas preliminares del atrayente son prometedores. Por ejemplo, podemos causar del 35 al 50 por ciento de los acaros a caerse de las abejas cuando los exponemos a los atrayentes, y mas del 60 por ciento de los acaros libres son atraidos a estos productos quimicos en pruebas biologicas, Teal dice.

Ademas, no parece que la dosis adicional de semioquimicos en la colmena afecta significativamente el comportamiento normal o la actividad de las abejas, dice Teal. el y sus colaboradores—asociado postdoctoral Adrian Duehl, y Mark J. Carroll de la Universidad de la Florida—informaron sobre los resultados durante la Conferencia de Apicultura Norteamericana del 2009 en Reno, Nevada, en enero

Los investigadores esperan que obtener una patente sobre los atrayentes estimulara un socio industrial a desarrollar aun mas la tecnologia para utilizacion por los apicultores como una herramienta para detectar la presencia de los acaros, y como una alternativa al uso de los productos quimicos.

La version en ingles fue publicada en la revista ‘Agricultural Research’ de julio 2009

universidadagricola.com

Artículos Relacionados