Agricultura, Blockchain y Smart Contract

¿Qué es blockchain?

Blockchain, o cadena de bloques, es una estructura de datos cuya información se agrupa en conjuntos llamados bloques, a los que se les añade información del bloque anterior para lograr la dependencia entre dichos conjuntos de información. Si visualizamos estos bloques como un conjunto de transacciones económicas de compra-venta, pudiéramos ejemplificar que la cadena de bloques sería el conjunto de operaciones de compras y ventas agrupadas por ejemplo desde la más recientemente efectuada hasta la que se efectuó hace mayor cantidad de tiempo; la unidad de esta estructura de datos serían los bloques, cada uno de los cuales contendrá un número definido de transacciones. Cada bloque está cifrado con la finalidad de conferir seguridad a la estructura de datos. Es como un rompecabezas con piezas únicas, en donde la colocación de una nueva pieza requiere necesariamente conocer la forma de la pieza anterior (pieza única, solo a ella se le puede agregar una nueva pieza) que tiene suficientes mecanismos de seguridad para no ser replicada. Esta dependencia permite mantener la integridad de la estructura de datos, ya que la modificación de un bloque modificará la información de todos los bloques posteriores, por tanto inmediatamente será detectada su modificación. Una estructura de datos como la que se describe, permitirá generar una serie de actividades que podrán ser monitoreadas y controladas por todos los usuarios de la red blockchain, sin ningún líder entre los usuarios, sin ningún tipo de intermediario, en una gestión absolutamente descentralizada. Es por esta razón que la principal condición para construir blockchain es la participación de miles o millones de nodos en la red en la que se da la construcción de esta cadena de bloques, nodos que deberán verificar y validar la información que será guardada en bloques de la blockchain. Adicionalmente, como el “rompecabeza” va creciendo por la información que tiene la última pieza, toda actividad que se genere en esta estructura de información posee una total trazabilidad. Si consideramos que la información de la cual se está hablando son transacciones, la verificación y registro de todas ellas permite establecer el símil de que blockchain es un gran libro de contabilidad, donde no es solo un usuario quien verifica y anota, son miles o millones de usuarios quienes verificarán y registrarán cada transacción, y quienes podrán seguir el rastro desde el origen hasta la culminación de la transacción. Es por esto que blockchain es también definida como una base de datos distribuida y segura: distribuida porque todo usuario tiene acceso a ella, segura porque cada componente o bloque está cifrado. Su característica de ser distribuida y segura permite generar confianza en los que la usan, sin necesidad de un ente regulador.

Su funcionamiento puede ser esquematizado tal como muestra la Figura 1:

¿Qué es un contrato inteligente o Smart Contract?

Un contrato es un acuerdo entre dos o mas partes, regido por una serie de condiciones previamente aceptadas por las partes involucradas. Bajo esta definición amplia, un Smart Contract está incluido en este concepto. Un contrato convencional requiere de un documento sujeto a leyes y jurisdicciones territoriales, lo cual implica tiempo y costos adicionales a la operación que va a ser regida por el contrato, además de mayor cantidad de participantes en la operación ya que se hace necesario considerar a personas e instancias que elaboren y certifiquen el documento. Una desventaja adicional de estos contratos es que se pueden dar varias interpretaciones ante una misma afirmación, por lo tanto el significado del contrato pudiera variar entre las partes involucradas y por tanto generar conflictos. A diferencia de estos contratos convencionales, un contrato inteligente es simplemente una serie de códigos informáticos que involucran sentencias y condiciones escritas en lenguajes de programación, y que por supuesto no tienen distintas interpretaciones, son simplemente las “instrucciones” que se dan a una máquina, y que generará resultados según el cumplimiento o no de las sucesivas sentencias y condiciones programadas. Este tipo de contratos ahorra los costos de elaboración, certificación y notarías, no requiere de una tercera persona o de una autoridad que indique quien tiene razón ante un reclamo ya que no hay interpretaciones posibles. Si estos Smart Contract existen sobre la tecnología blockchain, adquiere sus características: será un contrato descentralizado, distribuido y no será susceptible de ser cambiado. Por supuesto, podrán existir una gran cantidad de variantes, como por ejemplo el que no sea totalmente distribuido debido a restricciones de confidencialidad sobre que integrantes deban ver una u otra información.

Blockchain y agricultura

La seguridad de blockchain conferida por su  estructura de datos, así como la posibilidad que esta sea monitoreada por cientos de usuarios a la vez, son atributos que en primera instancia han permitido gestionar el mercado de las criptomonedas. Sin embargo, dicha estructura y seguridad puede ser utilizada en otros muchos campos de acción, entre ellos aspectos relacionados con la agricultura, y más específicamente con la comercialización de productos agrícolas. Para que esto trascienda la teoría dentro de una empresa agrícola y pueda transformarse en una realidad, las empresas o usuarios que quieran aprovechar las bondades de blockchain y Smart Contracts en la agricultura deben cubrir ciertos requerimientos. El principal es poseer el control de la producción con software robustos o plataformas tecnológicas como ERP (Entreprises Resources Planning) en los que se registra y procesa todo movimiento en los ámbitos productivos, logísticos, de inventario y financieros de la empresa agrícola, para que pueda existir la emisión y la recepción de información. Es decir, al estar trabajando con un Smart Contract, es necesario que dicho contrato adquiera información de lo que se va registrando en el ERP o el software de producción, y que a su vez algunas de las instrucciones de los Smart Contracts puedan ser recibidas y procesadas por el ERP. A manera de ejemplo, veamos la Figura 2.

Pensemos en un Smart Contract en que se define: producción de granos de un sitio específico, bajo cierta fertilización, cierto control de malezas, insectos y patógenos, con determinado método y volumen de agua de riego, con determinado método de cosecha, que sea almacenado en silo en el que se dé una humedad no mayor de cierto valor; será posteriormente colocado en un camión que lo llevará a cierto puerto, y que sea transportado vía marítima bajo ciertas condiciones de temperatura y humedad. Si todo esto se cumple, y la producción llega en una fecha determinada a los almacenes del comprador, se pagará el 100% de lo acordado. Si no se cumple alguna de estas condiciones, habrá penalizaciones variables. Todas estas condiciones serán chequeadas por el Smart Contract. El ERP enviará la información de todas las labores que se realizan sobre el cultivo: cuando, como y con qué se fertilizó y se hizo el control de malezas, plagas y patógenos; cuántas veces se regó, qué volumen de agua fue utilizado para su riego, cuando y como se cosechó, donde se almacenó, el tipo de transporte utilizado para llevarlo hasta el puerto, la cantidad pesada en cada unidad de transporte, la empresa de transporte marítimo, el tipo de container utilizado. Adicionalmente, sensores colocados en los silos podrán estar emitiendo información sobre las condiciones de humedad durante el almacenamiento, igualmente otros sensores podrán estar emitiendo información sobre las condiciones de temperatura y humedad dentro del container usado para el transporte marítimo; esta información que se está emitiendo puede ser visualizada en tiempo real tanto por el productor como por el comprador. Toda esta información está siendo recibida por Smart Contract, y así estará definiendo el precio final a pagar, pago que será automática e inmediatamente emitido una vez que llegue el cargamento de maíz a los almacenes del comprador.

Al relacionar blockchain con agricultura, se puede hacer una clasificación de sus usos actuales y potenciales según el integrante de la cadena de comercialización que se vea favorecido:

  1. Usos de blockchain que favorecen al productor: la comercialización de productos agrícolas ha requerido históricamente la actuación de una gran cantidad de intermediarios, los cuales sin ser los consumidores finales, son los que muy frecuentemente fijan los precios tanto de pago al productor como de venta al consumidor. A nivel de productor, esta forma de comercialización genera una gran incertidumbre ya que la mayoría de las veces debe sembrar sin tener seguridad de donde ni con quien ni bajo qué condiciones se dará la comercialización del producto agrícola que genere en las próximas semanas; también genera frustración al observar como el precio de venta al consumidor excede en gran medida lo que él recibió como pago de su producto. El uso de Smart Contracts tiene el potencial de disminuir drásticamente la cantidad de intermediarios en la comercialización agrícola, además de asegurar bajo qué condiciones ésta se puede dar aun sin haber sembrado. Esta situación definitivamente disminuye en gran medida la incertidumbre del productor del campo, ya que se generarían relaciones directas con los grandes comercializadores e incluso con el consumidor final. Adicionalmente, al darse esta comercialización de manera directa, se abre la posibilidad de explorar nuevos mercados a los cuales nunca se tuvo acceso, simplemente porque los intermediarios que lo contactaban no estaban interesados en esos mercados. Si estos Smart Contracts se vinculan dentro de Blockchain, el productor tendrá la posibilidad de rastrear en tiempo real el producto vendido. En conclusión, Blockchain y Smart Contracts lograrán hacer más eficiente el uso del tiempo por parte del productor del campo al disminuir su incertidumbre ante la comercialización de sus productos, así como al abrirle nuevas oportunidades para ésta.
  2. Usos de blockchain que favorecen al intermediario o comerciante: cuando un comerciante establece un Smart Contract con un productor agrícola, tiene la posibilidad de rastrear en tiempo real el producto comprado, lo cual incremente su eficiencia especialmente en lo que respecta a la planificación de la logística de transporte requerida para llevar el producto a distintas localidades. En tiempo real tendrá la posibilidad de conocer la cantidad exacta de producto a recibir, al poder monitorear en tiempo real las mermas generadas por efectos del transporte desde el campo hasta sus almacenes. Esquemas de comercialización agrícola basados en Blockchain y Smart Contracts generarán la tendencia a hacer más eficiente el proceso, lo cual definitivamente estimulará la competencia entre productores y entre comercializadores en cuanto a los que ofrezcan mejores condiciones para que la operación de compra-venta sea exitosa. Además de estas posibilidades, el uso de blockchain en un proceso de comercialización le permitirá al comerciante tener una total trazabilidad del producto que está comprando y evitar de esta manera posibles fraudes en cuanto a procedencia y/o calidad del producto que recibe del campo.
  3. Usos de blockchain que favorecen al consumidor: el mayor atractivo que pudiera tener el consumidor al ser utilizado Blockchain en la comercialización agrícola es la trazabilidad del producto. Al ser registrado cada uno de los eventos que se dan en el proceso productivo, y al ser estos públicos o al menos visualizados por un grupo grande de personas, el consumidor podrá verificar si un producto con denominación de origen fue efectivamente producido en el entorno geográfico para el cual tiene dicha denominación, o si un producto etiquetado como orgánico efectivamente siguió las buenas prácticas agrícolas que se supone debe haber seguido para tener tal etiquetado. Todo esto se puede lograr por la transparencia en los procesos, los cuales son accesibles a todos los miembros de la red.

Blockchain y Smart Contracts tienen el potencial de transformar de manera profunda la forma como se desarrolla la comercialización agrícola. Si bien es cierto que por el momento hay algunos vacíos de conocimiento en lo que respecta a una implementación masiva de estos esquemas, no es menos cierto que ya se han dado procesos de comercialización exitosos usando Blockchain y Smart Contracts. Ante todas las ventajas que estos nuevos esquemas ofrecen tanto para los consumidores, como para los comerciantes, como para los productores, parece inexorable que en los próximos años o quizás en los próximos meses, podamos estar en presencia de un número creciente de casos de comercialización agrícola que estén usando esquemas como los que acá se han ejemplificado.

Ing. Agr. Hernan E. Laurentin T. (M. Sc., Ph. D.)

universidadagricola.com