¿Puede la desinfección del suelo comprometer la vida útil de su invernadero?

El acolchado del terreno agrícola, es una técnica empleada tanto en cultivos herbáceos como leñosos para mejorar el control sobre las malas hierbas, aumentar la temperatura del suelo y disminuir la evaporación de agua. Existe, además, otro uso del acolchado en el suelo como es la desinfección del suelo mediante desinfección o solarización.

– Desinfección química: Consiste en inyectar un desinfectante químico sobre el terreno. Durante la inyección,  los productos químicos utilizados pasan a estado gaseoso, por lo que se considera vital cubrir el terreno con una lámina de plástico impermeable a los gases.

De esta forma, aumentamos la eficacia de la acción desinfectante, evitamos riesgos de intoxicaciones y posibles ataques químicos de otros productos a las cubiertas de invernadero, lo que acortaría sus expectativas de vida. En Riviera Blumen disponemos  de films especialmente diseñados para esta aplicación ya  que, por su especial formulación,  presentan unas elevadas propiedades mecánicas y un suficiente grado de impermeabilidad a dichos gases.

De esta forma,  podemos  conseguir óptimos resultados en espesores inferiores a 150 gg y lograr una mejor relación calidad-precio. En caso de utilizar film natural básico, sin una formulación especifica impermeable a los plaguicidas, recomendaríamos el uso de como mínimo 150 gg de espesor, para evitar en la medida de lo posible los escapes de producto químico.

Aun utilizando estos film con una muy baja permeabilidad a los gases desinfectantes, algunos componentes de estos como el cloro, puede atravesar el plástico y llegar a contactar con la cubierta del invernadero, reduciendo su vida útil, si ésta no posee una buena formulación anti-cloro.

 

– Solarización: Esta técnica de desinfección persigue el mismo objetivo, pero mediante el calentamiento del suelo de cultivo a temperaturas superiores a 40ºC durante un tiempo suficiente para acabar con los patógenos que pudieran existir en éste.

Cabe mencionar que, a mayor espesor de la lámina, se conseguirá una mayor temperatura en el suelo, aumentando de esta forma el rango de patógenos que podrán ser eliminados. Esta lámina se suele aplicar a principios de verano y debe estar instalada, aproximadamente, 2 meses en campo exterior, y al menos 4/5 semanas si es en el interior de un invernadero. No recomendamos,  en ningún caso, sellar el invernadero para aumentar la temperatura dentro de éste, ya que este aumento de temperatura podría dañar el plástico de cubierta en las zonas de contacto con las estructuras.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados