Variedades de olivo

En plena época de recolección de la oliva, nos hemos acercado al mundo del olivar para conocer más sobre el olivo, un árbol muy decorativo en nuestros jardines y de gran valor en la huerta.

Existen numerosas variedades de olivo que presentan diferencias en su resistencia al frío, en su distribución geográfica y en las características de sus frutos. Algunas variedades se utilizan habitualmente para la elaboración de aceitunas de mesa, otras son principalmente destinadas a la producción de aceite.

Entre las variedades de olivo más conocidas se encuentran:

Variedades para aceite de oliva

Picual: Es una variedad de olivo cultivado principalmente en Jaén, de alta productividad y elevado contenido oleico en sus aceitunas, por lo que suele utilizarse para elaborar aceite de oliva virgen de gran calidad. Es sensible al frío y sólo resiste heladas suaves.

Arbequina: Es una variedad de olivo que se cultiva en Lérida y Tarragona, siendo ampliamente cultivada en Argentina. Produce aceitunas de cualidades excepcionales que son utilizadas para la elaboración de un aceite de oliva virgen con un fino sabor afrutado y de excelente calidad, adecuado para consumir en crudo. Es sensible al frío y a las heladas del clima continental.

Cornicabra: Variedad de olivo cultivado en Toledo y Ciudad Real. Su nombre se debe a la forma curvada de sus frutos. Es más resistente al frío que otras variedades, pudiendo soportar heladas medias e incluso fuertes. Sus aceitunas se utilizan para la elaboración de aceite de oliva virgen.

Verdial de Huevar: Variedad de olivo cultivado en Huelva y Sevilla. Se adapta bien a suelos húmedos y es resistente a la sequía. Sus olivas se utilizan para elaborar aceite de oliva de calidad.

Sevillenca: Variedad de olivo cultivado en Tarragona y Castellón. Es valorada por su abundante producción. Sus olivas se utilizan para la elaboración de aceite de oliva de bajo contenido en ácido oleico.

Verdial de Badajoz: Variedad de olivo cultivado en Badajoz. Es muy resistente a la sequía y se adapta bien a suelos pobres y pedregosos. Sus olivas se utilizan para la elaboración de aceite de buena calidad.

Leccino: Variedad de olivo cultivado en toda Italia. Es resistente al frío. Sus olivas se utilizan para la elaboración de aceite.

Blanqueta: Variedad de olivo cultivada en Alicante y Valencia. Es resistente al frío y a la sequía. Sus olivas se usan para producir un aceite de gusto dulce y afrutado.

Farga: Variedad de olivo cultivado en Tarragona y Castellón. Es un árbol de crecimiento vigoroso que presenta gran resistencia al frío. Con sus aceitunas se elabora aceite de buena calidad.

Lechín de Granada: Variedad de olivo cultivado en Granada, Almería y Murcia. Es valorada por su abundante producción. Da olivas pequeñas pero de gran rendimiento graso que producen un aceite de excelente calidad.

Variedades para aceituna de mesa

Manzanilla de Jaén: Variedad de olivo cultivado en Córdoba y Jaén. Es sensible al frío y a la sequía. Sus olivas, de maduración tardía, se utilizan para la elaboración de aceitunas de mesa.

Manzanilla de Sevilla: Variedad de olivo cultivado en Sevilla y Badajoz. Es un árbol de crecimiento lento y poco vigoroso, sensible al frío. Sus olivas se utilizan para la elaboración de aceitunas de mesa.

Variedades mixtas, para aceituna de mesa y para aceite

Hojiblanca: Variedad de olivo cultivado en Córdoba, Sevilla y Málaga. Es resistente al frío y a los suelos calizos. Sus olivas se utilizan tanto para la elaboración de aceitunas de mesa en verde y negro, como para la producción de aceite de gran calidad.

Morisca: Variedad de olivo cultivado en Badajoz, Sevilla y Portugal, muy resistente a la sequía. Sus olivas, de maduración tardía y gran rendimiento graso, se utilizan tanto para la elaboración de aceitunas de mesa como de aceite.

 Villalonga: Variedad de olivo cultivado en Valencia. De abundante producción, sus olivas se pueden utilizar tanto para la elaboración de aceitunas de mesa como para la producción de aceite de oliva.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados