Un feed-lot en blanco y negro

Un feed-lot en blanco y negro

Manuel Pinilla es el líder del establecimiento CaJul, un feed-lot de novillos Holando, ubicado a unos 3 km. al este de Carrilobo, en el centro-este de la provincia de Córdoba. “Siempre me interesó la ganadería, y pensé que con eso uno no podía comer caviar, pero tampoco garrón”, pronunció en referencia a su visión del negocio al largo plazo

Hombre afecto a comerciar, desde joven se interesó por los negocios ganaderos, máxime cuando durante un largo tiempo se dedicó a la venta de camiones, en la ciudad de Córdoba. Pero un día se decidió y se fue a vivir al campo y más tarde trajo a toda su familia, que lo acompaña en el emprendimiento familiar y allí ya estamos describiendo una de las claves de este establecimiento. “Los primeros tres años fue una sociedad personal y luego constituimos lo que hoy es Cajul, que es un emprendimiento familiar, junto con mi señora y mis hijas, María Andrea, María cecilia y María Laura. La parte de comercialización está a cargo mi hermano Gabriel”, apunta Manuel.

La historia de Pinilla en primera persona
“Siempre me interesó la ganadería y siempre pensé que con eso uno no podía comer caviar, pero tampoco garrón, entonces hicimos vaquillonas allá por el ´95. La actividad agropecuaria la estaba pasando mal y comenzamos a hacer en ganadería con vaquillonas holando. Las compramos y las vendíamos paridas o por parir financiadas, llegamos a vender vaquillonas hasta tres años de plazo con cuota mensual y después ya me tenté por el ternero bolita. Comenzamos con eso pero haciendo prueba, teníamos 100/150, y ya después empezamos a evaluar el tema de la unidad económica: Decidimos dejar de alquilar, compramos estas 10 hectáreas donde estamos ahora para desarrollar un engorde a corral, esto ya en el año 98. Y dijimos a lo mejor con 300 terneros es rentable, lo llevamos a 300 seguía sin ser rentable, lo llevamos a 500 y luego a 1000 y cuando llegamos a los 1500, que fue la escala que ayudaba a cerrar los números, nos dimos cuenta que lo grave era la comercialización y no la teníamos armada. Así fue que en el año 2000 comenzamos a comprar carnicerías, poníamos un carnicero y la atendía. Y luego se comenzó a caer a la venta de camiones, y es ahí cuando mi hermano se hace cargo de la parte de la comercialización el Córdoba y yo me quedo acá con la crianza, trabajando exclusivamente con el negocio de la carne”.

Los Pinilla tiene varias carnicerías propias en Córdoba, abastecen a otras tantas, poseen una cámara de congelado y camiones para la distribución propia. “Estamos faenando entre 70 y 100 animales por semana; y cuando tengamos un mejor servicio pondremos un frigorífico”.

El sistema Cajul
En el feed-lot de Carrilobo, las diez hectáreas están divididas en 45 corrales, con una calle central al medio. “Estamos en una transición y vamos a hacer cambios en breve. La idea es abrir una calle exclusiva para mixer y otra para la hacienda pero bueno, este sistema ya tiene 12 años y en ese tiempo el tema feed-ot no se conocía. Acá entra el animal a una jaula, que se compra en todos lados, no tenemos un límite porque donde está el negocio no importa, pero es indispensable que compremos calidad”.

Al definir el piso de calidad requerida, para ingresar al fedd-lot Cajul, Pinilla indicó: “Para mí lo ideal es que tenga sanidad, por ejemplo hay lugares donde la gente los cría, con un tambero de confianza, y eso permite de que el ternero venga bien desde que nació y eso es lo primordial, porque un ternero que viene bien de nacimiento sigue así hasta la faena, o sea que la clave es que el animal nazca bien. Si queres ubicar un valor, ese ternero valía $ 2,60 hace dos meces y hoy ronda los $ 2,00”, dice Pinilla en junio de 2009”.

Al describir la banda de precios en la que se movió el ternero que Pinilla compra, el productor cordobés aportó más secretos del negocio: “A lo máximo a lo llegó fue $ 2,70. Históricamente valía un dólar, y te digo que cuando el ternero Holando estaba a $2,60, un mestizo valía $4. O sea que la relación compra-venta es lo que ha diferenciado a este negocio. Lo que tenés que saber que con el Holando vas a renegar con muchas enfermedades que con razas carniceras”.

En el caso del Holando otro elemento diferenciador es que los animales de raza de carne tienen pariciones programadas. “Si ves 100 animales, la diferencia a lo sumo entre ellos es de un mes, en cambio acá tenés 11 meses de diferencia, porque el tambo hay pariciones todo el año y en un lote de 50 animales hay terneros de 200 kg. y otros de 120 kg.”.

En Cajul hay una sección de veterinaria, y cuando llega la ternerada, se hace una serie de vacunas y en lo que es alimentación, se comienza con mucha fibra, maíz y un poco de cáscara de maní depende de los precios, después la fibra disminuye mucho, la primera esta en base a minerales, maíz, algo de fibra y urea.
Aunque esto no es parejo, el peso ideal de ingreso de un animal en Cajul, es de 170kg y el objetivo es llevarlo a 320 kilos para la faena.

El crecimiento diario promedio en el feed-lot de los Pinila es de 1,100 kilogramos.
A juicio de Manuel, “la base del negocio es la escala y resolver bien la comercialización. Si a esta actividad, yo tengo que sacarle la comercialización, la mayoría de los años del negocio habrían sido de pérdida, con períodos que son muy cortos. Esta es la experiencia de dos décadas.”.

Preguntado sobre como es la toma de ganancias de los diferentes eslabones, Pinilla dijo: “Hoy los carniceros están ganando plata, no como otras veces que han perdido, lo que sí hay que decir es que todos esos costos han crecido el 200%, las herramientas, heladeras, reparar un motor es una fortuna”.

En Cajul, la mortandad es de entre el 3% y el 4%, y al enumerar los principales problemas sanitarios, Pinilla dijo: “Los principales son neumonía y acidosis y después el resto. Lamentablemente el Holando Argentino es un animal muy propenso a enfermerase, primero por su crianza, está criado muy artificialmente, ya viene mal de ahí y es débil frente a todas las enfermedades, si lo comparamos con otras razas”.

P:A la pregunta histórica en el tambo… ¿que hacemos con los machos?… que se puede responder
MP: Yo considero que tiene que haber gente que se dedique exclusivamente a criar los terneros machos. Con el tiempo pienso que habrá gente que con instalaciones excelentes, un confort 5 estrellas, va a criar el ternero muy bien estos terneros. Pero no veo que eso vaya a ocurrir dentro de poco, me parece que para eso falta un buen rato, a lo mejor los hijos podrán pensar en eso pero no nosotros.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados