Uniformidad de frutos en invernaderos

Dos trastornos fisiológicos con frecuencia asociados a alta temperatura en el fruto, movimiento del agua a través de las plantas, altos niveles de luminosidad y actividad general de la planta, son maduración dispareja (incompleta) y pudrición apical.
Maduración dispareja
En el mes de abril, cuando la carga de frutos está al máximo y la intensidad luminosa total diaria (medida en julios/cm2) y la temperatura de la planta y del fruto también son elevadas, los productores con frecuencia observan que el fruto no cambia de color uniformemente a medida que madura. El fruto presenta listones de tonos amarillos mezclados con el color rojo propio de la maduración.

La razón nutricional para esta condición es que la relación K:N no es la correcta ” ” hay demasiado nitrógeno en relación a la cantidad de potasio disponible para el incremento de frutos en la planta.
Cuando los productores agregan tallos adicionales al cultivo en la sexta semana de producción y los frutos en esos tallos adicionales comienzan a demandar más potasio, podría producirse una carencia en la cantidad total de potasio que está disponible para la totalidad de frutos. Como resultado, el fruto no madura con uniformidad y además pueden presentarse zonas blandas en el
mismo.
Cuando se agregan tallos adicionales al cultivo y los frutos en esos tallos adicionales comienzan a demandar más K, éstos podrían no madurar con uniformidad o presentar zonas blandas.
Con objeto de evitar esta situación de maduración dispareja, el productor debe tomar muestras del agua de drenaje del sustrato cada dos o tres semanas y llevar a analizar la solución en cuanto al contenido de potasio, así como del resto de nutrientes.
Image result for uniformidad frutos invernaderoUna vez obtenidos los resultados del análisis, el productor deberá ajustar la cantidad de potasio en la solución de alimentación de manera que la relación K:N en el drenaje sea aproximadamente 1.1 a 1.3:1. Sin embargo, deben tener en cuenta que si se aplica demasiado potasio en la solución de alimentación, éste podría interferir con la absorción de calcio por la planta, con lo cual se produciría pudrición apical.
La relación entre nutrientes es extremadamente importante.
El productor siempre intenta equilibrar la cantidad de crecimiento vegetativo de las plantas en función del número de hojas y alargamiento del tallo frente al número de frutos en las plantas. Todas estas estructuras requieren potasio. Los frutos necesitan potasio para llenarse apropiadamente y las plantas vegetativas necesitan potasio para el alargamiento de las células. En consecuencia, la demanda total de potasio de la planta podría ser importante.
Si se presenta demasiado crecimiento vegetativo, mayor cantidad del potasio disponible para la planta se dirigirá hacia esas partes vegetativas, y una menor  cantidad de potasio estará disponible para los frutos, lo cual podría resultar en maduración dispareja.
Pudrición apical
La pudrición apical es con frecuencia un problema para los productores en la primavera, ya que a medida que la intensidad luminosa diaria total continúa creciendo, la temperatura en la planta y los frutos también se incrementa, así como los ritmos de ventilación.
Técnicamente hablando, la pudrición apical es el resultado de una insuficiencia de calcio en el extremo apical o floral del fruto. Pero el productor necesita saber por qué ocurre esto, de manera que pueda prevenir su incidencia.
¿Cómo se generan hojas bandera?
 Deje crecer un chupón o vástago en el axilar de la hoja bajo cada uno de los tres racimos florales en la parte superior de la planta.
 Permita el crecimiento del chupón hasta una longitud de 10 a 15 cm.
 Corte el terminal de crecimiento para permitir el desarrollo de dos a
tres hojas.
El mayor riesgo para este trastorno se produce cuando los frutos tienen solamente de 7 a 21 días de edad y están creciendo a su ritmo más rápido. A medida que se eleva la temperatura en el invernadero, el ritmo de crecimiento del fruto crecerá y el ritmo de transpiración del agua a través de las hojas también será máximo. Como los frutos no tienen estomas, son incapaces de atraer agua y calcio hacia sí mismos.
Si la demanda de transpiración de agua a través de las hojas es demasiado grande o hay demasiadas hojas en las plantas, estas hojas secuestran todo el calcio. Recuerden que el calcio sólo puede desplazarse en la corriente de agua en el interior de la planta. Por lo tanto, el productor debe eliminar las hojas viejas del fondo de la planta para impulsar el crecimiento de hojas jóvenes y activas en la parte superior de la planta y así equilibrar la cantidad de superficie foliar con la cantidad de frutos en desarrollo en la planta.
Básicamente, el productor eliminará las hojas de la parte inferior de la planta para exponer completamente los dos racimos de fruta inferiores.
Los frutos en la parte inferior de la planta no corren riesgo de desarrollar pudrición apical ” ” ya han atravesado el umbral de riesgo ” ” pero necesitan la exposición al calor durante el día para madurar tan rápido como sea posible. Además, debe tenerse en cuenta que las 10 u 11 hojas de la parte superior de una planta de tomate son las responsables del 90% de la actividad fotosintética de la planta. En definitiva, las hojas inferiores son ineficientes y sólo están robando agua y calcio, pero sin contribuir a la capacidad fotosintética total de la planta.
En México, donde la intensidad luminosa suele ser muy alta (superior a 900 W/m2), se recomienda a los productores que desarrollen las llamadas ” hojas bandera”  en la parte superior de la planta con el fin de atraer más agua hacia los frutos en desarrollo (aquellos con mayor riesgo de pudrición apical) y para proporcionar sombra adicional y enfriamiento potencial a los frutos jóvenes.
Recuerden que pudrición apical es resultado de un ritmo de crecimiento de frutos incontrolado.
El productor debe permitir que se desarrollen tres brotes nuevos cerca de la parte superior de la planta, pero extirpar la punta de crecimiento cuando estos brotes alcancen de 5 a 10 cm de largo. Estas jóvenes hojas bandera serán activas a nivel de transpiración y de fotosíntesis pero no van a consumir recursos necesarios para el desarrollo de flores y frutos.
Suministrar suficiente cantidad de agua en abril también suele ser difícil para muchos productores. Como mencionamos anteriormente, el calcio sólo puede desplazarse en la corriente de agua en el interior de la planta, así que el productor debe asegurarse de que proporciona una cantidad suficiente de agua a las plantas de manera que no estén bajo estrés en ningún momento del día.
La frecuencia de sesiones de riego debe ser máxima de 10:30 h a 15:00 h, cuando la temperatura y la luminosidad alcanzan sus niveles máximos.
Elimine las hojas viejas del fondo de la planta para impulsar el crecimiento de hojas jóvenes y activas en la parte superior y así equilibrar la cantidad de superficie foliar con la cantidad de frutos en desarrollo.
Pero ¿cuánta agua es considerada suficiente? La respuesta a esta pregunta se plantea por dos vías.
La luminosidad total promedio en México en abril es aproximadamente 2,400 julios/cm2. La cantidad total de agua requerida por el cultivo se ubica entre 2.5 y 2.8 mL/julio de luz o 6.0 a 6.7 L/m2. El productor debe apuntar hacia este rango de valores a diario. En segundo lugar, el productor debe saber cuánto drenaje se está generando a lo largo del día. Por la mañana, desde la primera sesión de riego hasta las 10:30 h, el productor va a rehidratar el sustrato para prepararlo para el resto del día. En consecuencia, quiere que el agua permanezca en el sustrato y conseguir aproximadamente el 15% de drenaje en este periodo.
De 10:30 h a 15:00 h el productor necesita la máxima cantidad de drenaje del día. El drenaje es necesario, no desde la perspectiva nutricional, sino para inyectar tanto oxigeno en el sustrato como sea posible para una actividad óptima.
El oxígeno no procede del agua de riego ” ” es demasiado cálida para mantener oxígeno suficiente para el elevado ritmo de respiración de las raíces. Además, a medida que la temperatura del sustrato se incrementa durante el día, la demanda de oxígeno de las raíces se incrementará significativamente.
El oxígeno sólo penetrará en el sustrato a través de la acción del drenaje. Cuando el agua abandona el sustrato, el oxígeno de la atmósfera se ve arrastrado hacia el sustrato. Debemos tener en cuenta que las raíces necesitan oxígeno, y si no lo reciben en cantidad suficiente, no van a absorber agua y nutrientes de manera eficiente.
Entre las 10:30 h y las 15:00 h el productor debe apuntar hacia el 40% de drenaje aproximadamente. Durante el último periodo de riego del día, desde las 15:00 h hasta la última sesión se riego, el productor debe apuntar hacia 25 ó 30% de drenaje. Durante este periodo, el productor tratará de corregir cualquier variación en la CE y el pH del sustrato que pudiera haberse producido hacia la mitad del día, y así preparar la as plantas para la noche. En definitiva, en una base de promedio de 24 horas, el productor debe buscar del 25 al 30% de drenaje aproximadamente.
A través del manejo adecuado de nutrientes, del riego y del cultivo, el productor podrá evitar problemas tales como la maduración dispareja y la pudrición apical, y con ello incrementar la cantidad de frutos comercializables a la par que sus ganancias.
universidadagricola.com