Recomendaciones para manejar el nitrogeno en tus pimientos

Despues del agua, el nitrogeno (N) es el nutriente que limita con mas frecuencia la produccion de cultivos. Esto se debe a que las plantas requieren cantidades relativamente altas de N y su disponibilidad es dinamica en los suelos, existiendo muchas oportunidades para que se pierda durante y entre cada ciclo agricola.

Las perdidas de N de los campos (a traves del lixiviado o cuando es liberado a la atmosfera) no solo dañan el medio ambiente, sino que pueden dañar las utilidades de las operaciones agricolas.

En comparacion con los fertilizantes N sinteticos; las fuentes de este producto basico generalmente tienen bajas concentraciones de nitrogeno y disponibilidad mas limitada durante el primer ciclo agricola despues de ser aplicado al suelo. En consecuencia, es mas dificil introducir grandes cantidades de N disponible para las plantas usando abonos organicos verdes o fertilizantes.

esta es una excelente noticia para el medio ambiente, sin embargo, tambien indica que el N es un producto basico muy apreciado en las operaciones de produccion organica y por lo tanto se deben tomar las precauciones debidas para asegurarse de que este nutriente acabe en el lugar y el momento deseados. Los cultivos de cobertura pueden ayudar a cumplir con este objetivo.

Cultivos de cobertura

Los cultivos de cobertura proporcionan muchos servicios en la produccion agricola, desde supresion de maleza hasta control de erosion. El buen desempeño de un cultivo de cobertura dependera del equilibrio que exista entre sus diferentes funciones y las principales metas del productor. Los servicios que pueden proporcionar los cultivos de cobertura relacionados con el manejo de N incluyen absorber el N residual de los suelos, fijar nuevas fuentes de la atmosfera y liberar N fijo o reciclado a los cultivos.

El generar materia organica en los suelos por medio de cultivos de cobertura siempre ayuda a mejorar la fertilidad del N a largo plazo. Las principales metas de manejo de N para los cultivos de cobertura se pueden dividir en reduccion de perdidas de N cuando los suelos esten en barbecho, y aumento en la disponibilidad de N para los cultivos, durante el ciclo de crecimiento.

Recomendaciones de nitrogeno

Los cultivos horticolas tienen distintos requerimientos de nitrogeno (N). Algunos requieren muy poca cantidad de N (rabanos y camotes) solo siendo necesario aplicarles menos de 68 kilos de N por hectarea en todo el ciclo agricola.

No obstante, la mayoria de las hortalizas requieren cantidades moderadas de N que fluctuan entre 68 y 135 kg/ha.

Las hortalizas que tienen una demanda alta de N (maiz dulce, papas y tomates) pueden beneficiarse al recibir mas de 135 kg/ha. Pero, ¿cuanto N proviene de la materia organica de suelos autoctonos?

Depende de varios factores, incluyendo el tipo de suelo y cuanta materia organica contiene ese suelo. Sin embargo, la mayoria de los suelos carecen del N que requieren los cultivos horticolas. El acumular materia organica en los suelos a lo largo del tiempo, ayudara a aportar mas N en el futuro.

Sin embargo, siempre se requiere alimentar a los cultivos con N organico fresco (mediante cultivos de cobertura, composta y fertilizantes organicos), antes o durante la etapa de crecimiento, sobre todo para las hortalizas con alta demanda de N.

Reduccion de perdidas

El N es un nutriente muy propenso a perderse cuando los suelos estan calientes, humedos y yermos. Estas epocas ofrecen una excelente oportunidad para considerar incluir cultivos de cobertura en su sistema de rotacion, a fin de capturar N. Por lo general, especies de zacate son los mejores agentes de captura, aun cuando las especies de la familia de las brasicaceas (mostaza y rabano oleaginoso) pueden ser opciones efectivas. Las leguminosas tambien buscaran N, pero son menos efectivas que otras especies vegetales no leguminosas.

Aumento de disponibilidad

El nitrogeno de los cultivos de cobertura se vuelve disponible para los cultivos vegetales a traves de la actividad de los microbios del suelo que descomponen los residuos.

Los cultivos de cobertura a base de leguminosas son una fuente importante de fertilidad con base N, ya que pueden fijar este nutriente de la atmosfera, proporcionando una fuente de un “nuevo” fertilizante N disponible para las plantas.

El nitrogeno capturado del suelo por los cultivos de cobertura de leguminosas puede contribuir a aumentar la disponibilidad de N para cultivos subsecuentes; dependiendo de la calidad del material residual.

Cuando los microbios descomponen los residuos de cultivos de cobertura que contienen menos del 2% de N (la mayoria de los zacates), el N disponible en el suelo podria ser inmovilizado por los microbios y por lo tanto se perderia su disponibilidad para ser utilizado por el cultivo a corto plazo.

Por otro lado, los residuos de cultivos de cobertura con mas de 2% de N (especies de legumbres y de la familia de la mostaza), por lo general incrementan el N disponible al descomponerse.

Manejar la fertilidad de nitrogeno a partir de estos residuos de cultivos de cobertura de “alta calidad” requiere comprender cuando y cuanto N disponible se tendra.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados