Cómo plantar romero

El romero es una planta aromática originaria del sur de Europa;  su hábitat es la región mediterránea. Prospera en lugares secos, soleados de zonas costeras y montaña baja. Este arbusto aromático es perenne, leñoso, de hojas pequeñas y muy ramificado. Su aroma es fuerte pero  muy agradable, estimulante y fácilmente reconocible por todos.

Es una planta culinaria muy común, bonita y resistente a la sequía. Muy utilizada para decorar jardines, de vistosas flores azules, blanquecinas. Encontramos  dos tipos: el rastrero, excelente como planta tapizante y el arbustivo que puede alcanzar los 2m de altura.

¿Dónde cultivarla? En suelos bien drenados, arenosos, permeables  y expuestos al sol. Muere si se abona o riega en exceso o si el suelo es demasiado rico, así que no necesita gran cantidad de agua y bajo tratamiento en abonos y químicos. Necesita pocos cuidados. Florece dos veces al año en primavera y otoño.

¿Cómo cultivarlo? Es preferible comprarlo, pues la planta ya está establecida pero podemos propagarlo por esquejes en primavera, cortando ramas de unos 15 cm de largo de una plata adulta y poniéndolos en un frasco de cristal con un poco de agua hasta que echen raíces. Trasplantaremos al lugar definitivo en primavera o a finales de verano.  Si plantamos más de una, habrá que separarlas 75 cm.

¿Cuándo recolectar? Recolectar los brotes tiernos y jóvenes sin cortar más de un tercio de la planta. Para secarlo cosechar justo antes de florecer colgando los ramilletes en un lugar oscuro fresco y seco. Guardar en tarro de cristal. También se pueden congelar las hojas frescas en bolsas de plástico con cierre hermético.

Plagas y enfermedades: Al ser una planta muy resistente no es habitual que sufra plagas. Puede verse afectada por podredumbre radicular si recibe demasiada agua y falta de drenaje del suelo provocando  la pudrición de las raíces por la aparición de hongos. Retiraremos las plantas afectada y espaciaremos los riegos.

Usos: Se puede utilizar tanto fresco como seco en  infusiones, salsa, aromatizar carnes, sobretodo el cordero y verduras, miel, en poupurri de flores secas, aceite esencial…  Tiene  aplicaciones farmacéuticas.

El romero es una de las plantas aromáticas más valoradas en cocina por su agradable olor y el sabor que aporta a los alimentos procesados, tanto carnes como pescados y vegetales, siendo un clásico en algunos asados al horno y guisos. Esta planta también se utiliza para personalizar aceites y vinagres, incorporando una rama fresca en el envase donde se conservan, lo que aporta grandes matices al infusionar.

desde la primavera hasta finales de verano

.

universidadagricola.com

Artículos Relacionados