Unión Europea: macroproyecto para acelerar la incorporación del internet de las cosas en agricultura

El internet de las cosas (IdC) tiene el potencial de provocar un cambio disruptivo en el agro y la alimentación. Acelerar la implantación de la tecnología en la agroalimentación y hacer más tangibles sus beneficios están entre los fines del proyecto europeo IoF2020.

El proyecto Internet of Food and Farm 2020 (IoF2020) está enfocado en los próximos 4 años a la mejora de la productividad y sostenibilidad agroalimentaria, y busca que el reducido grupo de usuarios avanzados de soluciones tecnológicas se amplíe y abarque toda la cadena de valor.

Más de 70 participantes, entre ellos 10 españoles, trabajarán por mejorar la productividad agroalimentaria gracias al Internet de las Cosas en el proyecto UE IoF2020.

Los trabajos tratarán de mostrar el valor agregado del uso de dispositivos conectados a Internet, como sensores, sistemas de riego, equipos industriales, dispositivos de seguimiento logístico o software de gestión, que puedan ser gestionados de manera remota por los distintos profesionales agroalimentarios.

Según los coordinadores del proyecto, el internet de las cosas puede, por ejemplo, optimizar la calidad de la carne y minimizar las posibilidades de fraude, aumentar su transparencia y trazabilidad.

En el vino, tanto para la viticultura convencional como orgánica, puede utilizarse para mejorar la calidad y sostenibilidad medioambiental y disminuir costos de producción.

Para llevar a cabo este trabajo se realizarán 19 casos de estudio con soluciones para 5 áreas agroalimentarias: cultivos extensivos, productos lácteos, carne, verduras y frutas, y se involucrará a todos los actores de la cadena alimentaria.

Agricultores, cooperativas, proveedores de equipamiento y logística, empresas de procesamiento de alimentos, organizaciones de consumidores y desarrolladores de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) participan representados por 71 socios.

En España, los ensayos que se llevarán a cabo bajo el IoF2020 están relacionados con el aceite de oliva, los invernaderos y la producción avícola.

Dcoop, cooperativa agroalimentaria española, busca introducir la automatización en toda la cadena de valor del aceite de oliva y de las aceitunas. Trabajarán en olivos bajo condiciones climáticas y de suelo del área mediterránea, principalmente con riego por goteo, en producción convencional, integrada y orgánica. Contarán con la colaboración del centro de investigación Tecnova y el proveedor tecnológico Hispatec, se capturarán datos de la atmósfera o las condiciones del suelo, a través de servicios de predicción meteorológica inalámbrica o de geoprecisión integrada.

La Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (Coexphal), junto con la Universidad de Almería, tienen por objetivo integrar la cadena de valor y la innovación en calidad para los invernaderos de tomate, con un sistema basado en la interacción sensores-actuadores. El IdC se aplicará para superar desafíos como la ralentización del crecimiento de la productividad, disponibilidad limitada de tierras de cultivo, cambio climático, aumento de la necesidad de agua, así como el precio y disponibilidad de la energía. Las soluciones propuestas son, por ejemplo, la integración de diversas fuentes de datos procedentes de sensores, modelos, agua, decisiones de los productores, plagas o retroalimentación de los clientes para ayudar a productores y otros actores de la cadena de suministro a tomar decisiones.

Relacionado con el sector avícola español hay una propuesta para controlar, a través de las tecnologías del IdC, el proceso de crecimiento de las aves de corral, reducir la mortalidad de las aves y mejorar su condición física y bienestar. En ellos participan Tekniker y Exafan como proveedores tecnológicos y el Grupo Sada como usuario final. El objetivo es mejorar los procesos y la planificación en la granja, logística y planta de procesamiento, los tres puntos críticos que definen la eficiencia y calidad de la carne de ave.

Comentario:

En Chile, un grupo de investigadores del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería (CRHIAM) de la Universidad de Concepción, con el apoyo del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico en Investigación y Desarrollo en Acción (Fondef IdeA), desarrollaron AquaSat, un servicio integrado para la gestión del riego a nivel predial, que permite determinar cuándo, dónde y en qué cantidad regar para utilizar el agua de manera eficiente y, de esta forma, maximizar la productividad de un terreno. El sistema considera un completo sistema de soporte dinámico para la toma de decisiones vinculadas al riego, que combina información satelital con datos de campo para el manejo del agua de riego a nivel predial. Según señala uno de los investigadores, este sistema permite ahorrar en torno a un 20% de agua y energía.

AquaSat, es un sistema multiplataforma que se encuentra disponible para ser utilizado en tablets, smartphones y computadores, permite al usuario realizar una programación del riego para los próximos siete días y funciona en tiempo real, entregando la información a través de mapas, tablas y gráficos.

Así también, el Centro de Información de Recursos Naturales (CIREN) y el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), desarrollaron en conjunto CAMPOCLICK, aplicación web y móvil que permite geolocalizar a cientos de productores campesinos y sus servicios en todo Chile.

Esta vitrina virtual y georreferenciada entrega la posibilidad de buscar, contactar y llegar al productor más cercano al lugar donde se encuentra ubicado el comprador, fijar el circuito más corto, entregar la dirección, hacer consultas, planificar la ruta al predio y calificar la experiencia, gracias a su descarga gratuita para la mayoría de los teléfonos inteligentes a través de Google Play y AppStore.

Para conocer CAMPOCLICK, acceda al siguiente enlace: http://www.campoclick.cl/index.php.

Agrimundo

Fuente: EFEAGRO – La Discusión – INDAP

Artículos Relacionados