Se realizara un seguimiento de las aguas continentales del Ebro, Guadalquivir y Tajo

El Consejo de Ministros ha aprobado a petición del Ministerio para la Transición Ecológica una inversión de 40 millones de euros para celebrar un contrato de servicios para desarrollar los programas de seguimiento del estado de las aguas continentales y el control adicional de las zonas protegidas en las Confederaciones Hidrográficas del Ebro, Guadalquivir y Tajo, al considerar que la evaluación de los recursos hídricos es esencial para su adecuada planificación y gestión con garantías.


Según destaca el gobierno, los programas de seguimiento de las tres confederaciones hidrográficas proporcionan información sobre la calidad de sus masas de aguas (ríos, lagos, embalses y aguas subterráneas) y el control adicional de sus zonas protegidas. Los contratos incluyen la toma de muestras, la medición de elementos de calidad biológica (invertebrados, peces, fitoplancton) y físico-químicos (nitratos, contaminantes, etc.), así como los parámetros para el control de las zonas protegidas.


Estos programas son una herramienta básica para la gestión de las aguas, ya que proporcionan la información necesaria para evaluar la efectividad de las medidas adoptadas y el grado de cumplimiento de los objetivos marcados, al tiempo que permiten vigilar la calidad de los recursos hidráulicos destinados a diversos usos, en particular al abastecimiento.


En concreto, se invertirán 14,5 millones de euros en la Confederación Hidrográfica del Ebro; 13 millones en la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y 12,5 millones en la Confederación Hidrográfica del Tajo. La inversión se ejecutará en los próximos ejercicios y permitirá responder a las obligaciones impuestas por la legislación europea en materia de calidad de las aguas, porque garantiza la gestión ambiental de las demarcaciones hidrográficas así como la eficacia de la planificación hidrológica y la mejora del estado de las masas de agua.


La información obtenida de los programas de seguimiento se incorporará al sistema de información sobre el estado y calidad de las aguas continentales, denominado NABIA, así como al sistema de información propio de cada confederación hidrográfica. La ejecución de estos programas se enmarca en el Real Decreto 817/2015, de 11 de septiembre, por el que se establecen los criterios de seguimiento y evaluación de las aguas superficiales y las normas de calidad ambiental.


Estos programas son una herramienta básica para la gestión de las aguas, ya que proporcionan la información necesaria para evaluar la efectividad de las medidas adoptadas y el grado de cumplimiento de los objetivos marcados.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados